webislam

Viernes 22 Noviembre 2019 | Al-Yuma 24 Rabi al-Auwal 1441
695 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Noticias

?idn=193

Sida: Lo que la prevención podría evitar

13/07/2004 - Autor: Francisco José Vega Borrego - Fuente: Agencia de Información Solidaria
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Corrían los primeros años de la década de los ochenta cuando nos empezaron a llegar informaciones sobre una nueva enfermedad infecciosa, producida por un virus, el VIH, que se extendía rápidamente por todos los continentes.

Han pasado dos décadas y en los países enriquecidos las perspectivas de calidad de vida de una persona enferma son mucho mayores que cuando se empezó a desarrollar la enfermedad, las campañas de prevención han surtido efecto y la enfermedad ya no es una amenaza tan grave para una parte del mundo.

Pero, ¿qué pasa con la otra parte? El lado que no vemos habitualmente en los medios de comunicación, donde la pobreza, la falta de infraestructuras, el aumento de la inequidad en el acceso a los servicios sanitarios y la carencia de políticas públicas de salud favorecen unos indicadores de salud catastróficos, caracterizados no sólo por el incremento del sida, sino, entre otras cosas, por el alto índice de mortalidad materna o la malaria resistente.

El último informe del Programa Conjunto de Naciones Unidas sobre el VIH/SIDA (ONUSIDA) sobre el estado de la pandemia, revelaba que el año pasado contrajeron el virus del sida 3 millones de personas, lo que eleva la cifra de infectados a 38 millones, la mayor parte de ellas en los países más pobres. En palabras del Dr. Peter Piot, Director Ejecutivo de ONUSIDA, "la epidemia continúa yendo por delante de la respuesta mundial".

A pesar de los esfuerzos realizados, el acceso al tratamiento sigue siendo bajo, sólo el 7% de las personas de los países en desarrollo tiene acceso a tratamiento antirretrovírico; también llama la atención el dato de que sólo una de cada cinco personas tiene acceso a servicios de prevención de la enfermedad. Las mejoras que se han ido produciendo en el tratamiento y la prevención del sida no han llegado a los países en desarrollo, ya sea por las dificultades de acceso a los medicamentos o por las carencias estructurales de sus sistemas sanitarios.

Es imprescindible un fuerte apoyo de los países desarrollados, que no se centre sólo en el acceso al tratamiento, sino que trabaje fuertemente el aspecto de la prevención que, a falta de una vacuna eficaz, ayudaría a contener la propagación del virus. La puesta en marcha de acciones de educación, sensibilización, información y comunicación sobre las vías de transmisión del VIH se nos muestran como fundamentales a la hora de evitar la transmisión y reducir el estigma que supone ser portador del virus del sida.

Este último aspecto, el de la mejora de la calidad de vida de las personas seropositivas debe ser uno de los principios básicos de cualquier estrategia de lucha contra el sida, ya que se debe garantizar que estas personas recibirán los cuidados, el apoyo y los tratamientos adecuados y que las comunidades, a las que hay que implicar para garantizar la efectividad de los programas de prevención, van a contribuir a que mejore su situación no sólo física, sino también moral reduciendo la carga que supone en muchos lugares el ser portador del VIH.

Estamos hablando de luchar contra una enfermedad que frena el desarrollo y cuando nos referimos a este término hay otro que acude a nuestra mente con rapidez: la sostenibilidad. ¿Cómo conseguir que la población pueda seguir accediendo a las mejoras producidas por los proyectos de desarrollo una vez que el apoyo de la ONG de turno ha terminado? La formación de recursos humanos locales puede ser una buena vía para asegurar esta sostenibilidad, pues va a ser el personal de salud de la zona el que esté en contacto continuo con la población, y su capacitación es primordial para garantizar que se genere una capacidad sostenible para diagnosticar, prevenir y tratar la enfermedad. Además contribuiría a que no se siga reduciendo el capital humano de los países más golpeados por el sida donde, según conocíamos recientemente, el 40% del personal sanitario ha contraído ya el virus.

Volvemos al último informe de ONUSIDA. Los programas de prevención integral podrían evitar 29 millones de los 45 millones de nuevas infecciones previstas para 2010. Gobiernos, instituciones internacionales y ONG tienen ante estas cifras el reto de coordinarse para seguir trabajando por una mejora de los sistemas sanitarios y un mayor acceso a los tratamientos adecuados, pero además se les plantean como elementos fundamentales en su lucha contra el sida la apuesta por la prevención y sensibilización ante esta enfermedad, la formación de personal sanitario local en el tratamiento y prevención de la enfermedad y la participación de las comunidades beneficiarias en los proyectos que se pongan en marcha, para dar una respuesta a la que puede ser la mayor pandemia de nuestro tiempo y uno de los ejemplos más claros de la desigualdad existente en el mundo
Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/noticias/43295-sida_lo_que_la_prevencion_podria_evitar.html