webislam

Miercoles 26 Febrero 2020 | Al-Arbia 02 Rajab 1441
904 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Noticias

?idn=4554

Las madrasas pakistaníes rechazan la expulsión de los estudiantes extranjeros

06/02/2006 - Autor: Yusuf Fernández - Fuente: Revista Amanecer
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Una madrasa pakistaní
Una madrasa pakistaní
El pasado 30 de diciembre, el gobierno pakistaní se retractó de una orden anterior que estipulaba que todos los estudiantes extranjeros que acudían a las madrasas (escuelas islámicas) tenían que abandonar el país antes de final del año. “No se ha establecido una fecha límite para que abandonen Pakistán, pero queremos que regresen a sus países lo antes posible,” indicó el ministro del Interior pakistaní, Aftab Ahmed Khan Sherpao, a la agencia Reuters. El ministro señaló que esta decisión no se aplicaría a los estudiantes extranjeros “que estudien en nuestras instituciones educativas regulares”, en base a convenios bilaterales. Muchas escuelas radicales fueron creadas, algunas veces con financiación norteamericana y saudí, como centros de entrenamiento militar y adoctrinamiento, durante la guerra, respaldada por EEUU, contra el ejército soviético en Afganistán (1979-89). Estas madrasas enseñaban una variante muy conservadora del Islam, similar al wahabismo que es practicado en Arabia Saudí.

El gobierno también anunció que todas las madrasas tendrían que estar registradas para finales de diciembre. Existen alrededor de 12.000 madrasas en Pakistán, que a menudo ofrecen educación religiosa gratuita a más de un millón de niños pakistaníes. Aunque la mayoría de las madrasas no tienen nada que ver con el extremismo, la decisión de registrarlas forma también parte de la campaña del gobierno para acercar a dichas instituciones al sistema educativo oficial del país y eliminar de ellas lo que el gobierno califica de “militancia”. Sin embargo, la fecha para que las madrasas se inscribieran ha sido prolongada sine die. Hasta el momento, sólo 5.000 de las 12.000 madrasas se han registrado. Por su parte, Ittehad-e-Tanzeemaul Madaris (la Alianza de Organizaciones de Escuelas Religiosas) ha anunciado que boicoteará el proceso de registro a menos que algunas polémicas cláusulas de los documentos sean eliminadas. Así por ejemplo, muchos líderes de las madrasas se niegan a desvelar cuáles son sus fuentes de financiación, ya que temen que el gobierno podría utilizar esa información para presionar a los donantes privados.

La decisión de obligar a los estudiantes extranjeros a abandonar el país fue tomada tras los atentados del 7 de julio en Londres, cuando los medios de comunicación británicos informaron que dos de los terroristas que tomaron parte en los ataques habían visitado algunas madrasas pakistaníes. Alrededor de 700 estudiantes extranjeros, de un total de 1.400, han abandonado Pakistán desde entonces, pero varios centenares de ellos permanecen en el país, según señalan responsables pakistaníes. En realidad, el número de estudiantes extranjeros que acudían a las madrasas en Pakistán había caído ya en picado desde que el gobierno impuso fuertes restricciones a la concesión de visados tras los atentados del 11-S en EEUU.

Por su parte, Maulana Ghulam Rasool, uno de los líderes de Ittehad-e-Tanzeemaul Madaris, manifestó a Reuters que la decisión del gobierno de expulsar a los estudiantes estaba dirigida a “complacer a los países europeos y a EEUU”. “La decisión fue tomada en base a la errónea presunción de que los estudiantes extranjeros están implicados en actividades ilegales. Ellos tienen documentos de viaje legales, visados legales y ninguno de ellos está buscado o es sospechoso de algún acto criminal o terrorista, así que ¿cuál es el problema?”. De este modo, los líderes de las madrasas consideran que esta campaña contra las madrasas ha sido promovida por los países occidentales, que estarían tratando de reemplazar los valores islámicos de la piedad y la justicia por sus propios valores, que estarían siendo propagados en nombre de la “moderación ilustrada”, un término que utiliza Musharraf en sus discursos. Cabe señalar también que cualquier prohibición contra los estudiantes extranjeros privaría a las madrasas de una importante fuente de financiación.

La Alianza afirma que se opondrá a esta decisión del gobierno de expulsar a los estudiantes extranjeros que acuden a las clases de religión en el país. “Nos oponemos a la decisión del (presidente Pervez) Musharraf de expulsar a los estudiantes extranjeros,” señaló Maulana Abdul Rahman, otro de los líderes de la Alianza, a la cadena Al Yazira. “Haremos todo lo que esté en nuestra mano para mantener a los estudiantes con nosotros y preferimos ser detenidos a entregar a los extranjeros a la policía.” Abdul Rahman acusó a Musharraf de violar la constitución del país y la Convención de la ONU sobre derechos humanos al obligar a los estudiantes a abandonar el país en ausencia de cualquier evidencia de que hubieran cometido algún delito. Los líderes de algunas madrasas han anunciado que acudirán a los tribunales pakistaníes para buscar la anulación de la medida si se comienza a deportar a los estudiantes extranjeros en contra de su voluntad.

