webislam

Miercoles 8 Abril 2020 | Al-Arbia 14 Shaban 1441
2085 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Noticias

?idn=7875

La mezquita de Cáceres comienza sus actividades

29/11/2006 - Autor: Cristina Núñez - Fuente: Hoy Digital
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Mezquita de Cáceres
Mezquita de Cáceres
La calle Caleros, un lunes tarde de noviembre parece una escena detenida. El día se despide, se oye trajín de cacharros en las cocinas de las casas bajas y los vecinos regresan de la que puede ser, tal vez, una larga jornada. Ahí, incrustada en la parte más íntima de la ciudad, vive la primera Mezquita de Cáceres desde hace dos meses.

La mansedad de fuera se cuela dentro, una estancia insospechadamente amplia, tapizada de alfombras y con lo básico para que la comunidad musulmana que lo financia se encuentre cómoda para el rezo. A diferencia de otras mezquitas abiertas en distintos puntos del país, la de Cáceres se ha puesto en marcha suavemente, sin conflictos. La dueña de la vivienda que está encima asegura que sí, que les oye rezar, pero «igual que ellos pueden oir correr a mis hijos». La frase rezuma una tolerancia excepcional en estos tiempos en que las civilizaciones chocan más que dialogan.

Para Said Aboufaries, uno de los usuarios de la mezquita, la estancia en este local está siendo de lo más satisfactoria. Sin problemas. «Los vecinos nos respetan, saben que este es un lugar de rezo y que no se molesta». Said es español desde hace un año. Y es marroquí. Una dualidad de nacimiento y de vida. Lleva catorce años en España, tiene un comercio y aquí han nacido sus hijos. ¿Prejuicios? «Desde el 11-S las cosas han cambiado mucho, pero nuestra relación con la gente es buena». La sombra del fanatismo planea, pero el día a día consigue pulverizar conceptos erróneos.

Según Said unas cincuenta personas dan uso a este local cuyo alquiler, -700 euros-, pagan entre todos. Son mayoritariamente de Marruecos, aunque también hay musulmanes procedentes de Argelia, Egipto o Túnez, y últimamente algún joven del África subsahariana. Les costó encontrar el sitio adecuado pero creen que finalmente la elección ha sido buena. La mezquita de la calle Caleros sorprende por su amplitud. Cada cual ha echado un cable a la hora de adaptar esta estancia. Han construido un pequeño pilón para las abluciones. Una de las normas de los musulmanes antes de ponerse a rezar es lavarse pies, manos, cara y orejas, y esa fuente les permite enfrentarse a su dios en condiciones. Tienen también una cocina que les sirve para almacenar y preparar algún tentempié. Y poco más. El resto es una estancia en la que cada cual encuentra su espacio para la espiritualidad. Cuatro personas están a cargo de este local -presidente, vicepresidente, portavoz y tesorero-, y aproximadamente ocho guardan sus llaves.

Cinco momentos

Comenta Said que el rezo tiene cinco momentos a lo largo del día. El primero es hacia las seis de la mañana, el segundo a la una del mediodía, el tercero a las 16,00 horas, el cuarto sobre las 18,30 y el último sobre las 20,00. Los tiempos de oración van cambiando en función de los ciclos solares.

El culto del islamismo depende mucho menos de un oficiante que el cristianismo, aunque los miembros de esta mezquita han solicitado la presencia de un Imán, un jefe religioso que guíe las oraciones.

Este local tiene sus momentos de overbooking. Los viernes por la tarde sobre todo. Durante la semana la mayor parte de sus usuarios atienden sus negocios o completan sus jornadas laborales, por lo que no les resulta tan sencillo acudir a la mezquita. Los hombres y las mujeres rezan por separado. Aboufaries asegura que pocas mujeres pasan por el local. No hay discriminación, dice, más bien, falta de tiempo.

Historias paralelas

Fkah Bensalah, Murad El Mallen, Bdra El Mallen o Hassan Zahir, encargado de la mezquita, van comentando lo importante que es este espacio. Como lugar de reunión, como punto de encuentro, como una forma de irse conociendo más entre ellos pero también de darse a conocer entre los cacereños. Mucha gente se ha interesado en conocer el local. «Estamos abiertos a cualquiera que quiera venir y a cualquiera que quiera pasar para rezar». Ahora, con el local abierto, sin ninguna ayuda exterior, precisan, se sienten más como una fuerza viva dentro de la ciudad, como una asociación más con sus demandas y sus aportaciones.

La experiencia vital de estos cinco marroquíes tiene muchos puntos en común. Historias paralelas. La mayoría vino hace ya más de una década y actualmente trabajan en negocios propios, en la venta ambulante o en la construcción. Del grupo, el recién llegado es Bdra, que lleva un año en Cáceres. Se adapta poco a poco, con la lengua como primer gran obstáculo.

¿Volverán? Said prefiere no hacer cábalas. «Esta es mi casa», asegura. Dice que la situación de Marruecos ha mejorado mucho, pero lamenta que siga vivo el éxodo. «Son jóvenes que no saben lo que van a encontrarse al llegar, y al llegar a veces se encuentran con explotación, con hambre, con trabajos infrahumanos», señala
Anuncios



play
play
play
play
play
play
play
play

 

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/noticias/48123-la_mezquita_de_caceres_comienza_sus_actividades.html