webislam

Martes 12 Noviembre 2019 | Az-Zulaza 14 Rabi al-Auwal 1441
1085 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Noticias

?idn=13999

Una espiral de culturas judía y musulmana en el Valle del Ebro

El Valle del Ebro se convirtió en el s.XI en epicentro cultural donde judíos y musulmanes cultivaron con sus conocimientos un legado insustituible

12/02/2009 - Autor: Isabel Pérez - Fuente: Webislam
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Museo La Espiral en pleno casco histórico de Ejea de los Caballeros (Zaragoza)
Museo La Espiral en pleno casco histórico de Ejea de los Caballeros (Zaragoza)

Siglo XI en Aragón.

Zaragoza conforma una de las taifas surgidas tras la desintegración del Califato de Córdoba. La Taifa de Saraqusta alcanzó la plenitud cultural durante la segunda mitad de este siglo (periodo hudí), encontrándonos por ejemplo con obras como el Palacio de la Aljafería- de arte mudéjar- que todavía hoy podemos visitar en Zaragoza, y que luego se convertiría en el Palacio de los Reyes Católicos.

Desde comienzo de la expansión del Al-Andalus, Zaragoza se había convertido en zona estratégica político-militar de la Península. Los musulmanes, cuando llegaron a la zona norte del país, prefirieron por varias razones poblar solamente las zonas llanas, como el rico Valle del Ebro. Zaragoza se convirtió, pues, en una de las principales ciudades del Al-Andalus, por detrás de Córdoba, Toledo y Sevilla.

Durante el Reinado (Taifa) de Saraqusta, la demografía experimentó un gran crecimiento y fueron apareciendo los llamados arrabales (palabra proveniente del árabe rabadd). Los judíos que habitaban esta zona prosperaron mucho en este momento. Destacados en comercio, finanzas, política y cultura, los judíos compartían con los musulmanes similitudes en sus costumbres y su lengua (ambas son lenguas semíticas).

Al norte de Zaragoza se encuentra la villa de Ejea de los Caballeros, desde el inicio de su historia ha sido ésta, tierra de paso de diversos pueblos nómadas, civilizaciones y religiones. Aquí se dice que convivieron en armonía cristianos, judíos y musulmanes. Y, con ánimo (y orgullo) de reflejar que esto fue así, hace apenas unos años Ejea abrió el Museo de La Espiral, un museo que evoca la convivencia cultural de judíos y musulmanes durante la Baja Edad. La Espiral es un lugar para, no solo aprender, sino también meditar y reflexionar, entender la vida, la devoción, el arte, el pensamiento y la ciencia que es ahora nuestro legado, un legado que nos une a todos.

Una espiral de culturas

Como su nombre indica, éste es un museo al más estilo contemporáneo que, en forma de espiral nos brinda la oportunidad de ser testigos de la inmensa riqueza surgida durante el siglo XI en el Valle del Ebro.

La primera de las salas comienza con el concepto de ‘Movilidad’, principal impulsora del intercambio cultural, del mestizaje de ideas, técnicas y conocimientos. “La fusión entre las culturas nace de una perpetua errancia, de una constante movilidad”, nos dice la voz misteriosa que nos guía en La Espiral.

Nos adentramos en el ámbito de lo sagrado en la segunda sala, titulada “La Devoción”, desde el punto de vista religioso se hace un breve recorrido por este importantísimo punto, base de las culturas judía y musulmana, expresión de la experiencia religiosa. Seguidamente, y como si nos quisieran brindar la oportunidad de cerciorarnos de que aquí no solo se viene a ver y escuchar, entramos en la zona de “La Ética”. Nos recuerdan que el sentido moral es favorecer la convivencia con el prójimo, si bien la movilidad ha hecho que los pueblos cayesen en conflictos debido a su diversidad, la Ética se dispone como el camino a seguir por encima de todas estas diferencias.

Sin caer en la universalidad de aquello que nos hace únicos, separando culturas desde una misión de enriquecimiento mutuo, la Espiral nos invita a entrar a los siguientes espacios de La Estética, Los Sentidos y La Palabra. Estos son, quizás, los que más llaman la atención del visitante, donde la gastronomía, la escritura o la música nos hacen ver la importancia del concepto de belleza para los judíos y los musulmanes. Una belleza con un sinfín matices. Y, por supuesto, tan bella fue la música como la lengua y es que “el Lenguaje acaba por ser la verdadera casa del ser”.

Seguramente, el visitante también llegará a pararse unos minutos más en la zona de El Conocimiento. Muchos han sido los trabajos cosechados en diversos campos del conocimiento humano. Aquí, en la Espiral se ha seleccionado los más destacados (nombres) para ofrecernos una visión general de la importancia que supuso la ciencia para judíos y musulmanes, ambos precursores indiscutibles de una España que debe mucho a ambas comunidades en el campo de la Medicina, la Astronomía o las Matemáticas…

Un momento para reflexionar

La Espiral fue una idea propulsada por el Ayuntamiento de Ejea de los Caballeros, Diputación Provincial de Zaragoza, ADEFO Cinco Villas e IberCaja. En los contenidos han participado un equipo multidisciplinar que ha sido coordinado por José Luis Corral, profesor titular del departamento de Historia Medieval de la Universidad de Zaragoza y Joaquín Lomba, catedrático de Filosofía de la Universidad de Zaragoza. Son quienes han aportado el rigor científico necesario. Mientras que del diseño museográfico se ha ocupado Absolut Media, S. A. Agustín Serra se ocupó de la dirección artística del proyecto y Carlos Morón de la dirección técnica. Todo, bajo la coordinación de Carlos Pellejero, director del Centro de Estudios de las Cinco Villas.

Ellos han hecho de este proyecto una realidad que es algo más que un museo, se trata pues del Centro Cultural de las Culturas del Valle del Ebro en la Edad Media. Situado en pleno casco histórico de Ejea y, exactamente, en la que fue la casa del médico judío más destacado de la zona en el siglo XI, Mosse Abendaut, el museo ya se ha convertido en destino indispensable para turistas, interesados amateurs o profesionales.

Museos hay muchos, pero este nos ofrece algo especial… la última de las partes de la Espiral, el llamado Observatorio, nos adentra en una habitación bidimensional de paisajes y sonidos del Valle del Ebro. Y escuchamos la voz… “si queremos comprender el origen de lo que ahora somos, a veces basta con observar a nuestro alrededor. Puede que los horizontes sean los mismos, pero nuestras miradas pueden ser diferentes. Estas tierras son un espacio para observar, escuchar y pensar al mismo tiempo. Un lugar para sentir todo aquello que nos une a los demás”.

En la Web de la Espiral: www.laespiral.es pueden descargarse resúmenes de los diferentes contenidos, pueden verse imágenes, acceder a interesantes enlaces e incluso hacer una visita virtual por las diferentes salas.

El museo de la Espiral es un proyecto en continuo desarrollo, de ahí que ya se esté trabajando en una futura remodelación de espacios y de contenido.

 

Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/noticias/53426-una_espiral_de_culturas_judia_y_musulmana_en_el_valle_del_ebro.html