webislam

Lunes 16 Septiembre 2019 | Al-Iznain 16 Muharram 1441
1960 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Noticias

?idn=10514

Ramadán en Bogotá

07/10/2007 - Autor: Mauricio Jaramillo Q. - Fuente: eltiempo.com
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Iftar en la Mezquita de Bogotá
Iftar en la Mezquita de Bogotá
Mohammed Massoudy, turista paquistaní que está en la capital, cuenta que en esta ciudad, la continua actividad gastronómica dificulta su ayuno.

En su país, de mayoría musulmán, algunos restaurantes cierran durante el día y abren por la noche para no provocar a los seguidores de Alá.

Pero, pese a estar lejos de su hogar, Mohammed participa del Ramadán al estilo cachaco. Asiste a una mezquita sin fachada, que pasa inadvertida en un edificio del centro de Bogotá.

Allí, casi 200 musulmanes se reúnen todas las noches para romper el ayuno. Es el recinto de mayor congregación, al cual asisten la mitad de los bogotanos adeptos al Islam.

Los expertos calculan que en la ciudad hay unos 1.000 musulmanes y suponen que todos ellos participan del ayuno que dura un mes y termina el próximo miércoles. Desde que sale el sol hasta que se oculta, no comen, ni beben, ni tienen relaciones sexuales.

El Iftar o fin del ayuno se celebra en decenas de casas y restaurantes de distintos estratos sociales de Bogotá. Por lo general, todos los asistentes aportan algún plato y a las 6:00 p.m. ya está servido un gran banquete. A pesar de que el menú es oriental. Los extranjeros deben adaptarse a la falta de algunos ingredientes típicos de su región como los dátiles (fruta propia del desierto) y en especial, deben arreglárselas para conseguir carne halal, lo cual no es usual en Bogotá.

"Por fortuna -dice Mohammed- lo importante del Ramadán no es la comida sino la enseñanza. Cuando uno pasa hambre se da cuenta de lo que sufren otros y se vuelve más generoso".

En la actualidad, quienes más están engrosando la población musulmán e impulsando costumbres como el Ramadán en la capital son los conversos de origen criollo.

Diego Castellanos, investigador del Centro de Estudios Teológicos de la Universidad del Rosario, los define como "miembros de familias católicas y cristianas, que -cansados de estas doctrinas- terminan sumergidos en el Corán o deciden experimentar el ayuno por curiosidad.

Diana Lozano pertenece al último grupo. Estudia Biología en la Universidad de los Andes y se relacionó con el Islam atraída por un amigo turco al que conoció en un chat.

Empezó a tomar clases de turco para comunicarse mejor con su amigo. Y allí conoció musulmanes bogotanos que la invitaron a vivir el Ramadán. Lo hizo para saber si es capaz de controlarse, pero no para convertirse al Islam. Lozano cuenta que no ha sido fácil, pues estaba acostumbraba a comer y beber varias veces al día.

Al principio lo que hacía era levantarse antes del amanecer para desayunar. Pero ese método le hizo dar más hambre y sed durante el día. Así que lo más eficaz, terminó siendo, concentrarse en sus largas jornadas de estudio para no pensar en nada más.

Diana llegó al Ramadán por casualidad, pero otros llegan por una búsqueda espiritual.

Ese fue el caso de Camilo Ospina, un contador de 45 años, que pasó por el cristianismo antes de probar con el Islam. "Soy musulmán hace seis años -dice- y no voy a dejar de serlo. En esta religión todos somos iguales. No importa si somos pobres o ricos, nos tenemos confianza".

Para Camilo, sin embargo, es muy difícil cumplir con el Ramadán, pues luego de años de oficina piensa que el mejor momento en el trabajo es cuando sale a almorzar. "Para ser musulmán tuve que meterme en la cabeza que por estos días el almuerzo es por la noche. Y le confieso que me da muy duro", comenta.

Los ricos importan dátiles y té

Los musulmanes acostumbran romper el ayuno consumiendo dátiles (una fruta propia del medio oriente y del desierto), con carne de animales sacrificados y con un té muy particular de sus tierras.

En Colombia solo los musulmanes que tienen mucho dinero pueden darse estos gustos. Ellos importan el té y los dátiles, mientras que llegan a acuerdos con los mataderos de la ciudad para bendecir y sacrificar reses en dichas instalaciones.

Por lo general, lo que hacen es comprar ganado entre varios musulmanes y sacrificarlo. Lo hacen tanto para este Ramadán, como para su vida normal en Bogotá. Según Diego Castellanos, investigador del Centro de Estudios Teológicos y de las Religiones de la Universidad del Rosario, el procedimiento de sacrificio es menos doloroso que el que se aplica en un matadero común y corriente
Anuncios
Relacionados

Vivir el ramadán

Vídeos - 16/01/2010

WebIslam desea a todos los musulmanes un grato comienzo de ramadán

Artículos - 16/11/2001

Algunas respuestas sobre Ramadán

Artículos - 26/09/2006



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/noticias/50462-ramadan_en_bogota.html