webislam

Lunes 14 Octubre 2019 | Al-Iznain 14 Safar 1441
959 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Noticias

?idn=13395

Gatillo fácil israelí alrededor de asentamientos

Los palestinos tienen prohibido por ley acercarse al área de 400 metros que separa el campamento del asentamiento

01/11/2008 - Autor: Cherrie Heywood - Fuente: IPS
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Abdul Kader al-Zaid, asesinado a los 17 años por soldados israelíes. Crédito: Familia Al-Zaid
Abdul Kader al-Zaid, asesinado a los 17 años por soldados israelíes. Crédito: Familia Al-Zaid

Soldados israelíes que mataron a tiros a tres jóvenes, en esta central ciudad cisjordana, aseguran que sus víctimas se disponían a arrojar cócteles Molotov contra ellos y el asentamiento judío de Bel El. Desde el lado palestino, todo eso es mentira.

La circunstancia de las muertes de estos jóvenes, ocurridas la semana pasada, no quedan claras, ni tampoco si lanzaron bombas incendiarias o si tan siquiera lo intentaron. E incluso si, en realidad, pusieron en peligro la vida de soldados y civiles.

IPS visitó la zona dónde fueron asesinados dos de los jóvenes en el campamento de refugiados de Jelazon, al norte de Ramalá.

Las familias de las víctimas dieron una versión totalmente diferente de los hechos y acusaron a las Fuerzas de Defensa de Israel (fuerzas armadas, conocidas por su acrónimo en hebreo, Tzáhal) de asesinato premeditado.

El jefe de los negociadores de la Autoridad Nacional Palestina, Saeb Erekat, condenó "las tácticas de mano dura del ejército que socavan los esfuerzos" del gobierno de Mahmoud Abbas "para instaurar la ley y el orden".

Un portavoz de la Tzáhal señaló a la prensa que los soldados prepararon una emboscada en respuesta a una serie de ataques con piedras y cócteles Molotov contra vehículos israelíes en las últimas semanas.

"Cuando dispararon", los soldados "supusieron que los fallecidos estaban preparando los cócteles Molotov", añadió el informante.

Aziz Yousef, de 21 años, de la aldea de Kufr Malik, cerca de Ramalá, fue asesinado de un disparo el jueves. Mohammad Ramahi, residente de Jelazon y de la misma edad, murió el miércoles a causa de las heridas recibidas en un enfrentamiento con soldados israelíes en el campamento.

El enfrentamiento entre manifestantes palestinos y soldados israelíes fue el miércoles, tras el funeral de otro residente de Jelazon, Abdel Qader al-Zaid, de 17 años, asesinado el día anterior.

Desde la casa de dos pisos de Ramahi se puede ver con claridad el camino que divide el campamento de Jelazon del asentamiento israelí de Bet El, a unos 400 metros de distancia.

Sólo conductores palestinos circulan por esa senda. Hay otro camino exclusivo para los colonos israelíes, del otro lado del asentamiento.

Bet El está ubicado en la cima de un cerro empinado. La mayoría de los asentamientos israelíes se construyen en zonas altas por razones de seguridad, para contar con vista panorámica de los valles donde se encuentran las aldeas y ciudades palestinas.

Alrededor de Bet El hay una cerca electrificada de 12 metros de alto. La mayoría de las viviendas se ubican lejos de esa valla. También hay postes elevados con iluminación intensa.

Además, hay una torre de 15 metros desde la cual francotiradores con armas automáticas y reflectores observan el campamento y el valle a través de vidrios blindados. Un tanque israelí está permanentemente apostado cerca del puesto de observación.

Los palestinos tienen prohibido por ley acercarse al área de 400 metros que separa el campamento del asentamiento. Cualquiera que infrinja la norma podría recibir un disparo.

Mohammad Ramahi estaba a punto de casarse, dijo su tío, Ayman Ramahi, director de la escuela secundaria para varones de Jelazon gestionada por la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

"Estaba muy entusiasmado con su nueva vida junto a su novia. Su familia había pedido un préstamo para el casamiento", dijo Ayman Ramahi a IPS.

"Mohammad no estaba metido en política. No era violento. Simplemente trataba de alejar a los niños más pequeños porque habían empezado a tirar pierdas contra los soldados israelíes que estaban en el campamento para disolver la protesta", aseguró.

"Siempre empiezan así los enfrentamientos. Me parece que los soldados vinieron aquí a propósito, a provocar disturbios", añadió.

Mohammad murió varias horas después en el hospital de Ramalá. La bala le destruyó el hígado, los riñones y la aorta.

La madre de Abdul Kader al-Zaid, Ikhtikhaar, de 36 años, relató que su hijo había hecho una pausa de dos horas en sus estudios para comprar pan y practicar dabke, un baile tradicional árabe, con unos amigos.

"Le encantaba el deporte. Tenía toda la vida por delante y había pensado estudiar ingeniería eléctrica en la universidad", relató a IPS.

"Lo mataron de un disparo a las afueras del campamento. Su cuerpo fue arrastrado por los colonos 200 metros hacia el asentamiento" israelí, contó su hermano Iyad, quien vio todo.

"Los soldados impidieron a punta de pistola que los familiares y hasta una ambulancia se acercaran a mi hermano. Su cuerpo estuvo tirado cuatro horas rodeado por efectivos israelíes antes de que nos lo devolvieran", añadió.

"Es muy difícil que los jóvenes hubieran podido cruzar los 400 metros sin ser vistos. Los soldados tienen binoculares y un telescopio. La zona está muy bien iluminada", arguyó Manaf Abbas, de la organización de derechos humanos palestina Al-Haq.

"Y tirar una bomba incendiaria a cientos de metros de distancia, hacia arriba del cerro y por encima de la cerca, darle justo a una vivienda o a un soldado de la torre de control es imposible", añadió.

Las familias y los amigos que presenciaron los hechos insistieron en que los jóvenes fueron asesinados a las afueras del campamento palestino, y de ninguna manera cerca del asentamiento israelí.

La organización de derechos humanos israelí B’Tselem señaló en su informe "Normas de fuego abierto en los territorios ocupados: Gatillo fácil", de 2002, que Tzáhal cambió su política de tirar a matar de forma significativa tras el inicio de la segunda Intifada (insurgencia popular palestina contra la ocupación), en 2000.

Antes de eso, los soldados sólo podían abrir fuego cuando una persona estaba en peligro o si un sospechoso peligroso trataba de escapar y, aun así, sólo como último recurso.

Tras la insurgencia, calificada por Tzáhal de "conflicto armado similar a una guerra", actividades policiales comunes como dispersar manifestaciones y realizar detenciones fueron ampliadas para quedar incluidas bajo el término de "riesgo de vida".

"La nueva reglamentación permite, entre otras cosas, disparar a las piernas de una persona que tire piedras. En algunas zonas, el procedimiento de detención de sospechosos fue anulado y los soldados pueden disparar sin advertencia previa contra sospechosos palestinos", señaló la organización.

B’Tselem sostiene que ese cambio de política atenta contra el derecho internacional y que las Tzáhal son responsables del bienestar de la población civil.

Sin embargo, un portavoz de las Tzáhal señaló que el ejército israelí seguirá "reforzando su presencia encubierta" a fin de desarticular incidentes con lanzamientos de piedras.

Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/noticias/52885-gatillo_facil_israeli_alrededor_de_asentamientos.html