webislam

Viernes 18 Enero 2019 | Al-Yuma 11 Jumada Al-Auwal 1440
2696 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Vídeos

?=0

Tras las huellas de Ibn Masarra en la Sierra de Córdoba

La sierra sagrada, Ibn Masarra y el origen del sufismo en al-Andalus.

30/12/2015 - Autor: Bartolome Olivares - Fuente: Envío público a Webislam
  • 1me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Ibn Masarra en la Sierra de Córdoba | Duración: 00:06:49

Copia y pega el código de inserción en tu página web o blog.

El Parque Natural de la Sierra Subbética

La sierra de Córdoba ha sido desde el siglo III crisol del pensamiento espiritual, cuna de España e incluso de Europa de la vida eremítica. Los primeros ermitaños se extendieron por las faldas de la sierra, desde Hornachuelos hasta la ermita de Linares, pasando por la Arruzafa y la Albaida, hasta ahora era conocido la tradición cristiana pero desconocida para muchos la tradición sufí que se origino en el siglo X en pleno Califato y que tuvo como máximo exponente Ibn Masarra nacido en Córdoba en 883 y fallecido en 931 en la misma ciudad. Considerado como uno de los primeros maestros de la filosofía y el pensamiento en el mundo islámico. Solo ha quedado dos de los siete trabajos que se citan por otros pensadores contemporáneos como Ibn Arabī que lo consideró “uno de los más grandes entre los hombres de la Vía".

Sin muchas noticias relevantes sobre su formación, algunos biógrafos nos presentan ya a Ibn Masarra en los últimos años del emirato, hacia el 300 ó 301 (912-914), con unos treinta años, viviendo en las estribaciones de la Sierra de Córdoba en compañía de sus discípulos allegados. Según una noticia de la Takmila de Ibn al-Abbār (m. 638/1260), sus compañeros conocidos procedían, principalmente, de Córdoba y Toledo. Ibn al-Abbār los presenta en su mayoría como devotos ascetas empleando los términos warifl, nāsik o zāhid, para referirse, en general, a los espirituales contemplativos.

Ibn Masarra peregrinó a su vez a La Meca, acompañado por algunos discípulos andalusíes, entre los que se contaban Muħammad Ibn al-Madīnī y Muħammad Ibn Wahb Ibn al-Şayqal al-Qurtubī . En La Meca conoció al sufí Abū Saflīd Ibn al-Aflrābī (m. 341/952), discípulo de al-Ŷunayd, y tal vez se encontró también con el maestro Abū Yaqūb al-Nahraŷūrī (m. 330/941)18. Allí pudo también recibir noticias, tal vez directamente de sus discípulos, de la enseñanza de Ďū l-Nūn al-Mişrī y Sahl al-Tustarī, los dos célebres sufíes, reputados tradicionalmente por su conocimiento de la ciencia de las letras, a quienes Ibn Masarra cita repetidamente en su Kitab al Jawāşş al-ħurūf mostrando la importancia de su decisivo influjo. En Medina recorrió, como otros peregrinos, los lugares donde vivió el Profeta (s). Según su compañero Ibn al-Madīnī, manifestó especial interés por la casa de Māriya, su concubina copta, y tomó nota de las dimensiones de una de sus dos habitaciones superiores, cuya estructura reprodujo luego a su regreso en su morada de Córdoba.

De la elocuencia de Ibn Masarra comenta Ibn Hayyān lo siguiente: “Su expresión era suave y aguda, lo que le permitía componer el discurso embelleciendo las palabras con su dulzura de expresión, solidez dialéctica, penetración exacta de los conceptos y variados conocimientos, arrebataba las mentes. Compuso libros excelentes y difundió acertadas epístolas…"

Aunuqe se han atribuido a Ibn Masarra siete títulos, de sus escritos sólo han sobrevivido dos obras y algunos retazos que componen un profundo pensamiento. Dos obras importantes, el ‘Libro de los significados de las letras’ y la ‘Epístola de la interpretación’, son actualmente conocidas y, hasta el momento, unánimemente reconocidas como auténticas. Al menos otras tres son obras por el momento perdidas, y también se le ha atribuido una obra apócrifa.

Sin duda que todo lo expuesto nos hace reflexionar sobre la importancia que tuvo la sierra de Córdoba desde el inicio de nuestra era, por ser un lugar con una gran energia telúrica, que emana en seres con sensibilidad como fuente diamantina, que suscita profundas reflexiones y es expresión genuina del poder divino y de la Madre Naturaleza para despertar el Ser Espiritual.

Sabias palabras de pensador Ibn ‘Arabí nos expresan la trascendencia que tuvo este movimiento sufí en al-Andalus del que Ibn Masarra fue su verdadera fuente:

Hubo un tiempo en que yo rechazaba a mi prójimo si su religión no era como la mía. Ahora, mi corazón se ha convertido en el receptáculo de todas las formas religiosas: es pradera de las gacelas y claustro de monjes cristianos, templo de ídolos y kaaba de peregrinos, Tablas de la Ley y Pliegos del Qur’án, porque profeso la religión del Amor y voy a donde quiera que vaya su cabalgadura, pues el Amor es mi credo y mi fe.




Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/videos/108496-tras_las_huellas_de_ibn_masarra_en_la_sierra_de_cordoba.html