Las escuelas religiosas celebraron una convención en la capital, Islamabad, el 1 de enero para buscar un consenso entre los grupos políticos y religiosos acerca de la decisión del gobierno. Estos grupos amenazaron con lanzar una campaña nacional de movilizaciones si el ejecutivo no retiraba su decreto y su prohibición de la admisión de nuevos estudiantes extranjeros en las madrasas. “Esto es una violación de los derechos humanos. Si los estudiantes extranjeros pueden matricularse en otras instituciones, ¿por qué no en las madrasas?,” señaló el director de una de dichas instituciones.

Mufti Naeemi, uno de los líderes más influyentes de las madrasas en Pakistán y jefe de la escuela Jamia Binoria, de Karachi, manifestó a la BBC que él había “invitado a todos los diplomáticos extranjeros presentes en Pakistán” a visitar su institución con el fin de que la conocieran y comprobaran cuál era su programa de estudios. Jamia Binoria tienen en la actualidad 3.000 estudiantes masculinos y 500 femeninos, y más de 100 estudiantes extranjeros, muchos de ellos de Europa y EEUU.

En el mundo musulmán, las escuelas religiosas pakistaníes son conocidas por la elevada calidad de su educación en las disciplinas islámicas. También enseñan inglés, matemáticas, ciencias e informática como asignaturas adicionales. Ahora, los directores de estas escuelas temen que muchos estudiantes extranjeros se vayan a la India, un país que cuenta con 35.000 madrasas, para completar sus estudios. “¿Qué impresión se quiere dar de Pakistán?,” preguntó Naeemi. “Queremos que los musulmanes vayan a la India, en lugar de a Pakistán, para estudiar el Islam?”.

Maulana Fazlur Rehman, secretario general del islamista Muttahida Majlis-e-Amal, el principal partido de la oposición en la Asamblea Nacional, ha afirmado, por su parte, que la decisión del gobierno de expulsar a los estudiantes extranjeros de las madrasas constituye una seria violación de los derechos humanos y prueba que el propio Musharraf es “un extremista.” “Él (Musharraf) está adoptando estas decisiones cosméticas para complacer a Occidente y perpetuar su mandato. No hay nada en nuestra Constitución que prohíba a los estudiantes extranjeros el recibir una educación islámica en Pakistán. Esta decisión manchará el nombre de Pakistán y dañará nuestras relaciones con otros países musulmanes,” indicó. “El negar a alguien el derecho a una educación religiosa refleja una profunda ignorancia.” El 22 de julio de 2005, miles de pakistaníes tomaron las calles de la capital, Islamabad, de la ciudad portuaria de Karachi –situada en el sur del país- así como de Lahora, Peshawar y Quetta para protestar contra las medidas tomadas en contra de las madrasas. “Abajo Musharraf – perro, perro,” gritaban los manifestantes que desfilaron por las calles de Islamabad, provenientes de la mezquita central de la ciudad, según la agencia AFP. “Abajo sus políticas anti-islámicas. Un amigo de EEUU es un traidor.”

Por su parte, el corresponsal de la BBC, Aamir Ahmed Khan, señala que los estudiantes extranjeros se hallan visiblemente molestos por los vínculos que algunos medios occidentales establecen entre el terrorismo y la educación islámica. Los estudiantes afirman que se encuentran en Pakistán simplemente para aprender y se sienten “más decepcionados que irritados” por todas estas alegaciones. Ellos temen que la decisión del gobierno pakistaní interrumpa de una forma brusca sus estudios haciendo que los años académicos cursados no sirvan para nada. La mayoría de los estudiantes extranjeros están a punto de completar sus estudios y han pasado de ocho a doce años, como media, en las madrasas. La actual situación les ha generado un dilema acerca de si abandonar Pakistán o unirse a la lucha para hacer que la mencionada medida sea dejada sin efecto.

La mayoría de estos estudiantes son de países pobres y de familias pobres también. Muchos se pagan sus estudios desempeñando pequeños trabajos en las oficinas de las mismas madrasas en las que están estudiando. Por su parte, los estudiantes de los países ricos, especialmente del mundo árabe, abandonaron ya Pakistán tras las duras medidas adoptadas en contra de las madrasas tras los atentados del 11-S en EEUU
Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/noticias/45370-las_madrasas_pakistanies_rechazan_la_expulsion_de_los_estudiantes_extranjeros.html