webislam

Miercoles 22 Noviembre 2017 | Al-Arbia 03 Rabi al-Auwal 1439
922 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Noticias

?idn=4326

Una fiesta eminentemente familiar

13/01/2006 - Autor: Ángela M. Perazzi - Fuente: Melilla Hoy
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Familia musulmana de Melilla
Familia musulmana de Melilla
Ayer se cumplieron justo 70 días del final del Ramadán, con lo cual comenzó la celebración de la Fiesta del Sacrificio en honor Abraham que siguiendo una petición del Señor se dispuso a matar a su hijo, Ismael. Aid el Kebir es una festividad muy familiar, en la que millares de ciudadanos melillenses reciben en sus casas a sus parientes y seres queridos o se desplazan a la Península o al país vecino para el festejo.

Fiesta del Sacrificio, del Cordero o Aid el Adha. Estos son tan sólo algunos de los nombres con los que se conoce la celebración que ayer reunió a miles de familias musulmanas que viven en Melilla para rememorar el día en el que Abraham se dispuso a sacrificar a su hijo, Ismael, a petición del Señor. El Creador al darse cuenta de que Abraham se resignó a matar al niño y, por lo tanto, que le temía, envió al arcángel Gabriel para que se lo impidiera: “No extiendas tu mano sobre el muchacho ni le hagas nada porque ya conozco que temes a Dios por cuanto no rehusaste de tu hijo”. En su lugar, el padre de los cristianos, judíos y musulmanes degolló a un cordero y “lo ofreció en holocausto en lugar de su hijo”.

Desde entonces, millares de seguidores del Corán festejan año tras año este día, justo 70 después del fin del Ramadán. Eso sí, siempre rodeado de los seres queridos, de ahí que muchos de ellos hayan recibido en su casa a familiares que hace tiempo que no ven o a aquellos con los que no pueden charlar tranquilamente a causa de las prisas cotidianas. Así, varias familias cruzaron la frontera para vivir esta fiesta en el reino alauí mientras que otras hicieron el camino inverso y un tercer grupo llegaron de la Península. Sea como sea lo cierto es que desde ayer los ciudadanos musulmanes tienen una buena excusa para disfrutar de la compañía de sus parientes a lo largo de la jornada de hoy e incluso de la de mañana.

Para que la Pascua Grande se desarrollé lo mejor posible los preparativos empiezan con antelación y, como no puede ser de otra forma, conseguir un cordero bueno es una de las tareas más preocupantes.

El secretario general de la Comisión Islámica de Melilla, Abderraman Benyahya, explicó a MELILLA HOY que el animal que se sacrifica y comparte entre todos los presentes en la fiesta debe contar como mínimo con siete u ocho meses y estar sano, no puede tener ningún tipo de heridas, en definitiva, ha de estar “en perfectas condiciones”, pues no se olvida en ningún caso el simbolismo de su matanza, que no es otro que la fe que Abraham tenía depositada en el Todopoderoso.

Celebración

Esta jornada tan especial suele empezar con un desayuno muy típico: dulces y cuscús con leche. Poco después los hombres se dirigen a las mezquitas para rezar y a su vuelta todo está preparado para sacrificar el animal.

La matanza tiene que seguir el procedimiento habitual, es decir, se hace por desangramiento y lo normal es que se encarguen de ella los cabezas de familia o los santones.

Tal y como comentó Benyahya, el lugar elegido para llevar a cabo esta tarea es indiferente siempre y cuando se cumplan con los requisitos establecidos. Así, hay quien prefiere ir al matadero mientras que otros se decantan por su propia casa o la de algún pariente ya sea aquí o en el país vecino.

Una vez que el borrego está muerto todos lo despellejan y preparan las vísceras –normalmente en callos– que suele ser lo que se come el primer día. Pero nada se tira del animal sino todo lo contrario ya que se aprovecha íntegro. Así, por ejemplo, en muchos domicilios con el hígado se hicieron los pinchitos que sirvieron de desayuno en la mañana de hoy.

Ilusión de los niños

Si bien es cierto que Aid el Kebir es un festejo muy familiar en el que todos disfrutan por la presencia de los seres queridos, por lo general, son los niños los que más viven esta fiesta. En parte, por la ilusión que les hace cumplir con la tradición de estrenar ropa, pues muchos de ellos tienen la posibilidad de ponerse por primera vez toda su vestimenta desde el calzado hasta los pantalones y el jerseys.

Además, los mayores obsequian a los ‘peques’ con dinero; dinero que destinan a comer fuera o a comprarse algún que otro caprichito, según explicó uno de los integrantes de las cerca de 4.500 familias musulmanas que residen en la ciudad autónoma
Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/noticias/45177-una_fiesta_eminentemente_familiar.html