webislam

Viernes 28 Febrero 2020 | Al-Yuma 04 Rajab 1441
771 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Noticias

?idn=13722

Un pasado escrito sobre los huesos

Tres enterramientos encontrados entre las calles Real y Molino, han evidenciado la existencia de una nueva necrópolis islámica

27/12/2008 - Autor: Tamara Crespo - Fuente: El faro digital
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Imagen de la excavación, llevada a cabo el pasado mes de noviembre.
Imagen de la excavación, llevada a cabo el pasado mes de noviembre.

Poco a poco, los arqueólogos van reconstruyendo el “mapa” de los cementerios con que contaba Ceuta en la Edad Media y, por tanto, con datos importantes sobre la fisonomía y la forma de vida en la ciudad durante la época de dominio islámico.

El último de los hallazgos registrados, tres enterramientos encontrados entre las calles Real y Molino, han evidenciado la existencia de una nueva necrópolis islámica (maqabriya) en la estribación norte de lo que hoy en día se conoce como Huerta del Molino. Esta es una de las conclusiones extraidas por el responsable de la investigación, el arqueólogo Alfonso Palomo, especialista en antropología física, quien indica respecto a la datación de este yacimiento que al haber aparecido los restos en un lugar muy “removido”, no ha sido posible fecharlos con más exactitud que la de “un uso genérico entre los siglos XIII y XIV”, posiblemente hacia el final de este momento histórico, una época en la que Ceuta formaba parte de los territorios de la dinastía meriní.

Entre las características del pequeño yacimiento excavado por Palomo, destaca el hecho de estar situado en una ladera, un patrón que resulta “bastante usual” en este tipo de necrópolis.

En opinión de este experto, la forma en la que más valor cobran estos útimos vestigios descubiertos en la zona de La Almina es poniéndolos en relación con su entorno, con las evidencias de otros similares ya excavados o de los que existe documentación escrita. Según relata el arqueólogo, las primeras noticias respecto a la comprobación arqueológica de la existencia de necrópolis medievales en la Almina han sido recogidas por los investigadores José Manuel Hita y Fernando Villada.

Entre los puntos en los que con anterioridad se han producido hallazgos de cementerios o de restos humanos aislados se encuentran las calles teniente Pacheco y Teniente Arrabal. El entorno de la calle Real ha sido también un lugar en el que se han concentrado algunos de los descubrimientos de este tipo, en concreto, en las inmediaciones de la iglesia de los Remedios, así como en la calle Fructuoso Miaja, donde Villada documentó, durante una excavación llevada a cabo en noviembre de 2007, al menos 14 enterramientos. Por los restos cerámicos asociados a estas tumbas, y tal como explicó entonces a El Faro el arqueólogo de la Ciudad, podían datarse entre los siglos XII y XIII.

Entre las últimas excavaciones que han sacado a la luz inhumaciones medievales figura también la desarrollada el pasado verano en la calle Velarde por la empresa ‘Arqueotectura’ , que documentó dos enterramientos que pudo datar en época bajomedieval, en concreto a partir de comienzos del siglo XV.

También se han hallado evidencias de sepulturas medievales en ámbitos distintos a los de la Almina, como la falda del Monte Hacho o, en el caso del Campo Exterior, las proximidades de los Jardines de la Argentina o la avenida de España.

En cuanto a las fuentes escritas recopiladas por Palomo para elaborar su informe, destaca el trabajo de Carlos Gozalbes, quien identifica en la Almina tres arrabales: el de En medio, el de Abajo y Zaklu. En el primero sitúa dos cementerios, mientras que la zona de los dos últimos ubica otros tantos, de los cuales el de Zaklu, asociado a una mezquita y en el que cree que se enterró a algunos personajes ilustres, podría haber sido uno de los más grandes de la ciudad medieval. De acuerdo con las ubicaciones propuestas por Gozalbes, que tal como indica Palomo, coinciden en general con los lugares en los que los arqueólogos han podido documentar la existencia de necrópolis, los últimos enterramientos investigados podrían relacionarse con la del arrabal de Zaklu.

Tres enterramientos excavados en la roca y orientados al este con los restos de cinco individuos

En lo que se refiere a los tres enterramientos excavados por Alfonso Palomo el pasado mes de noviembre, el arqueólogo pudo constatar que todos ellos estaban excavados en la roca a poca profundidad. Aunque se hallaron sin cubierta alguna, la disposición de uno de los esqueletos en la tumba demuestra que al menos en este caso debió de existir una cobertura. En esta misma sepultura y a algunos centímetros bajo el cuerpo señalado aparecieron las dos piernas completas de un mismo individuo acompañadas de un osario donde se mezclaban sus huesos con los de otro esqueleto. En estos tres casos, se trata de los restos de una mujer joven, de entre 20 y 25 años y de dos hombres, uno de ellos, un adulto también joven y el otro, senil, algo que, de acuerdo con la explicación del especialista en antropología física, se deduce por la presencia de “numerosas afecciones de tipo artrósico en puntos concretos del esqueleto”.

En una segunda fosa se encontraron los huesos de un solo individuo que, a pesar de su mal estado de conservación, se pudo establecer que correspondían a otra mujer joven (20-25 años).

De la tercera estructura, que los movimientos de tierra en la zona habían dejado al descubierto, lo que propició el hallazgo de las tumbas, se conservaba una agrupación de huesos (los dos fémures y algunos de los brazos) a partir de los cuales no ha podido determinarse el sexo de la persona inhumada, que se sabe, eso sí, debía tener al menos 20 años.

Palomo subraya la presencia de tierra con gravilla de río y conchas de bivalvos en el fondo de las tumbas y en torno a los cuerpos inhumados, circunstancia que se da, apunta, en numerosas necrópolis musulmanas y que él mismo ha podido constatar en trabajos desarrollados tanto en Ceuta como en necrópolis de Algeciras. Con tal práctica se buscaría facilitar el drenaje de los líquidos cadavéricos, lo que contribuiría a “una mejor higiene” del entorno de los enterramientos, concluye.

Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/noticias/53185-un_pasado_escrito_sobre_los_huesos.html