webislam

Viernes 20 Julio 2018 | Al-Yuma 07 Dhul-Qaadah 1439
625 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Poesía

?=0

Poemas arábigoandaluces II

28/09/2016 - Autor: Dr. Juan-Alberto Kurz - Fuente: Libro
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Escena pictórica de la época
Escena pictórica de la época

POEMAS ARÁBIGO ANDALUCES II

Prosigo con los siguientes poemas de la selección que hizo el maestro García Gómez


Junto al río

¡Cuántas veces, junto a un recodo de río,
pasé la noche en la deliciosa compañía de una doncella,
Cuyos brazaletes semejaban las curvas de la corriente!
Al quitarse el manto, descubría su talle, floreciente rama de sauce.
¡Qué bello abrirse del capullo para mostrar la flor!

Rey Almotámid de Sevilla 1069 – 1091


La hermosa, en la orgía

Su talle flexible era una rama que se balanceaba
sobre el montón de arena de su cadera,
y de la que cogía mi corazón frutos de fuego.
Los rubios cabellos que se asomaban por sus sienes
dibujaban un lam en la blanca página de su mejilla,
como oro que corre sobre la plata.
Estaba en el apogeo de su belleza,
como la rama cuando se viste de hojas.
El vaso lleno de oro néctar era entre sus dedos blancos,
como un crepúsculo que amaneció encima de una aurora.
Salió el sol del vino, y era su boca el poniente
y el oriente la mano del copero,
que al escanciar pronunciaba fórmulas corteses.
Y, al ponerse en el delicioso ocaso de sus labios,
dejaba el crepúsculo en su mejilla.

Del príncipe cordobés Mohamed ben Albelmélic, nieto de Abderrahmán el Grande (s. X)

 

La batalla

¡Oh Dios! Los estandartes de los caballeros se cernían como pájaros en torno a sus enemigos.
Las lanzas puntuaban lo que escribían las espadas; el polvo del combate era la arenilla que secaba el escrito, y la sangre lo perfumaba.

Del propio Abensaíd, el autor de la antología


El pichón

Nada me turbó más que un pichón que zureaba sobre una rama, entre la isla y el río.
Era su collar de color de alfóncigo, de lapislázuli su pechuga, tornasolado el cuello, castaño el dorso y el extremo de las plumas del ala.
Hacia girar sobre el rubí de su pupila párpados de piedra y orillaba sus párpados una línea de oro.
Negra era la aguda punta de su pico, como el cabo de un cálamo de plata mojado en tinta.
Se recostaba en la rama del arac como en un trono, escondiendo la garganta en el repliegue del ala.
Mas, al ver correr mis lágrimas, le asustó mi llanto, e irguiéndose sobre la verde rama, desplegó sus alas y las batió en su vuelo, llevándose mi corazón. ¿A dónde? No lo sé.

Abulhasan Alí ben Hisn, secretario de Almotádid de Sevilla (1042 – 1069)


El luto en Alandalus

Si es blanco el color de los vestidos de luto en Alandalus, cosa justa es.
¿No me ves a mí, que me he vestido con el blanco de las canas, porque estoy de luto por la juventud?

Abdulhasan Alí ben Abdala el Fatah, el Cafif, el Hasri, poeta de Qairuán, en África (s. XI)

Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/poesia/111709-poemas_arabigoandaluces_ii.html