webislam

Viernes 22 Noviembre 2019 | Al-Yuma 24 Rabi al-Auwal 1441
706 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Noticias

?idn=4332

Corderos aragoneses para Alá

Miles de musulmanes celebraron ayer en Aragón la Fiesta del Sacrificio. En Zaragoza, se reunieron por la mañana unas 5.000 personas para rezar.

13/01/2006 - Autor: Paula Figols - Fuente: El Heraldo de Soria
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Corderos ternasco de Aragón
Corderos ternasco de Aragón
"Dios es grande, no hay más Dios que Alá, Dios es grande y damos gracias a Alá…", la megafonía del pabellón 5 de la Feria de Muestras de Zaragoza repetía estas palabras en árabe dando la bienvenida, en un día muy especial.

La comunidad islámica aragonesa celebró ayer uno de sus días grandes (junto con el fin del Ramadán, hace dos meses), el "Aid el Adha", la Fiesta del Cordero o del Sacrificio. Los musulmanes conmemoran el día en que Dios pidió a Abraham (Ibrahim) que sacrificara un carnero en lugar de matar a su hijo Ismael. Es una jornada de oraciones multitudinarias, sacrificios y comidas familiares.

En Aragón viven cerca de 30.000 musulmanes, procedentes fundamentalmente del Magreb y del África subsahariana. Ayer sacrificaron miles de corderos, en mataderos, granjas o propiedades particulares. La celebración comenzó por la mañana, con oraciones en mezquitas o locales habilitados para esta ocasión especial. En Zaragoza, ante la falta de una gran mezquita, cerca de 5.000 personas se reunieron para rezar por la mañana en la Feria de Muestras y en el Centro de Historia de la ciudad.

A partir de las nueve, comenzaron a llegar los primeros fieles, vestidos con chilabas bajo el chubasquero, túnicas, vaqueros, zapatillas de deporte, babuchas… La tradición manda que es un día para estrenar ropa nueva. Los hombres se colocaban delante, en ordenadas filas, y las mujeres -la cabeza cubierta con el velo- y los niños, detrás. Todos mirando a la Meca. El imán comenzó su oración pasadas las diez, a la que siguió un sermón, en los que destacó -siempre en árabe- la importancia de la Fiesta del Sacrificio y de la fe en Alá.

El imán de la Feria de Muestras fue un marroquí que reside habitualmente en Levante, invitado por la Comunidad Islámica de Aragón. Mientras que la celebración en la carpa del Centro de Historia, organizada por la mezquita de la calle de Las Armas, la presidió el imán de La Almunia, también marroquí.

"Hoy es un día grande para toda la familia y venimos todos juntos a celebrarlo. Avisamos a los profesores y los niños no van al colegio. Después iremos a buscar el cordero a una carnicería y a comer a casa con los amigos. Es una fiesta", afirmaba Suliman, vecino de Las Delicias, gambiano de 42 años que lleva 11 en Zaragoza. "El cordero nos durará una semana, depende de lo que comamos", afirmaba.

Sawsan, libanesa de origen palestino, salía corriendo después de la oración para reunirse con su familia en Utebo. "Me han dado el día libre en la empresa, aunque tendré que recuperar las horas otro día. Mi marido y mi hijo han ido a comprar el cordero al matadero de Casetas. Ahora lo cocinaremos y lo repartiremos entre la familia y la gente necesitada", explicaba esta mujer de 42 años, zaragozana desde hace seis. 

Esperando la comida

En Marruecos, Argelia, Egipto y otros países de mayoría musulmana, tras la oración, cada familia sacrifica un cordero. Aquí, por cuestiones sanitarias y falta de un espacio adecuado, los musulmanes encargan varios días antes los animales en carnicerías o granjas y van a buscarlos tras el rezo. Los corderos tienen que haber sido sacrificados según el rito "halal": se mata el animal a degüello, con un corte que secciona la garganta y dejando que se desangre completamente (siempre, en dirección a la Meca).

La comida comienza cuando llega el cabeza de familia con el cordero, a las tres o las cuatro de la tarde, y se prolonga hasta la noche. En una vivienda modesta del barrio Oliver, se reunieron ayer tres familias marroquíes a compartir la comida. "En Marruecos nos juntamos muchos familiares y amigos. Aquí es una celebración más pequeña", apuntaba Otmane, de 27 años, el anfitrión.

Abderrahim, repartidor de 24 años, mató ayer su primer cordero: "A finales de noviembre fuimos a encargar tres animales a Peñaflor. Me casé hace unos meses y ha sido el primer año que he tenido que matar yo el cordero. Siempre lo hacía mi padre o un hermano mayor", explicaba. Abderrahim y Otmane recuerdan las primeras Fiestas del Cordero aragonesas, cuando en Zaragoza vivían sólo unos pocos musulmanes. Ellos llegaron aquí cuando eran pequeños, con sus padres, y han estudiado en las escuelas zaragozanas.

El tercer amigo, Lahousine, de 34 años, era atleta profesional en Marruecos (su especialidad, los 1.500 metros). Vino a Zaragoza en 1997 y ha trabajado muchos años en la construcción, aunque ahora está en paro. Es también el presidente (a veces ejerce de imán) de la mezquita de la calle de Las Armas. Ayer, agradecía que el Ayuntamiento les hubiera cedido el Centro de Historia para la oración matutina, pero echaba de menos un espacio público para el sacrificio de los animales, como en otras ciudades europeas. "Estamos luchando para que otro año el Ayuntamiento nos deje un sitio donde hacer el sacrificio del cordero. Así la gente no tendrá que irse a las granjas y al campo", afirmaba.
En el salón, se desarrollaba la tertulia en torno a la mesa con dulces, té y los primeros trozos de cordero. Los niños empezaban a picotear algo de comida. Mientras, las mujeres trajinaban en la cocina. "Cuando traen el cordero, queda mucho trabajo. Hay que limpiarlo y cortarlo. Primero, preparamos pinchos de corazón e hígado a la brasa. También hacemos pan. Y ayer estuvimos preparando los dulces", explicaba Nadia, de 22 años. Ella vino a España con 11 años y estudió hasta 3º de ESO, "hasta que me casé y me quedé embarazada", aclara. "Me gustaría estudiar enfermería algún día", señala.

Las mujeres comen y hablan de sus cosas. "Por la noche vendrá más gente, como la cena de Navidad. Es un día alegre", señalaba Mariam, de 17 años. Ella ha vivido en Italia hasta hace año y medio. Se casó y vino a Zaragoza con su marido. Ha hecho un curso de español y otro de costura, pero no se plantea seguir estudiando. Lamia, de 19 años, sólo lleva seis meses y aún no ha aprendido español. Come cordero, charla en árabe con sus amigas y primas, y sonríe
Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/noticias/45182-corderos_aragoneses_para_ala.html