webislam

Viernes 23 Agosto 2019 | Al-Yuma 21 Dhul-Hiyyah 1440
762 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Noticias

?idn=18423

La irresistible ascensión de Justicia y Espiritualidad

El ejemplo a seguir hoy es el de Turquia

29/04/2011 - Autor: Pedro Canales - Fuente: www.elimparcial.es
  • 10me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

El sheij Abdessalam Yassin conmiembros de Justicia y Espiritualidad durante una conferencia. (Foto: alianzacivilizaciones.blogspot.com).
El sheij Abdessalam Yassin con miembros de Justicia y Espiritualidad durante una conferencia (Foto: alianzacivilizaciones.blogspot.com)

Los seguidores de Yassin han cogido al vuelo la aparición del movimiento 20 de Febrero, protagonizado por jóvenes de todo el país que se han hecho eco de las revueltas árabes en Túnez, Egipto, Libia, Yemen y Siria. En gran parte los islamistas de Justicia y Espiritualidad coinciden con sus reivindicaciones: lucha contra la corrupción, cambio del sistema político, derechos y libertades democráticas y un poder judicial limpio e independiente.

Desde las primeras manifestaciones organizadas en el mes de febrero, los islamistas han participado, en dosis homeopáticas ciertamente para no enfrentarse abiertamente al régimen, pero se han movilizado. Tanto por las reivindicaciones internas en Marruecos como en solidaridad con las revueltas árabes. Solo en apoyo “al pueblo libio” rebelado contra la tiranía de Muamar Gadafi, los islamistas de Yassin han organizado 160 actos en las mezquitas al final del rezo de los viernes, según fuentes de la organización citadas por el periódico Tel Quel.

Es difícil determinar si la decisión de salir a las calles correspondía a un proyecto establecido anteriormente o si la dirección del movimiento la ha tomado aprovechando el sacudimiento originado por la revolución árabe. De cualquier manera Adl ual Ihsan se está revelando como una pieza clave en el proceso de modificación de la Constitución propuesto por Mohamed VI.

Es más, podría producirse una convergencia de programas si el rey acepta su desacralización. Adl no cuestiona la monarquía en sí, sino la sacralidad de la persona del rey. Ninguno de los partidos políticos presentes en el Parlamento marroquí quiere tocar los artículos 19 y 23 de la actual Constitución que constituyen el punto de confrontación principal entre el jeque Abdessalam Yassin y el monarca. “El Islam no admite la sacralidad de las personas” fustiga la Yemaa. “Todo ser humano está expuesto al error, y no puede situarse por encima de la Ley”.

Sin embargo, Justicia y Espiritualidad ha puesto gran empeño en tender puentes al monarca. Cuando Mohamed VI sucedió en el trono alauita a su padre Hassan II, Abdessalam Yassin le dirigió una misiva que se interpreto como un intento de acercamiento. “El joven monarca, escribió Yassin, goza de un capital de simpatía evidente entre la juventud marroquí. Esta descubre en él un colega, un símbolo de liberación y una promesa fresca de un porvenir mejor”. Unos elogios destinados a convencer al rey de salir de sus palacios y entrar en contacto con el pueblo llano. Un objetivo al que el movimiento islamista no ha renunciado aún, pero que supedita a unos principios que considera irrenunciables.

El movimiento del jeque Yassin se propone participar en las próximas Elecciones políticas, que tendrán lugar según el calendario previsto por el Poder, después de la modificación de la Constitución y de la promulgación de nuevas leyes sobre las libertades y los partidos políticos. Para ello, el movimiento ha hecho un largo recorrido. El jeque fundo el primer grupo en 1981, la Yemaa Islamiya, que después fue adoptando otros nombres, aunque nunca reconocida y legalizada por las Autoridades. En 1987 tomo su nombre de hoy Justicia y Espiritualidad.

El actual desafío para el régimen es si legaliza o no el movimiento y si le permite participar en los próximos comicios. “No puede existir un autentico multipartismo sin la Yemaa, y sería inconcebible que no participe en las próximas Elecciones”, sostiene Mohamed Darif. Este profesor de la Universidad de Mohamadia es reputado por ser el mejor conocedor del movimiento del jeque Yassin. A menudo la dirección de Adl ual Ihsan ha recurrido a Darif, que no es miembro del movimiento, para impartir “cursos de orientación y formación” a sus militantes.

