webislam

Jueves 5 Diciembre 2019 | Al-Jamis 07 Rabi al-Zani 1441
623 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Poesía

?idt=690

El peso de las cosas

13/03/2003 - Autor: Huseyn Vallejo - Fuente: Webislam
  • 1me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Nacimiento
Nacimiento

... tres quilos y ciento noventa gramos al nacer.

El peso de las cosas, lo medible siembra al sinuoso
un manto de tierra y un trasiego,

presenta su contorno como una máscara definitiva,

le impide abandonarse a la pura transparencia.

¡Oh que cansado mediodía, que torpeza de manos
que buscan su reposo! ¡Que nostalgia al abrigo del fracaso,

que excusa para el alboroto,

para la comezón del indolente, que gusta de su aullido!

El peso de las cosas no nos deja cruzar,

está ahí como limite y trabajo,

y aún así se aparece inescrutable,

da una sombra y consigue despertar al hombre

que sueña cabalgar su telaraña.

El peso recompone las fuerzas del que toca,

deja aullar al tonto y calla ante su grito.

El que quiere saber no ceja ante la cosa,

la mira como a un toro de luz que lo enamora.

El que quiere saber quiere saber que el toro

busca su enfrentamiento con la luna.

¿Cómo habremos de hacer para seguir la guía

del asombro si el muro de roca nos contiene?

Tal vez el peso done su secreto

a quien conoce la alabanza,

el poder indual que nos traspasa.

Hay un ramo de estrellas en el cielo, ¿quién lo viese?

Aquel que no se sabe, aquel que reconoce

la luz de su trasiego, la forma de su mano.

La alabanza es siempre una paloma

que hace crecer la silueta

del ramo de estrellas de fuego.

¿Cómo no alabar el peso de las cosas?

¿Cómo no acordarse de la mano

manchada de madre, aún al saber que duele?

¿Cómo no amar la precisión de lo medible,

la cantidad exacta de gramos que tiene en su seno cada cosa?

El amor es un límite para la mirada,

y el límite es un mundo.

La resistencia que nos lleva

y nos reclama una constancia.

Cruzar la resistencia a nado, lentamente,

saborear la fuerza del brazo que se hunde

en una ola absorta en su marea,

saborear el entrevisto cuerpo

entre el sueño del mundo y el agua primigenia,

saborear las palmas de la mano

manchadas de amor, de sudor, de guerra,

marchando en esfuerzo unitivo.

Ella cruzó del sueño hacia su peso

y ahora son ojos en el muro, son labios en la roca,

ahora mismito el mundo está de luto

y sin embargo brilla.

Ahora es el signo y es la cosa,

unísono canto del invisible árbol de fuego

y la forma que nos impide el paso,

unísono canto del fruto y la mano deseosa.

¿Es el árbol de sombra o es la forma

quien nos ha dado el fruto?

Son los dos árboles en una sola imago

que transparenta el telos unitivo,

prisma de entrevisión del mundo en una nube

que todo lo contiene

y hace saltar al sol en su alquería.

Vemos un cuervo y vemos otro cuervo.

Ambos resaltan sobre el amarillo

como hermanos de pecho.

No son hermanos para la costumbre,

pero la madre es una, el vientre es uno,

gime el esfuerzo y se ha multiplicado

de madre a madre al son del Compasivo.

El fruto es la forma que sangra el sabor ante el ciego

que toma en la forma la luz de su aroma.

 

El fruto es la forma, pero el sabor supera.


Anuncios
Relacionados

Encuentro

Poesía - 02/05/2003

Prisionero del mundo. Inspirado en la poesía de Rumi

Poesía - 02/10/1998

Ya Nur

Poesía - 26/10/1998



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/poesia/26722-el_peso_de_las_cosas.html