webislam

Viernes 28 Febrero 2020 | Al-Yuma 04 Rajab 1441
989 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Noticias

?idn=10415

El Islam oficial pierde legitimidad en Egipto

25/09/2007 - Autor: Yusuf Fernández - Fuente: www.revistaamanecer.com/spanish
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Ali Gomaa
Ali Gomaa
Una de las enmiendas constitucionales que el régimen de Mubarak ha aprobado recientemente es una cláusula adicional en el art. 5 que prohíbe cualquier partido político que tenga una referencia religiosa. Esta enmienda busca impedir que los HHMM participen en la vida política del país y da al Estado una autoridad absoluta en lo que se refiere a definir qué es y qué no es la Shariah, si se aplica o no y cómo se debe aplicar. En cierto sentido, esto crea una nueva forma de teocracia: una teocracia que tiene una fachada laica.

En las últimas décadas, el régimen egipcio ha controlado algunas instituciones islámicas, entre ellas la Universidad de Al Azhar y la Casa de las Fatuas. El presidente nombra directamente al Gran Sheij de Al Azhar y al Gran Mufti de Egipto. El Estado ha extendido también su autoridad para incluir la gestión de los bienes religiosos, y el Ministerio que regula estos bienes forma parte del Poder Ejecutivo, es decir, del régimen. Además, el régimen ha declarado a los anteriormente mencionados organismos como las únicas instituciones islámicas “oficiales”, es decir, aquellas que tienen una autoridad absoluta para la interpretación de los textos religiosos. En realidad, con esta política el régimen intenta garantizar que no habrá voces islamistas poderosas que se opongan a su tiranía, corrupción y autoritarismo.

El régimen de Mubarak ha utilizado de forma oportunista la acusación de “atacar el Islam”, que en algunas ocasiones será un delito punible y en otras sólo un ejercicio de la libertad de expresión, para reprimir a sus oponentes. Hace algunos meses, Abdul Karim Amir, un blogger que había criticado a Mubarak, fue sentenciado a cuatro años de prisión, tres por “atacar el Islam” y uno por insultar al presidente.

Este intento del régimen egipcio para controlar todo el pensamiento islámico está siendo objeto de una resistencia por parte de los eruditos y sabios islamistas moderados, que conocen el hecho de que no existe una casta sacerdotal en el Islam y que los textos islámicos están abiertos a la interpretación por parte de diferentes sabios, de acuerdo a metodologías científicas. Esta resistencia está siendo silenciada por el régimen, que no está dispuesto a que estas voces sean escuchadas.

Estos círculos islamistas apoyan las reformas civiles y suscriben los valores democráticos, que están enraizados en los principios islámicos. Abdul Monem Abul Futuh, miembro de la Oficina de Guía de los Hermanos Musulmanes egipcios, publicó recientemente un artículo titulado “Los Movimientos Islamistas y el Proceso Democrático en el Mundo Árabe: Explorando las Zonas Grises,” en el que escribió: “Nuestro entendimiento sobre el Islam nos lleva a confiar plenamente en la naturaleza humana y en la capacidad del Islam de tratar de forma creativa con esta naturaleza en una atmósfera de competición democrática que respete la diversidad y practique la tolerancia. Creo que las discusiones acerca de la posición de los movimientos reformistas islámicos en lo que respecta a la violencia no tiene sentido. La distinción fundamental entre la resistencia a la opresión y la ocupación, por un lado, y la intimación y el derramamiento de sangre, por otro, debe quedar clara para todos.”

“La diversidad en las ideas y métodos es algo natural y lógico. El Islam considera esta diversidad y la diferencia de opinión como un rasgo positivo que enriquece el pensamiento humano y le da amplitud y profundidad. La democracia continúa siendo el medio más efectivo que existe para lograr los derechos humanos. Los movimientos islamistas reformistas entienden la democracia como la coexistencia entre los diferentes elementos de la sociedad, la alternancia pacífica y constitucional en el poder, el imperio de la ley y la protección de los derechos y libertades individuales. La libertad es en sí misma un valor islámico fundamental. Es incluso más importante cuando el tema se refiere a la libertad política y la libertad de opinión, porque entre los principios básicos del Islam se halla la libertad de elección,” señaló.

El régimen egipcio y otros gobiernos árabes han estado intentando convencer a Occidente de que el Islam de los sabios puede ser un contrapeso a las interpretaciones radicales. Algunos líderes occidentales, tales como el antiguo primer ministro británico Tony Blair, han apoyado esta tesis. Según la revista The Economist, “Blair subrayó lo importante que era que sólo personas cualificadas pudieran emitir fatuas o edictos. Satisfecho por su bienvenida, Ali Gomaa, el gran mufti de Egipto, se ofreció a ayudar al Reino Unido a crear un puesto como el suyo: el de un gran mufti certificado por el Estado.”

Sin embargo, esta idea resulta errónea por muchas razones. En primer lugar, los sabios como Gomaa o el Sheij de Al Azhar, Muhammad Sayyid Tantawi, no tienen credibilidad entre las masas musulmanas. En un estado sin libertad política, sus fatuas son vistas como edictos dictados por el gobierno. En realidad, Tantawi ha dictado muchas fatuas y ninguna de ellas ha sido crítica con el gobierno o incluso con gobiernos extranjeros. Cuando él señaló que el gobierno francés tenía derecho a prohibir el uso del hiyab en las escuelas públicas, muchos musulmanes decidieron que ya no tenía sentido escuchar a este títere nunca más.

Por otro lado, la era de la electrónica ha ampliado el “mercado” musulmán. Alguien que esté buscando una fatua sobre un tema práctico ya no necesita ir a la mezquita local o acudir a funcionarios religiosos pagados por el Estado o a los muftis. Puede llamar a un programa de radio o TV donde aparezca un predicador popular o visitar algunas páginas web que ofrecen este servicio. Algunos de los sitios islámicos están dirigidos por figuras religiosas reconocidas, tales como el Sheij sunní Yusuf al Qaradawi. Sin embargo, gran parte de la última guía que aparece en formato digital proviene de Arabia Saudí y refleja sus puntos de vista conservadores.

“Hay una opinión para cada ocasión y contexto y existen evidencias de que varias personas están buscando puntos de vista que se adapten a su necesidad particular,” señaló Gary Bunt, autor del libro “El Islam en la Era Digital.” Varias páginas web operan sólo en inglés y van dirigidas al gran número de musulmanes de fuera de Oriente Medio que no hablan árabe.

El crecimiento del número de fatuas en los medios de comunicación ha irritado al establishment religioso de Egipto, que teme que se produzca una erosión de su autoridad. Sin embargo, los egipcios se quejan de que los estrechos vínculos entre los clérigos oficiales y el gobierno comprometen a las instituciones religiosas oficiales y hacen que sea necesario buscar otras fuentes de guía. Otros aplauden la creciente diversidad de opiniones y creen que ésta es necesaria con el fin de actualizar la jurisprudencia islámica y ayudar a los musulmanes a hacer frente a los desafíos de la vida moderna
Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/noticias/50375-el_islam_oficial_pierde_legitimidad_en_egipto.html