Trayectoria de Yassin

Justicia y Espiritualidad se confunde con el recorrido de su fundador. El inspector del ministerio de Educación Abdessalam Yassin comenzó su andadura religiosa en el movimiento sufí de la cofradía Buchichiya, una de las muchas que componen el mosaico del Islam popular en Marruecos. Rompió con ella en los años 70 y orientó su acción al campo político-religioso. Con más de 25 libros escritos y decenas de artículos en lengua árabe, es reputado como un prolífico pensador y un tribuno temible por sus diatribas contra la injusticia y la corrupción. El titulo de una de sus obras que resume el fondo de su pensamiento filosófico es “Islamizar la modernidad”.

Sus quebraderos de cabeza con el Poder alauita comenzaron en los años 70 cuando escribió su panfleto “Al Islam ua Tufan” (El Islam o el diluvio), en el que se dirige personalmente al rey con palabras rayanas en el sacrilegio: “Barre los partidos políticos y ven a sentarte conmigo: tu, yo y el Ejercito”. Pretendía así combatir la inmoralidad y la corrupción. Una osadía que le valió 42 meses de asilo psiquiátrico hasta 1979. Poco después saco un periódico que le condujo directamente a la cárcel durante dos años. En 1987 dio un nuevo impulso al movimiento y Hassan II le confino en arresto domiciliario. Cuando llego al trono Mohamed VI, Yassin salió en libertad.

La fuerza del movimiento se basa en tres factores principales: una ideología simple que resume su denominación, justicia y espiritualidad; una estructura de decenas de miles de militantes formados y disciplinados; y una dedicación incansable a los problemas sociales. Adl ual Ihsan proporciona becas a los estudiantes, organiza celebraciones familiares y populares a sus expensas, financia microcréditos, dispensa medicina gratuita, cuida de los enfermos, atiende a los indigentes, aloja a los sin techo y costea la ritual peregrinación a La Meca a miles de personas sin recursos.

Además de ello, el movimiento islamista sitúa “la formación de la mujer” por encima de cualquier otra consideración. “El derecho de la mujer a la instrucción no tiene límites, lo mismo que su deber de participar en el esfuerzo de la sociedad para emanciparse ella misma y liberar la nación musulmana de las trabas de la tradición y de la depravación moral”.

En cuanto al número de sus adherentes lo mantienen como un verdadero “secreto de Estado”. Los cálculos oscilan entre 100 mil y 200 mil militantes. De cualquier manera, en los tres últimos decenios ha ido in crescendo, en parte por el desencanto de los jóvenes, tanto trabajadores o parados, como cuadros o de profesiones liberales, hacia los partidos políticos tradicionales domesticados por el régimen e incapaces de ofrecer una alternativa de futuro.

Adl ual Ihsan ha conseguido desbancar a las formaciones de izquierda, desde las moderadas de la Unión Socialista o del partido comunista, a las radicales de Illal Amam o el Movimiento 23 de marzo, en el control del sindicato de estudiantes UNEM. Y en los últimos años se ha dedicado a reclutar militantes en la diáspora y en la emigración. Su fuerza es mayoritaria en Italia, en Francia, en España, Bélgica, Países Bajos, en las asociaciones islámicas y en los movimientos de inmigrantes.

En cuanto a su proyecto alternativo de sociedad, sigue siendo confuso. “Su estrategia es gradual” afirma el politólogo Yusef Belal después de constatar la participación de los islamistas en las manifestaciones del 20 de marzo. De cualquier manera no tienen la intención de enfrentarse a la monarquía como tal, ni derrocar al rey. Según Mohamed Darif, el jeque Yassin reconoció desde el mismo momento de acceso al trono de Mohamed VI, su legitimidad. Propósitos corroborados por el ex-embajador norteamericano en Rabat Thomas Riley quien después de entrevistarse con el portavoz del movimiento Fathallah Arsalan en 2008, envio un cable al Departamento de Estado, desvelado recientemente por wikileaks, en el que afirma que la Yemaa “no está en contra de la monarquía, siendo su primer objetivo la estabilidad del país”.

“Queremos un estado civil moderno, en el que la soberanía sea del pueblo; un Estado en el que nadie pretenda a la sacralidad y ninguna persona posea delegación divina”. En suma, un Estado más cercano del ideal turco, que del mítico califato. “El ejemplo a seguir hoy es el de Turquia”, son las primeras frases que se encuentran al abrir la pagina web del movimiento.

¿Le hará Mohamed VI el juego al movimiento de Yassin? Es la gran cuestión de la que depende en parte el futuro a corto plazo de Marruecos. De cualquier manera el Palacio Real está preocupado por el flirteo entre Justicia y Espiritualidad y la Administración de la Casa Blanca.
 

Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/noticias/63294-la_irresistible_ascension_de_justicia_y_espiritualidad.html