webislam

Lunes 24 Febrero 2020 | Al-Iznain 29 Jumada al-Zani 1441
799 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Noticias

?idn=5000

El voto musulmán en las elecciones de la India

20/05/2004 - Autor: Yusuf Fernández - Fuente: Webislam
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Elecciones en la India (AP)
Elecciones en la India (AP)
Con una población de 160 millones de habitantes (un 15% del total), los musulmanes de la India constituyen una impresionante fuerza electoral. La mayoría de los partidos indios han querido atraerse tradicionalmente a esta fuerza, que es considerada decisiva en al menos una cuarta parte de los distritos electorales del país. 

En realidad, los musulmanes indios no han tenido que dudar mucho a la hora de escoger la opción política a la que dar su apoyo. En la India existen desde la independencia, en 1947, dos grandes fuerzas representadas por el Partido del Congreso, que defiende una ideología de centro-izquierda no confesional, y el Partido Bharatiya Janata (PBJ), una fuerza fundamentalista hindú, que busca transformar a la India en un estado puramente hindú (un programa que ha venido a conocerse con el nombre de Hindutva).

Así pues, durante las pasadas décadas, los musulmanes apoyaron al Partido de Congreso, regido por la dinastía de los Gandhi, en la creencia de que dicha fuerza política era la única que podía defender sus intereses y frenar al fundamentalismo hindú.

A mediados de los noventa, esta tendencia comenzó a debilitarse por tres factores principales. En primer lugar, el Partido del Congreso abandonó en parte su ideología no confesional, promovida entre otros por Nehru, y pasó a apoyar una versión moderada de la Hindutva con el fin de atraerse a parte del electorado moderado del BJP. Esta tendencia ha sido, sin embargo, rectificada en los últimos meses por la líder del Partido del Congreso, Sonia Gandhi, tras los fracasos electorales del partido en algunos estados. Sonia comprendió que la apuesta por la llamada "Hindutva suave" no había tenido impacto entre los votantes hindúes fundamentalistas, que preferían indudablemente el original a la copia, y había alejado además del partido a las minorías religiosas y a los sectores laicos de la sociedad india. Sonia ha preferido así en estas recientes elecciones recuperar la ideología original del Partido del Congreso, con el fin de poder presentar a este último como la única fuerza que busca representar a todos los estratos de la sociedad india.

En segundo lugar, el ambiente político indio de los años noventa era mucho más variado que el de épocas anteriores, debido sobre todo al crecimiento del número de partidos políticos (Hoy en día existen unos 170). Muchos de estos partidos ofrecían un mayor apoyo a los intereses de la comunidad musulmana que el Partido del Congreso.

En tercer lugar, cabe señalar que la mayoría de los musulmanes indios se sentían decepcionados por la actuación del Partido del Congreso en las anteriores décadas, ya que este partido no había tomado en cuenta los intereses de la comunidad musulmana ni resuelto los problemas de discriminación que había venido sufriendo.

No obstante, las estadísticas muestran que desde el año 2002 el voto de los musulmanes comenzó a dirigirse de nuevo de forma masiva al Partido del Congreso, debido, sobre todo, a su rechazo al BJP y su ideología fundamentalista hindú. Los musulmanes no pueden olvidar que algunos líderes del BJP, como el viceprimer ministro Lal Krishna Advani, jugaron un importante papel en la destrucción de la Mezquita Babri de Ayodhya en 1993, a manos de una multitud de fanáticos hindúes que querían levantar en su lugar un templo dedicado al dios hindú Ram, del que afirmaban que había nacido en ese mismo lugar. El BJP nunca condenó aquella destrucción ni la matanza de miles de musulmanes en los disturbios que la siguieron.

En 2002 miles de musulmanes fueron también asesinados en un salvaje pogrom que tuvo lugar en el estado indio de Gujarat, en uno de los peores ejemplos de violencia intercomunitaria que se recuerdan en el país. La prensa india acusó en aquel entonces al primer ministro del Estado, Narendra Modi, de haber alentado las matanzas. Sin embargo, el BJP no sólo no condenó la actuación de Modi, sino que volvió a presentarlo como candidato a primer ministro en las siguientes elecciones.

Acercamiento del BJP a los musulmanes

En los últimos meses, sin embargo, el BJP pareció comprender que su imagen de radicalismo estaba perjudicando sus expectativas electorales y agrupando en su contra a diversas minorías, como los sijs y los musulmanes. A esto hay que añadir que el programa de la Hindutva estaba encontrando también una fuerte oposición entre algunos de los partidos que forman, junto con el BJP, la Alianza Nacional Democrática (NDA), una coalición electoral que gobernó la India desde 1998 hasta las recientes elecciones de mayo de 2004.

Todo ello hizo reaccionar al sector más realista del partido, encabezado por el propio primer ministro, Atal Behari Vajpayee, que intentó realizar una aproximación a la comunidad musulmana y marcar, al mismo tiempo, distancias con respecto al programa de la Hindutva. Vajpayee aprobó así un programa electoral que incluía un plan de apoyo a la comunidad musulmana, con medidas tendentes a lograr una mejora en la educación y un desarrollo económico de la comunidad, así como a promover el nombramiento de más musulmanes para cargos estatales y de las empresas públicas. Asimismo, el programa contenía la promesa de firmes medidas en contra del posible estallido de nuevos episodios de violencia similares al de Gujarat.

