webislam

Domingo 17 Noviembre 2019 | Al-Ajad 19 Rabi al-Auwal 1441
843 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Noticias

?idn=12384

La escuela multicultural

Los colegios católicos de Asturias empiezan a recibir alumnos que profesan otras religiones.

29/05/2008 - Autor: Blanca Gutiérrez - Fuente: lavozdeasturias.es
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Alumnos de secundaria del colegio Nazaret, de Oviedo, posan en su aula.
Foto: Pablo Lorenzana
Alumnos de secundaria del colegio Nazaret, de Oviedo, posan en su aula. Foto: Pablo Lorenzana

Es la hora de Religión en el colegio concertado Nuestra Señora del Buen Consejo , de Avilés. Dos alumnas comienzan a repartir el libro de texto Hablemos de Dios para 5° de Primaria. Lo van depositando sobre los pupitres de sus compañeros mientras Sor Hortensia les pide que abran su cuaderno de ejercicios. En la última fila se sienta Abdel Monim. No usa libro ni se examina, pero asiste a las clases con sus compañeros. Es musulmán en un colegio católico. Y no es el único. Desde hace poco tiempo, los centros concertados ven sus aulas pobladas de alumnos de otras confesiones religiosas. Además de musulmanes, budistas, evangelistas, metodistas y animistas optan por la enseñanza católica.

Entre los hispanos, el uniforme es uno de los atractivos –coinciden en destacar distintos centros–, además de las creencias, mientras que para chinos o árabes la opción por un colegio religioso se reparte entre la cercanía a su casa, la existencia de familiares o amigos ya escolarizados, o el desconocimiento. El presidente de la asociación Azahra, Mohammed Smaili, cree que el hecho de que musulmanes acudan a centros católicos se debe a la falta de información. Los padres, dice, en muchos casos no conocen que disponen de centros laicos.

Abdel Monim llegó al Buen Consejo con su hermana, Ibtissam, sin saber una palabra de español. Ahora lo hablan perfectamente –Abdel dice orgulloso que a los seis meses de estar en Asturias ya dominaba el idioma–. Ni la lengua, ni la cultura ni siquiera la religión ha ocasionado el más mínimo problema, dice Elena Álvarez, la jefa de estudios. Es un centro pequeño, con unos 300 alumnos, donde todos se conocen y el seguimiento es cercano. Hay otra familia marroquí, con Sanaa y dos primos, además de un rumano, una americana y varios sudamericanos.

Sor Hortensia tiene en cuenta a los alumnos musulmanes a la hora de impartir clase. «Cuando hablamos de los fundamentos de la Iglesia, por ejemplo, creo que es algo cultural». En la época del Ramadán, la religiosa explica a todos sus alumnos qué significa. «Yo les hablo del Corán. Es una forma de integrarse».

Lógicamente, los alumnos musulmanes no acuden a las misas mensuales del colegio. «Ellos ya lo saben y se quedan en clase con la profesora», comenta la jefa de estudios. Abdel participó en el festival de Navidad, en la obra de teatro. «Los padres colaboran mucho, están muy pendientes y les gusta que participe en cosas que enriquezcan su cultura».

Elena Álvarez se queja de la falta de recursos. No hay aula de acogida ni apoyo para idioma. «Todo se hace con el esfuerzo del profesorado, sacando horas para poder ayudarles con el español y con las asignaturas».

También lamenta la falta de apoyo Paula Pérez, orientadora en el colegio La Salle, de La Felguera, concertado y católico. Actualmente tienen escolarizados a ocho alumnos marroquíes que llegaron el pasado año. Es un centro con 578 alumnos y 21 inmigrantes. Dispone de tutora de acogida pero no de aula. La orientadora cree «injusto que no se nos den recursos y también que se mantenga el tópico de que los concertados no escolarizamos inmigrantes ». El centro contactó con Cruz Roja para que explicasen a las familias su ideario religioso. «No hubo el más mínimo problema. Lo único que dijeron es que no querían cursar Religión». Mustafá, Mohamed, Oualid, Chaimae y Omaima, entre otros, dedican esa hora a refuerzo de otras asignaturas. «Hemos tirado de lo que teníamos –comenta Paula Pérez– damos muchas horas de apoyo, con dos profesores dentro del aula».

