webislam

Miercoles 16 Octubre 2019 | Al-Arbia 16 Safar 1441
736 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Noticias

?idn=4427

La cocina española incrementa su variedad gracias a la inmigración

23/01/2006 - Autor: Almudena Nogués - Fuente: Sur Digital
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

inmigrante compra comida
inmigrante compra comida
ALIMENTOS como la papaya, el plátano de freír, la yuca -tubérculo de larga raíz, hasta hace poco desconocido en Europa- los frijoles, el cuscús o el pollo sacrificado siguiendo el rito halal empiezan a hacerse un hueco en los estantes de los supermercados malagueños. Los inmigrantes afincados en la provincia están contribuyendo con sus costumbres y gustos culinarios a que aumente la oferta de productos hasta ahora insólitos en la cesta de la compra. Dispuestas a aprovechar este filón, las grandes cadenas de alimentación que operan en la Costa del Sol ya han comenzado a adaptar su catálogo a las necesidades de los consumidores extranjeros más nostálgicos, ávidos de marcas de sus paises de origen.

Basta coger el carrito y enfilar los pasillos de algún hipermercado de la capital para emprender un viaje con el paladar hacia Colombia, Ecuador, Perú o Marruecos. Carrefour, por ejemplo, tiene un millar y medio de comestibles orientados a los inmigrantes, un colectivo que representa ya más del 4,2% de la población andaluza, según las últimas cifras del Instituto Nacional de Estadística. La compañía comenzó a poner sus miras en estos alimentos internacionales en mayo de 2004.

Marcas extranjeras

Como explican fuentes de Carrefour, el surtido internacional incluye artículos básicos de marcas líderes al otro lado del charco, tales como Pony Malta, Cerveza Cuzqueña, panelas, harina de maíz, avena Quaker, café Tchibo, snack Loren, cereales Weetabix, té Tetley o pizzas Chicago Town, entre otros.

Las fruterías de esta cadena de supermercados también se han hecho eco del mestizaje. Así, las clásicas cajas de manzanas, peras o naranjas conviven ahora con exóticos vecinos llegados del centro y sur de América tales como la mandioca, el mango, el coco, los jengibres o la piña baby.

Junto a ellas, procedentes del mercado asiático, están incorporándose en la dieta española otras frutas tropicales como rambután, litchi, pitahaya, mangostán o kumquat y condimentos como el popular curry y la soja así como sus derivados (tamari, tempeh y tofu). Todos ellos empiezan a pujar fuerte en el ranking de ventas, según constatan los propios establecimientos consultados.

Según la Federación Española de Alimentación y Bebidas, los inmigrantes están contribuyendo a darle un importante empujón a las ventas del sector, estancado hasta hace un par de años. Así, los expertos subrayan que gracias a este colectivo, los comestibles han levantado cabeza con un crecimiento del 5%.

El Grupo Eroski es otra de las firmas que está apostado por el mestizaje introduciendo en sus estantes una gama étnica integrada por más de 80 referencias de productos de origen sudamericano y magrebí. Además de frutas tropicales, la cadena ha reforzado su oferta de frutos deshidratados (dátiles, higos o ciruelas), muy utilizados para aperitivo o repostería por los extranjeros de los países ribereños de la cuenca del Mediterráneo.

De cara a los consumidores musulmanes, el hipermercado Eroski de Fuengirola vende pollo sacrificado siguiendo el rito halal -mirando hacia La Meca-. Un producto que ya se ha colado en las carnicerías de otros muchos establecimientos de alimentación.

El Corte Inglés no se ha quedado atrás y apunta también por el mercado inmigrante. Y es que quedar rezagados podría significar la derrota en esta nueva batalla comercial. «En estos momentos estamos incrementando la llegada de productos procedentes de Latinoamerica. En total ampliaremos nuestra gama con 150 nuevas referencias», comentaron fuentes de esta superficie que manifestaron su predisposición a adaptarse a las nuevas demandas del mercado. Asimismo, desde El Corte Inglés subrayaron la dificultad de importar productos africanos, «ya que la mayoría no se adapta a la normativa europea».

Un 200% más caros

Sémola de arroz, cuscús, alubias moradas o elaborados de soja son otros de los muchos comestibles que han desembarcado en los supermercados malagueños para atender la lista de la compra de los nuevos residentes. Eso sí, con un inconveniente. Los productos internacionales que expenden los hipermercados son un 200% más caros respecto a su país de origen.

La presencia de los inmigrantes no ha pasado inadvertida en las pequeñas tiendas de alimentación ubicadas en las zonas de residencia de estos colectivos. Se puede comprobar tras dar un paseo por La Unión. Miguel Ángel Pelayo, carnicero de esta barriada, asegura que los extranjeros representan ya el 10% de su clientela. Para adaptarse a ellos, dice, ha reforzado la presencia de gallina y costillas de ternera en su negocio. Por la misma regla de tres, José María Muñoz ha puesto a la venta frijoles en su pequeña frutería.

En este barrio hay incluso varios comercios especializados en alimentación africana, como Stella mini mercado o Nixer complex afroshop. Los latinos de esta zona han creado un singular asador de pollos con costillas fritas, congri o yuca en su carta. Es el efecto más sabroso de la inmigración
Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/noticias/45251-la_cocina_espanola_incrementa_su_variedad_gracias_a_la_inmigracion.html