Vajpayee anunció también en un discurso pronunciado en el mes de marzo -y en el que significativamente utilizó algunas frases en urdu (el idioma que hablan la mayoría de los musulmanes de la India)- que su partido adoptaría una línea más constructiva en la disputa sobre el destino del sitio donde se levantó la Mezquita de Babri y en el que los fanáticos hindúes pretenden construir su templo al dios Rama. Esta promesa parecía especialmente significativa por cuanto que el BJP había prometido a lo largo de los años noventa aprobar la construcción del templo hindú en el lugar si ganaba las elecciones. Del mismo modo, el BJP utilizó también el tema de la mejora de relaciones con el vecino Pakistán con el fin de intentar atraerse los votos de los musulmanes. El portavoz del BJP, Maqtar Abbas Naqvi, mostró públicamente su esperanza de que todas estas propuestas ayudarían a cambiar la imagen del partido, transformándolo en una fuerza política honesta y amiga a ojos de los musulmanes.

Estos intentos del BJP por atraerse el voto musulmán han sido mal recibidos, sin embargo, por las dos principales organizaciones fundamentalistas hindúes del país: la Rashtriya Swayamsewak Sangh (RSS) y el Vishwa Hindu Parishad -Congreso Mundial Hindú- (VHP). Ambas organizaciones han sido el pilar sobre el que se ha construido el BJP y algunos de los líderes de este último, como el propio Vajpayee o Advani, han militado en dichas organizaciones o mantienen estrechos vínculos con ellas. Estos grupos promueven activamente la aplicación de una versión radical de la Hindutva, mediante la creación de una "India hindú", y califican de "extranjeras" a todas las otras religiones. Estas organizaciones han promovido en los pasados años un clima de odio contra las minorías, y en especial contra los musulmanes, que ha alimentado disturbios intercomunitarios en diferentes lugares del país.

El vicepresidente del VHP, Acharya Giriraj Kishore, ha manifestado, en este sentido, que la apertura del BJP hacia los musulmanes era una iniciativa "equivocada y desastrosa". "No apoyamos las afirmaciones del primer ministro de que el BJP debería tratar a hindúes y musulmanes de la misma forma". El VHP ha tratado también de presentar a Sonia Gandhi como una "extranjera" por su origen italiano y ha lanzado una campaña abiertamente chovinista en su contra.

Voto en bloque al Congreso

Una reciente encuesta del diario Times of India mostró, sin embargo, que la mayoría de los indios no creían que en la sinceridad del BPJ y consideraban que sus propuestas eran un simple ardid político destinado a ganar votos. Del mismo modo, sólo un tercio de los entrevistados afirmó confiar en la promesa del BJP de que buscaría un arreglo negociado a la disputa de Ayodhya.

Los musulmanes no creyeron tampoco las promesas del BJP y votaron en bloque al Partido del Congreso. Amin Patel, un miembro de este último, declaró a Times of India que "los musulmanes han votado masivamente al Congreso. Deseaban derrotar a toda costa al BJP y no quisieron que su voto se dividiera entre diferentes partidos". Hay que señalar, además, que muchos musulmanes se han afiliado al Partido del Congreso en los últimos meses. Entre ellos hay que destacar a Seyyed Shahabuddin, uno de los principales líderes islámicos del país, que manifestó que su adhesión al partido obedecía a su deseo de luchar en pro de la recuperación de una política democrática y no confesional, similar a la que Nehru puso en práctica en las primeras décadas que siguieron a la independencia. Esta afiliación de musulmanes ha sido fruto también del trabajo del propio Partido del Congreso, que, siendo consciente de que el BJP estaba realizando una ardua campaña para atraerse el voto musulmán, puso en marcha una iniciativa dirigida a atraerse el apoyo de los líderes musulmanes. Al mismo tiempo, el Congreso realizó una fuerte crítica del programa chovinista hindú puesto en práctica por el BJP en los pasados años.

En este contexto no es de extrañar que la inesperada victoria de Sonia Gandhi en las elecciones generales y la consiguiente derrota del BJP hayan sido saludadas con entusiasmo por los musulmanes indios. Así por ejemplo, el Consejo de Musulmanes Indios del Reino Unido describió la debacle del BJP como "una victoria para la humanidad". "Al mostrar a los fascistas la puerta de salida, el pueblo de la India ha mostrado su madurez y su apoyo a un sistema no confesional, y a la coexistencia pacífica entre todas las comunidades de la India", señaló el presidente del Consejo, Munaf Zeena. "La derrota del BJP es la derrota del fascismo, de la filosofía del odio y de la política sin principios. Esperamos que este hecho sea una lección para todos aquellos políticos egoístas y sedientos de poder que han intentando triunfar en la política mediante el fomento de las divisiones y de los choques sangrientos de unas comunidades con otras... El BJP se suicidó al no tomar ninguna medida contra el primer ministro fascista de Gujarat, Narendra Modi (por la masacre de Gujarat)".

"La mayoría de los musulmanes de la India son esencialmente anti BJP", indicó, por su parte, Zaraful Islam Khan, director del Milli Gazetter, una publicación quincenal musulmana. "Sólo un 10% de ellos se han dejado engañar por la propaganda y la retórica del BJP". Para Khan existen muchas razones que inducen a creer que si el BJP hubiera ganado de nuevo las elecciones, habría seguido promoviendo el programa de la Hindutva e ignorado todas sus promesas anteriores dirigidas a los musulmanes.

Anuncios
Relacionados

Renacer islámico en Camboya

Noticias - 25/06/2003

El Islam en Holanda

Noticias - 04/07/2003

Los musulmanes de Vietnam

Noticias - 06/01/2004



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/noticias/43211-el_voto_musulman_en_las_elecciones_de_la_india.html