webislam

Martes 16 Julio 2019 | Az-Zulaza 13 Dhul-Qaadah 1440
748 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Noticias

?idn=10769

El 10% de los inmigrantes en Granada tiene su propio negocio

09/11/2007 - Autor: Delia Bianchi - Fuente: granadadigital.com
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Calle Calderería de Granada
Calle Calderería de Granada

Granada es una ciudad de mil culturas, y es que desde hace mucho acoge a todos aquellos inmigrantes que salieron de su país en busca de su tierra prometida. Cada vez es más habitual pasear por una calle y encontrarse tiendas regentadas por árabes, sudafricanos u orientales que han conseguido salir adelante con sus pequeños comercios.

Rakir, Agmed y Shai Yang son de profesión, comerciantes. De orígenes tan dispares como China o Marruecos todos son residentes en Granada y autónomos. Los cuatro forman parte de ese incipiente comercio étnico que abre en la capital al albur del mercado de la inmigración. En la provincia, un 10% de los extranjeros tienen su propio negocio. Locutorios, colmados árabes y restaurantes chinos son algunas de las empresas que sostienen una nueva generación de extranjeros con iniciativa propia.

El nombre de su tienda de comestibles es prácticamente impronunciable para nosotros, sin embargo todo el mundo conoce el comercio de Shai Yang. Situado en la calle Pedro Antonio de Alarcón desde hace unos años es un referente para todos los jóvenes que pasan por esta céntrica calle de la ciudad. Esta ciudadana de Wuhan, una ciudad al este de China, cuenta que tardó dos años en conseguir atravesar Asia y parte de Europa en busca de su sueño, España. Residente en Granada desde hace cinco años, no quiere ni mencionar cómo se ha ganado la vida. Lo que le gusta es el comercio. En su país, ya se dedicaba -dice- «a negocios». En la tienda se pueden encontrar desde los productos españoles de toda la vida hasta los más originales de China o Japón, zumo de soja, Ramen, envases rojos con aceite de palma y especias con forma de setas diminutas cuyo nombre sólo es capaz de traducir al inglés. “La verdad es que lo hemos pasado mal, pero ahora con este comercio vivimos bien”, confiesa Shai. En la calle Puentezuelas se encuentra un local de ropa y productos árabes. Agmed lo abrió con otros dos socios hace un año. Alfombras, chilabas, inciensos de todo tipo o bisutería importada de distintas partes de África son algunos de los productos que ofrece. Agmed es marroquí, de la población de Oujda, y está en España desde que cumplió los 18 años. Ha trabajado en la construcción y en la venta ambulante y abrió su tienda “sin ninguna subvención” y después de mucho “papeleo”. Dice que ha tenido temporadas en las que las cosas no iban tan bien como ahora, “Hemos pensado muchas veces en cerrar, pero hemos aguantado y ahora todo va mejor”, afirma.

Paga todos los meses 215 euros mensuales como trabajador autónomo y muestra un justificante del pago de otros 306 euros a la Seguridad Social por la dependienta que ha contratado, Aomari Niama, una marroquí de Rabat que preferiría un sueldo mayor, pero que de momento se ha agarrado al mostrador para sobrevivir en Granada. Apenas hace doce meses que llegó a España. Otro de los negocios preferidos por los inmigrantes son los locutorios, establecimientos que aparte de los servicios telefónicos ofrecen la posibilidad de enviar giros con el dinero que cada mes los inmigrantes envían a sus familias en Ecuador, Colombia, Marruecos, Senegal... En la calle Ancha de la Virgen hay abierto un tercer establecimiento con sello extranjero. Es uno de los muchísimos locutorios que funcionan en Granda. Mado Rakir es su dueño y acaba de abrir una nueva sucursal de comunicaciones en el barrio de La Chana. Estos establecimientos, aparte de los servicios comerciales, constituyen un punto de encuentro de los inmigrantes en Granada, especialmente durante los fines de semana.

Rakir, casado y con tres hijos, es senegalés y reside en Granada desde hace 15 años. Empezó con un puesto en el mercadillo, luego una tienda de ropa en el Zaidín y ahora los locutorios. “Yo siempre miro adelante, nunca atrás”, dice y continúa “los locutorios sufrieron los cortes de Telefónica como consecuencia del impago de uno de los operadores con los que trabajaban, Wic Telecom. Perdieron entre 350.000 y 6.000 euros de fianza, pero ahí siguen después de obligar a la compañía, vía judicial, a que repusiera las líneas tras tres meses de suspensión.

Estos inmigrantes son luchadores y han venido para poder labrarse un futuro en este país y más concretamente en Granada. El año pasado una encuesta llevada a cabo por el Ayuntamiento revelaba que un 50% por ciento de la población granadina veía con buenos ojos la inmigración en nuestra provincia. Y es que, cada uno de estos locales se han convertido ya en parte de las calles y del día a día de la ciudad. Vinieron a España huyendo de la miseria y en busca de un sueño, para ello abrieron sus comercios que son una forma de sobrevivir e integrarse en un mundo en el que por ahora, nadie regala nada.

Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/noticias/50693-el_10_de_los_inmigrantes_en_granada_tiene_su_propio_negocio.html