webislam

Jueves 5 Diciembre 2019 | Al-Jamis 07 Rabi al-Zani 1441
844 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Poesía

?idt=1795

Hombre a Oriente

02/08/2001 - Autor: Abd al Latif Bretos Polo
  • 1me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Mar brava (Lemus)
Mar brava (Lemus)

I

Naufragio de este día

Con un impulso ciego de tormenta
Salí de ti y a ti retorno tierra
Con un impulso ciego de tormenta

Rumbo perdido, ausencia de horizonte
Todo entregado, sombra aniquilada
Todo persiste bajo un sol que abrasa

¿Qué más voy a decir?: que no estoy loco
Que la quilla se quiebra y el mar brilla
Que se acabo el intentó de abrazar la sombra

Viento en la luna, ganas de ahogarse
Voz que no dice lanza ya el sonido
Que no dice y estalla en la tormenta

Si ibas a algún sitio es hoy tu ruta
El viento y aquel grito que no mueve
Los labios, y el destino que se ríe...

¿Acaso el porvenir dirá al presente
Deseo de encontrarse (y no estoy loco)
En manos de la madre sepultura?

Acaso pueda el goce como el fuego
De la desidia asirte como perla
De mar encita ahora que estoy muerto

Pérdida de objetivo y sol que abrasa
Deriva del sentido, y voz dadora
Del único motivo que persiste:

Cantar, gritar, lamer la mar a la deriva
Que a penas me conduce a reencontrarme
Con un impulso ciego de tormenta

Oh mar, oh tiempo, oh luz, oh desposado
De muerte, mar, eternidad ahora
En ti me encuentro si no busco nada

Pero mientras la muerte es tan perfecta
Yo busco no buscar, buscando nada
No escucharé jamás Su voz en la inclemencia

II

El verde en la mirada

Los ojos de la luna
Los ojos verdes claros de la luna
Los iris de colores cuando cierro
Los ojos se han posado
En otra noche y otra noche y otra

A través de un gran mirar de ciego
De una amplia perspectiva
De un mirar puro al vacío
Fijo a la luz cerrada
Recto a la nada asombra cuando vuelves
A ver cosas y objetos todavía
Dejó su resplandor lo ente en tu camino

Oh corazón que vela el tiempo y vuela
A través del paisaje como un niño abrazado
Por la madre memoria vela el miedo
Recógete en ti mismo y mira el centro
De la luna robarte lo que quiere

Así es tu condición de esclavo
De preso de esos iris de colores
De ese verde increíble que te mira
Desde un remoto ver sin perspectiva

III

Poema del vencido victorioso

Me confieso vencido
Borrada por el sol la sombra quema
Queda la sombra como media madre
Quemada por la ausencia y el decreto
No venido de nadie, no venido

Borrada por el sol la sangre sigue
Hirviendo en la mirada y el secreto
Que se ha perdido queda como alambre
De púas separándote del ego

Por eso estoy vencido, porque el sol me puede
Decir y bendecir y aniquilarme
Y fulminarme ahora cuando quiero
Decir que su poder me ha congregado

Confieso que estoy preso de la ausencia
De sombra y de secreto
Que todo es claridad y ya no hay nada
Que ser, que imaginar, ningún secreto
Que desligar, ninguna buena nueva
Que propagar, ninguna sombra ahora
Me atrae: ya el abismo se ha perdido
Como horizonte: ya el abismo brilla

Nada de lo que digo está en mi mano
Nada en la nada: todo es madre ahora
De luz y yo no existo
Sino es como vencido victorioso

IV

La puerta de la puerta

Respira y retén el sonido, no salgas
Deprisa y espera que el tiempo te lleve
No salgas del mundo retén tu dominio

Reniega de aquello que tienes por tuyo
Y mira danzar ante ti como un niño
Que nace la risa de estar en Su seno

¡Oh estar y alojarse en el mundo!
Oh estar decisivo del hombre entregado
Que va a la deriva y arroja a su fuego
Su fuego y arroja a su tiempo
Su tiempo y su cuerpo de carne a su cuerpo
De luz a otro cuerpo de luz enlazado

Oh sombra sin sombra perece y penetra
La luz en su seno de niño abrazado

Oh cuerpo sin cuerpo que el sol decisivo
Denota y resalta y eleva hasta el goce
De estar si se queda contento en su sitio

Oh el sol que respira por ti y esta noche te lleva
Hasta la puerta de la puerta
Y hasta el dominio de los sin espalda

Respira y devuelve el aliento prestado
No salgas deprisa y espera que el viento te lleve
A ese rincón perfecto que te alumbra

V

Orientarse

Acaso es orientarse decir de la Palabra
Cadencia del vencido victorioso

Acaso es en el polo
Celeste donde el mundo
Varía de sentido

La luz de la inclemencia
Respira amor, instante en que la nada
Vacía su plegaria sobre ti

Acaso desde el ciego estar ahí
Sin voz ni pensamiento
Se escucha la salat de lo que quiere

Ser puerta de ti mismo
Acaso estás entero en la presencia
Que dice que estas muerto pero brilla...

Salat del tiempo o arte de la tierra
Que no dice de Oriente más que el ojo
Directo a su Señor resplandeciente

Acaso nace del No-Ser tu ojo

Astro nocturno y perfección sellada


Anuncios
Relacionados

Retorno al fin

Artículos - 13/01/2003

Prisionero del mundo. Inspirado en la poesía de Rumi

Poesía - 02/10/1998

Ya Nur

Poesía - 26/10/1998



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/poesia/25645-hombre_a_oriente.html