webislam

Jueves 2 Abril 2020 | Al-Jamis 08 Shaban 1441
775 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Noticias

?idn=11880

La Alhambra, un mundo

22/03/2008 - Autor: Inés Gallastegui - Fuente: ideal.es
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Turistas en La Alhambra
Turistas en La Alhambra

La cita es a las diez de la mañana frente a las taquillas de la Alhambra. Los afortunados con entrada -las de venta anticipada se acabaron hace semanas- son divididos en grupos. Los demás hacen cola para conseguir el millar que se pone a la venta y que se agotará antes de mediodía. A Robert, el guía, le tocan 25 de las 6.600 personas que este Jueves Santo abarrotan el monumento. 

Unidos por el azar, se dirigen al Palacio de Carlos V, donde el guía da las primeras instrucciones: es fundamental tener a mano la entrada y mostrarla con el código de barras hacia arriba, para no perder tiempo en los controles. «Tengan en cuenta que estamos en Semana Santa y media España está aquí», les recuerda.

Para él empieza un día más. Las vacaciones de primavera son las fechas con mayor ocupación del año en la Alhambra y atiende a dos y hasta tres grupos al día, a razón de tres horas de media por visita. El grupo es angloparlante, pero este guía de 36 años, que viene de Málaga y se apellida Muguerza Bartlett, habla también francés, italiano, danés y griego. «Por la noche estoy agotado. Y mudo», asegura. Son muchas horas de pie, caminando y casi sin parar de hablar. O gritar. «A veces hay que competir con el ruido de la sierra mecánica o con un grupo de italianos», justifica.

Robert adapta su discurso al grupo que conduce y lo salpica de datos curiosos. Si son niños, hay que contar muchas anécdotas y dar pocos datos históricos. Los turistas de Semana Santa suelen tener un nivel cultural más alto que los de verano. Y muchos grupos de la tercera edad con ánimo festivo prefieren chascarrillos sobre los sultanes y sus concubinas que descripciones de arbotantes y alicatados.

Así se enteran de que el Palacio de Carlos V fue un regalo de bodas del emperador a su esposa, Isabel de Portugal, y que el edificio quedó inacabado y desocupado durante cinco siglos, hasta que, gracias a su «fantástica acústica», empezó a acoger el Festival de Música y Danza. Ante unas piedras en la Medina, Robert relata al grupo que los árabes ya usaban retretes con agua corriente limpia en los siglos XIII y XIV, cuando los europeos seguían usando la cuadra o el campo.

Otro dato a favor de los musulmanes: unos pocos miles de soldados invadieron en sólo siete años un territorio que los cristianos tardaron setecientos en reconquistar. Un turista norteamericano abonado a la corrección política le pone en un pequeño aprieto: «Desde el punto de vista de los musulmanes, ¿también fue una invasión?».

Multicultural

Este 20 de marzo, el grupo es heterogéneo: hay niños y adultos y proceden de culturas diversas, pero todos son educados y escuchan con atención a su cicerone.

Lourdes y Manuel, que viajan con sus hijos de 11 y 14 años, Manuel y Daniela, vienen de Oroville (California), pero proceden de Perú. Compraron en enero por Internet la visita guiada a la Alhambra -«Creo que costó 54 dólares para los adultos y unos 30 para los niños»-, la estancia en el Hotel Tryp Albaicín y los desplazamientos en tren por España durante diez días. «Renfe tiene un sistema muy bueno para comprar boletos desde el extranjero», afirma Lourdes. La familia ha estado en Madrid, Toledo, Córdoba y Sevilla, y de Granada viajará a Barcelona. «Estas ciudades son como una lección de historia para ellos -explica con un dulce acento latinoamericano-. En Córdoba hemos visto excavaciones en las que hay una parte romana, encima una árabe y otra visigoda. Es como una cápsula del tiempo; ayuda a entender cómo se ha desarrollado la historia y cómo las culturas en un momento se unen y en otro se pelean». Toledo le encantó a Manolito, por las espadas. Las procesiones de Córdoba les resultaron más agradables que las de Sevilla, tan multitudinarias. ¿Y Granada? «Hoy es recién el primer día», se excusa, sonriente.

«Lo que hemos visto hasta ahora es impresionante -afirma Manuel-. Tenemos mucho interés en la historia. Por ejemplo, a los niños les gustan mucho las alcachofas, pero no sabíamos que era una palabra de origen árabe».

Vinay vive en Greenwich (Connecticut), pero cuando se le pregunta, asegura que viene de India. Y no hay duda: le delatan su acento, los tatuajes de henna en las manos de su mujer, Shonu, y el pelo oscuro y los enormes ojos brillantes de su hija Malavika, de 9 años. «Es la primera vez que venimos a Granada -explica entusiasmado este banquero, cámara en mano-. Es increíble, increíble... Las fotos no le hacen justicia: es un sitio precioso». Después de visitar Madrid y Córdoba, esta familia se alojó en el hotel Alhambra Palace y tiene intención de dedicar el viernes a conocer la Madraza, la Catedral y el Albaicín. La última parte de su periplo por España visitarán Palma de Mallorca y Barcelona.

Viaje relámpago

La modalidad de viaje relámpago es una constante. Evelyn, holandesa de 25 años, llegó a Granada el miércoles y se marcha hoy a Nerja, a pasar unos días en la playa. Viaja con su padre y tiene habitación en el Parador de San Francisco. «Esto es precioso, y aún no hemos visto la mejor parte», explica la joven, con entrada para ver los Palacios Nazaríes a las 12.30 horas.

En la expedición hay un subgrupo difícil de ignorar: una extensa familia italoamericana compuesta por los abuelos, los padres y los cuatro nietos. Son los Chechile. «Llevo 46 años viviendo en Estados Unidos. Somos gente de negocios. Vamos a pasar en España diez días, pero no me sé el itinerario; mi hijo lo sabe. Todo me gusta mucho», dice Angela, una mujer bajita, enérgica y encantadora de 66 años. A los cinco minutos de conversación, en el inglés que los italianos hablan en las películas, la señora te obliga a prometer que la visitarás en Nueva York, apunta su dirección y continúa su itinerario a una velocidad asombrosa para caminar con muleta. Mientras, su marido sonríe de oreja a oreja y lo graba todo.

Antes de entrar en el laberinto de cipreses del Generalife, el guía, Robert, vuelve a lo práctico: «No se pierdan; pero, si se pierden, caminen hacia el palacio. Y si a pesar de todo no encuentran el palacio, no se preocupen: yo vuelvo mañana por la mañana». Y es verdad.

Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/noticias/51630-la_alhambra_un_mundo.html