webislam

Lunes 14 Octubre 2019 | Al-Iznain 14 Safar 1441
1407 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Noticias

?idn=6305

Sufren civiles la barbarie

29/06/2006 - Autor: Ricardo Mir - Fuente: reforma.com
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

gaza_invasion
gaza_invasion
Unidos por el miedo y distanciados por el conflicto. La dinámica en la que ha entrado el enfrentamiento entre israelíes y palestinos se está cebando con los civiles de ambos lados, separados por un puñado de kilómetros y el muro de hormigón que frunce el perímetro de Gaza.

A un lado Sderot (Israel), a otro Beit Hanun (Gaza). El primero se ha convertido en la diana constante de los proyectiles artesanales Qassam que lanzan las milicias palestinas; el segundo, en el objetivo de los F-16, los helicópteros Apache y la artillería naval israelí a la caza de los grupos que lanzan los cohetes.

Si durante los primeros años de la Intifada los atentados suicidas, de un lado, y los tanques, del otro, protagonizaron la sangría, últimamente la muerte viene del cielo. Y ahora, como antes, sin previo aviso.

"No podemos dormir, trabajar ni vivir tranquilos. Es como una guerra fría que te va haciendo mella psicológicamente porque no sabes cuándo ni dónde caerá el próximo proyectil", explica la israelí Elisabeth Babejaev, originaria de Kazajstán y madre de dos hijos.

Todo el mundo habla de lo mismo en Sderot. En las últimas semanas la lluvia de Qassam no ha cesado. Hasta un centenar en siete días. Estos cohetes rudimentarios inventados por Hamas carecen de sistema de guía. Factor que los hace quizás más peligrosos porque aterrizan en cualquier sitio: en el parque, en la escuela, en el polígono industrial... Cuando los radares los detectan, las sinagogas emiten alarmas precedidas de las palabras: "Aurora roja", sinónimo de impacto inminente.

"El misil cayó en el segundo piso en plena tarde. Destruyó las escaleras y la metralla se metió en las habitaciones hiriendo a dos de mis hijos y a mi mujer", cuenta Mohammed Abu Odah, padre de 15 hijos, mientras enseña la destrucción causada por una bomba israelí en su casa de Beit Hanun.

Hay días en que los ataques de la aviación se prolongan sin descanso durante 10 horas. Cuando comienzan, saca a toda su familia a la calle por temor a que un nuevo impacto tire la casa abajo con todos sus miembros dentro.

Sderot, de donde procede el Ministro de Defensa Amir Peretz, se ha plantado y ha dicho basta. Sus habitantes bloquearon hace unos días las entradas y salidas a la ciudad donde la mitad de los habitantes son de origen ruso. Algunos se declararon en huelga de hambre. Y ya han organizado una marcha hasta Jerusalén para protestar delante de la sede del Gobierno. "Ya era hora de que viniera la prensa porque en la televisión sólo muestran el dolor de los palestinos y aquí también sufrimos", dice una mujer en la carnicería.

La indignación con las autoridades no para de crecer desde que Simón Peres dijo que Sderot estaba reaccionando con "histeria" cuando no ha habido ni un muerto en el último mes. "El Gobierno tiene que hacer algo. No nos inventamos nada, con esta angustia no se puede vivir", añade otra mujer.

Desde 2001, 15 israelíes han perecido víctimas de los Qassam, dos de ellos desde principios de año, según datos del Ejército hebreo.

El miedo palestino

En Beit Hanun, el temor ha interrumpido los hábitos normales de sus habitantes. Algunos vecinos han dejado de ir a trabajar y otros han abandonado sus campos. Nadie quiere dejar a la familia sola o exponerse a que le confundan con un miembro de una brigada de Qassams. "Ni Hamas ni la ANP nos ayuda a reconstruir la casa. Mi mujer ha enfermado por estrés del corazón. Mis hijos lloran cada noche. Seguro que sufren en Sderot, pero nosotros sufrimos más", dice Mohammed, desempleado desde hace cinco años.

Sólo en el último mes 23 civiles, incluidos 7 niños, han muerto por error producto de los bombardeos israelíes en Gaza. Y eso sin contar, los siete de la playa de Beit Lahiya, cuya autoría niega el Ejército.

Mohammed se asoma al balcón de su casa y señala varios tanques israelíes casi a tiro de piedra. La posibilidad de una reinvasión se ha extendido por toda la franja. Y de hecho, algunos oficiales judíos, la están aireando estos días en la prensa. "Sé que los Qassams son nuestro único medio de respuesta, pero estoy harto. Que se vayan a lanzarlos a otro sitio. Lo único que queremos es que nos dejen tranquilos para poder vivir en paz", dice tras negar este hombre de barba blanca.

Ese mismo sentimiento lo comparte mucha gente en Sderot. Una voz en la que no parecen interesados los políticos. "No queremos que muera nadie, ni sus hijos ni los nuestros", asegura Elisabeth Babejaev. Un joven con una kipá en la coronilla, Zion Trabelsi, se suma a la discusión. "Tenemos que reaccionar, pero sin herir a civiles porque no es ético. La política y el dinero tienen la culpa. Sólo queremos vivir en paz, pero si seguimos matándolos la violencia solo irá a más"
Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/noticias/46793-sufren_civiles_la_barbarie.html