La inmigración es aún un fenómeno nuevo en Asturias, con cerca de 6.000 alumnos. La Consejería de Educación y Ciencia asegura que los recursos son los mismos para todos los centros –públicos y concertados– con excepción del profesor de refuerzo del español itinerante por los centros en Primaria. La dotación de un aula o tutor de acogida depende del número de inmigrantes que acoja y la red pública sigue llevando el peso al escolarizar al 80% de la inmigración.

La razón, dicen en el colegio Nazaret, en Oviedo, es que muchos concertados no están en el centro de la ciudad o precisan transporte escolar y comedor, y son servicios que hay que pagar. Pilar González es la tutora de acogida y responsable del programa intercultural en este centro religioso. Su teoría la avala con datos. Este colegio se encuentra en el centro urbano. El resultado: un 18,5% de sus 735 alumnos son inmigrantes.

Lejos de temer efectos llamada que llevan a muchos centros a esconder su inmigración, el Nazaret defiende que cuanta más diversidad mayor enriquecimiento para el alumno. Pilar ya tiene experiencia en la integración de inmigrantes. En el 2002 comenzó con el programa de interculturalidad, dirigido a todos los alumnos del centro. Asegura que la lengua es el apartado más complicado, incluso entre los hispanos, ya que en muchos casos hablan dialectos.

El aula de acogida tiene ahora 22 escolares, una cifra similar al pasado curso. El patio es un mundo, con 135 inmigrantes (el mayor número entre los centros concertados) de 19 nacionalidades. Por allí juegan niños de Ecuador, Colombia, Perú, California (Estados Unidos), Uruguay, Paraguay, Portugal, Brasil, Italia, Guinea Ecuatorial, China, Venezuela, Alemania, Rusia, Polonia, Bulgaria, Suiza y Bolivia. Idiomas, culturas y religiones diferentes. Pese a tanta mezcla, la profesora asegura que no hay problemas. Todos acuden a Religión aunque no sean católicos, tanto los africanos como algún budista, animistas y santeros. Entre los alumnos procedentes de Sudamérica hay «mucha magia, y tenemos que explicarles qué es leyenda y qué ciencia». Todo se intenta reenfocar, desde el niño que no quiere desprenderse de la pata de conejo que el santero de su pueblo conjuró, hasta los que proceden de una escuela agrícola y que explican en la magia cualquier suceso cotidiano.

Marcial Serrano es profesor de Biología y Química, y también imparte Teología en el centro. «Nunca tuve ningún problema en las clases de Religión, ni con los alumnos de otras creencias ni con sus familias. Estos alumnos ven la religión como una parte de la cultura de España y les ayuda a integrarse». Serrano recuerda que en las aulas del Nazaret también hay asturianos no practicantes.

Tanto Marcial como Pilar insisten en deshacer otro tópico: el temor de muchos padres a que la incorporación de inmigrantes a las aulas suponga una rebaja en el nivel. «Los objetivos no se bajan nunca. La programación es la misma, pero se enriquece, se abordan los temas desde distintas perspectivas, abiertos a más culturas», dice la tutora de acogida. «El nivel académico lo pone la ley –matiza Serrano–. No se trata de bajarlo sino de subir el de los alumnos que llegan de fuera». Es importante, añade Pilar González, trabajar también con los alumnos asturianos, que la integración sea recíproca.

Es algo en lo que coincide Smaili, presidente del colectivo hispano-marroquí Azahar, que cree que la asignatura de Educación para la Ciudadanía ha sido una de las grandes aportaciones del Gobierno a la integración. «Se trata de unir al margen de creencias», afirma. Cree que la integración de los inmigrantes aún tiene que caminar y recuerda que existen casos como el de un profesor de instituto que hace años decía a sus alumnos que la inmigración era una invasión de Asturias. Considera una paradoja que musulmanes escolaricen a sus hijos en centros católicos pero tampoco le da importancia.

Acaban las clases y en el patio, con un balón entre las piernas, no hay ni religión ni idiomas ni razas. «Es lo que más integra», coinciden en todos los colegios.

Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/noticias/52049-la_escuela_multicultural.html