webislam

Lunes 24 Febrero 2020 | Al-Iznain 29 Jumada al-Zani 1441
1168 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Noticias

?idn=17699

El Archivo General de Simancas echa la red

La fortaleza custodia uno de los fondos documentales del siglo XVI al XIX más relevantes del mundo

02/12/2010 - Autor: Jesús Bombín - Fuente: www.nortecastilla.es
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Castillo que alberga el Archivo General de Simancas. (Foto: commons.wikimedia.org).
Castillo que alberga el Archivo General de Simancas. (Foto: commons.wikimedia.org).

Encumbrado en el pico de una curva ascendente de la A-62 que trocea en dos el municipio de Simancas. Allí se alza uno de los edificios más conocidos como postal paisajística y como centro de alta investigación entre el gremio historiador. Pero quienes han traspasado sus puertas de madera del siglo XVI no son tantos como los miles de visitantes que reciben otros museos o monumentos de Castilla y León. Ahora, el Archivo General de Simancas quiere ganar cercanía para enseñar la historia que oculta en forma de legajos en un monumental edificio que la mayoría solo conoce o imagina piedras afuera del recinto.

Entre doscientas y trescientas personas traspasan cada fin de semana sus murallas con la curiosidad de conocerlo. Y a diario se realizan visitas guiadas si el grupo llega a cinco personas. Con la idea de reforzar su apuesta por atraer visitantes que aprecien sus tesoros, la dirección del archivo -dependiente del Ministerio de Cultura- se ha propuesto ahondar en las posibilidades que el recinto encarna como destino histórico visitable. En sus entrañas pétreas la fortaleza conserva un fondo de 75.000 legajos o cajas de documentos que abarcarían casi trece kilómetros de estanterías.

El imponente edificio que bordea la autovía A-62 fue impulsado por Carlos V quien, aplastado el movimiento comunero, el 16 de septiembre de 1540 mandaría depositar en uno de los cubos del castillo un importante conjunto de documentos relativos al gobierno de la corte. Pero su impulsor más tenaz fue Felipe II, consciente de la supremacía que otorgaba el control de toda la información procedente de la emisión y recepción de órdenes en la forja de un imperio en el que no se ponía el sol.

En 1572 ordena a Juan de Herrera diseñar las trazas del que se convertiría en el primer edificio construido para archivo de la época moderna, y en 1588 firma una instrucción considerada el primer reglamento de archivos del mundo. Desde entonces generaciones de archiveros bucean, investigan y hacen descubrimientos entre sus textos. En ello gastan horas de silencio, concentración y esfuerzo escudriñando textos manuscritos en busca de las huellas de lo que fuimos para entender cómo somos.

Eduardo Pedruelo, director del Archivo General de Simancas, destaca el triple valor del edificio simanquino: «Primero por los documentos que custodia, aquellos que producen los órganos de la monarquía de los Austrias y los Borbones desde del siglo XVI hasta el primer tercio del siglo XIX; segundo, por la valía del conjunto arquitectónico», reseña, dejando en último lugar el elemento intangible que le distingue frente a cualquier otro edificio de su género: «Fue la cabeza de un sistema archivístico creado en el siglo XVI adelantándose a los existentes en la época».

Cuarenta profesionales trabajan en el edificio y otra treintena perteneciente a empresas se ocupan de su mantenimiento y vigilancia. Por las mañanas se abren salas específicas de trabajo a los investigadores, llegados desde universidades nacionales o de otros países a trabajar sobre legajos y documentos que nutren de datos e interpretaciones tesis que apuntalan o refutan ideas expuestas en trabajos doctorales e investigaciones históricas. «En verano la cifra aumenta, hay muchísima demanda y la sala se llena», comenta Eduardo Pedruelo mientras pasea por el foso ajardinado del archivo ciudadela.

Precisamente este espacio comenzó a recuperarse tras la reforma que habilitaría nuevos espacios adaptados a los retos tecnológicos del nuevo siglo. Sería en enero del 2008, diez años y tres legislaturas después y una inversión de 11,6 millones de euros mediante, cuando el entonces ministro de Cultura César Antonio Molina inauguraba la remodelación que incorporaba un nuevo edificio de Promoción y Difusión en el que se han organizado exposiciones y conciertos.

Gabinete pedagógico

En torno a este espacio girarán también algunas de las actividades diseñadas para vincular al público con el archivo. Una de ellas será la puesta en marcha de un gabinete pedagógico destinado a promover visitas activas, en las que los visitantes de distintas edades realicen talleres relacionados con la información que guardan los muros de la fortaleza. «Las visitas no van a ser pasivas, como hasta ahora, queremos que jóvenes y adultos tengan la oportunidad de desarrollar técnicas didácticas que hagan más enriquecedor su paso por aquí», apunta el regidor del centro.

La buena acogida dispensada a la exposición Los moriscos: Españoles trasterrados, contemplada por diez mil personas desde su apertura en abril, o el concierto Cantares de reconquista del pasado domingo, lleva a los responsables del archivo a redoblar su apuesta por las acciones que acerquen público al recinto histórico. «El archivo quiere llegar a la sociedad; se nutre con impuestos de todos los ciudadanos y está a su disposición», sostiene Eduardo Pedruelo, orgulloso de sus posibilidades de tirón turístico: «Si uno mira las memorias de los años cincuenta, ya era tema de preocupación el tema de la difusión alcanzándose cifras anuales de dos mil visitas». Siete plantas repletas de estanterías al cobijo de sólidos muros de piedra guardan toda la documentación generada por los organismos de gobierno de la monarquía hispánica desde la época de los Reyes Católicos (1475) hasta la entrada del Régimen Liberal en 1834.

A partir de 1844 una Real Orden permite abrir los archivos a la investigación histórica. «Lo que aquí se guarda constituye el fondo documental más homogéneo y completo de nuestra memoria histórica de los siglos XVI al XIX», señala Eduardo Pedruelo.

Aunque es hacia 1470, el año de consolidación en el trono de Isabel la Católica, cuando empieza a conservarse con carácter seriado la documentación regia, el Archivo conserva legajos que retroceden en el tiempo hasta el siglo XIII.

En sus estantes han visto pasar centurias documentos como las declaraciones de paz firmadas a lo largo de los siglos XVI, XVII y XVIII o manuscritos que daban cuenta de los gastos de las casas reales durante más de cuatro siglos. El Archivo de Secretaría es una de las unidades neurálgicas del centro por la información que guarda. Correspondencia oficial, expedientes de obras, movimiento de fondos y otra variada documentación de carácter administrativo integran este fondo. El impulso que se quiere dar al edificio va más allá de la mera promoción institucional y, en palabras de su director, pretende hacer más visible un referente monumental y documental que aporta claves históricas para conocer nuestro pasado y disfrutar acercándose a él en una visita que permite palpar el peso y el paso de los siglos.

Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/noticias/56581-el_archivo_general_de_simancas_echa_la_red.html