webislam

Miercoles 16 Octubre 2019 | Al-Arbia 16 Safar 1441
880 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Noticias

?idn=5228

Crónica desde Bagdad: cierre de hospitales y crímenes de guerra de los EE.UU

22/04/2004 - Autor: Rahul Mahajan - Fuente: Empire Notes
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

h
h
Bagdad, Irak

"¿Por qué insistes en preguntar sobre el cierre del hospital de Fallujah?", me pregunta exasperado mi traductor irakí. Le explico que se trata de una noticia de primer orden de la que nadie se ha hecho eco en los medios en inglés. Me mira incrédulo: todos los irakíes están al corriente.
Cuando los EEUU iniciaron el sitio de Fallujah, los civiles se convirtieron en blanco de sus ataques de diversas maneras. Bombardearon la estación eléctrica; más importante quizás, cerraron el puente sobre el Éufrates. El principal hospital de Fallujah está situado en la orilla occidental del río; casi toda la ciudad se asienta en la ribera oriental. Aunque técnicamente el hospital no estuviera cerrado, ningún médico que crea realmente en el juramento hipocrático consentirá en permanecer sentado en un hospital vacío mientras la gente se está muriendo por docenas en la otra orilla del río. De modo que los médicos cerraron el hospital, cogieron los limitados suministros y equipos médicos que podían acarrear y comenzaron a trabajar en una pequeña clínica de tres habitaciones realizando intervenciones en el suelo y perdiendo pacientes a causa de las deficientes instalaciones. Estos hechos no fueron relatados por los medios anglófonos hasta el 14 de abril, cuando se reabrió el puente.

En Najaf la guarnición hispanohablante "Plus Ultra" cerró el hospital universitario al- Sadr hace aproximadamente una semana (hasta ayer mismo permanecía cerrado). Con sus 200 doctores, el hospital (antiguamente llamado Hospital Universitario Saddam Hussein) es uno de los más importantes de Irak. Las tropas entraron y dieron a los médicos dos horas para abandonar el edificio, permitiéndoles llevar consigo sólo objetos personales -no material médico. La razón aducida fue que el hospital domina la base Plus Ultra y que su tejado podría ser utilizado por francotiradores de la resistencia. Al-Arabiya ha informado asimismo que en Qaim, una pequeña ciudad próxima a la frontera siria donde recientemente se han producido enfrentamientos, el hospital ha sido cerrado y los estadounidenses han apostado francotiradores en los tejados de los edificios vecinos.

Los EEUU también han saboteado el trabajo de los hospitales de otras formas. Aunque los primeros informes occidentales acerca de francotiradores estadounidenses disparando contra ambulancias provocaron un escándalo, hace dos días, en una conferencia de prensa, el ministro irakí de Sanidad Khudair Abbas confirmó que los soldados estadounidenses habían disparado contra ambulancias no sólo en Fallujah sino también en Sadrs City, el enorme arrabal que se extiende al este de Bagdad. Condenó dichos actos y exigió una explicación a sus superiores, el Consejo de Gobierno y Paul Bremmer.

Existen alegaciones persistentes de que desde la ruptura de las hostilidades los soldados estadounidenses visitan los hospitales para recabar información sobre los heridos con el propósito de llevarse a posibles miembros de la resistencia e interrogarlos. El hospital Nomaan de Aadhamiyah y el hospital Yarmouk de Yamrouk (dos áreas de Bagdad) recibieron la visita de los soldados estadounidenses durante los primeros días siguientes al comienzo de los combates en Fallujah (la mayor parte de los heridos evacuados de Fallujah habían sido conducidos a esos hospitales).

Generalmente, los médicos se niegan a convertirse en informadores de los ocupantes; un doctor me dijo que ha dado el alta a muchas personas recién salidas de la unidad de emergencias, sin tiempo de recuperarse adecuadamente, simplemente para permitirles evitar ser apresados por los estadounidenses. Según dijo, "Son mis compatriotas. ¿Cómo los voy a retener para que los capturen los estadounidenses?".

Mientras los medios de comunicación estadounidenses hablan de la "contención" y "precisión quirúrgica" de los ataques estadounidenses, cerca de 700 personas, al menos la mitad de ellos civiles, han muerto en Fallujah. Y, según el Miniterio de Sanidad, en las últimas dos semanas al menos otras 290 personas han muerto en otras ciudades, más de 30 de ellos niños. Muchas de las personas que han muerto a consecuencia del cierre de los hospitales nunca serán incorporadas al balance final de la "liberación".

A la luz de cualquier criterio razonable estos cierres de hospitales (y, por supuesto, los ataques contra las ambulancias) constituyen crímenes de guerra. Por mucho miedo que pueda tener la guarnición de la base Plus Ultra de ser atacada desde la azotea del hospital vecino, ése no era motivo para que clausuraran el hospital; habría bastado con que controlaran a la gente que entraba en él. En el caso de Fallujah está claro que una de las razones por las que los muyahedines estaban dispuestos a negociar un alto el fuego es conseguir la reapertura del hospital; en efecto, los Estados Unidos retenían (indirectamente) como rehenes a personas civiles a fin de conseguir objetivos militares.

A raíz de otro artículo anterior sobre ataques contra ambulancias mucha gente me escribió para preguntarme qué motivo podrían tener las fuerzas estadounidenses para hacer algo así. La cosa no cuadraba con la imagen que deseaban tener sobre el ejército estadounidense. Cómo, ¿que buscaban masacrar a civiles? Y, de ser eso cierto, ¿por qué?

En realidad, la cosa es muy simple: los EEUU tienen sus objetivos militares y simplemente no les preocupa cuántos civiles irakíes tienen que morir para sacar el máximo rendimiento a sus operativos militares. Un alto comandante del ejército británico criticó recientemente a los estadounidenses por considerar a los irakíes como Untermenschen (subhumanos), es decir, como una especie inferior de persona. También dijo que el soldado estadounidense medio ve a todos los irakíes como enemigos o como potenciales enemigos. Lo cual es exacto. He oído aquí decir lo mismo a docenas de personas: "No les preocupa lo que les pasa a los irakíes".

Aunque esta relativamente indiscriminada matanza de civiles puede servir a los objetivos estadounidenses -mantener lo más alto posible el índice de bajas enemigas con relación al de las bajas estadounidenses- en términos políticos la cosa es un desastre. Es muy difícil explicar a un irakí que un hombre que lucha desde su propia ciudad con un kalashnikov o un bazooka es un "cobarde" y un "criminal de guerra" (dado que, a lo que se ve, lo correcto debe de ser que salga al desierto y aguarde allí a que lo aniquilen desde el aire) pero que alguien que arroja bombas de 1.000 kilos sobre áreas residenciales o que dispara contra ambulancias porque tal vez transportan armas (aunque generalmente no lo hagan) es un héroe que respeta las leyes de la guerra.

Cuando estaba allí en enero advertí una penetrante atmósfera de descontento, frustración y rabia contra la ocupación. Pero por aquel entonces la mayor parte de la gente aún se limitaba a sortear los rigores de ocupación como buenamente podía, guardar paciencia y confiar en que las cosas terminaran mejorando. La insensata brutalidad de la ocupación ha acabado finalmente con la paciencia de la gente.

Antes, la ocupación podía haber vencido, no en la tarea de crear una verdadera democracia -nunca fue ése el objetivo--, pero sí en el intento de asegurar el control estadounidense sobre Irak. Ahora eso ya no es posible. La resistencia en Fallujah será aplastada y para conseguirlo se cometerán más crímenes de guerra; si los EEUU invaden Najaf, también allí podrán vencer militarmente. Pero a partir de ahora ninguna victoria militar conseguirá impedir que los irakíes continúen resistiendo.

Rahul Mahajan es responsable de Empire Notes. Estuvo recientemente en Fallujah y actualmente escribe y actualiza su blog desde Bagdad. Su último libro, "Full Spectrum Dominance: U.S. Power in Iraq and Beyond" analiza la política estadounidense en Irak, las mentiras sobre las armas de destrucción masiva, los planes de los neoconservadores y el rostro de las nuevas políticas imperiales de Bush. Se puede contactar con él en la siguiente dirección:rahul@empirenotes.org 

Nota: Esta crónica se ha realizado tras entrevistar a doctores de cuatro hospitales de Bagdad. Todos solicitaron permanecer en el anonimato.

Traducido para Rebelión por L.B
Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/noticias/43149-cronica_desde_bagdad_cierre_de_hospitales_y_crimenes_de_guerra_de_los_eeuu.html