webislam

Miercoles 19 Febrero 2020 | Al-Arbia 24 Jumada al-Zani 1441
686 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Noticias

?idn=3194

La prensa post-Saddam: de la represión al caos

15/09/2003 - Autor: Kamal al-Sharqy * - Fuente: www.islamonline.org
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

De sólo cinco periódicos con un total de 100,000 copias circulando en un país de 25 millones de habitantes, el número de periódicos publicado en Irak ha saltado a 90 después de la caída del régimen de Saddam Hussein.

Durante el gobierno baazista, la prensa era férreamente controlada. Sus titulares, fondos de las noticias, y los mensajes que ellos llevaron eran tan similares que resultaba difícil diferenciar entre los periódicos, a no ser por sus nombres. Todos ofrecían una fotografía de Saddam Hussein en la página frontal, aun cuando los artículos publicados no hiciesen referencia a ninguna de sus actividades.

Los cuatro periódicos oficiales eran Al-Thawra, publicado por el Baaz; Al-Jumhuriyah, boletín oficial del gobierno; Al-Qadisiyah, establecido durante la guerra de Irak-Irán como boquilla de las fuerzas armadas; y Al-Irak, patrocinado por los partidos Curdos que apoyaron al gobierno. Así los medios de comunicación impresos eran la canalización política del régimen, totalmente dedicado a servir los intereses gubernamentales dentro y fuera de Irak.

El quinto periódico, Babil que poseyó y revisó por Uday Hussein, el hijo de Saddam, era la excepción: publicó noticias que se prohibieron en otros periódicos y se atrevió a separarse de los parámetros definidos por las autoridades. Era el único periódico que podría criticar o podría reprochar a cualquier oficial detestado por Uday, no importa cual fuese su rango.

Los periódicos diarios no lograron grandes ventas ni largas tiradas, no únicamente por ser considerados una herramienta propagandística del régimen, sino porque sus precios aumentaron drásticamente en varias fases. En 1997, el precio de todos los periódicos diarios era de cinco dinar. Este precio saltó a 25 dinar y luego a 100 dinar antes de que alcanzara 250 dinar en el 2000. Estos aumentos drásticos no estaban justificados: no había aumento en el número de páginas ni cambios en el diseño. Así, el Al-Jumhuriyah tuvo que reducir el número de copias de 150,000 a 20,000, y Al-Thawra reducido su circulación de 200,000 a 25,000 copias. Los aumentos del precio también forzaron Alif Ba, el único semanario iraquí, a reducir su circulación de 180,000 a 20,000 copias.

Según Hasan Aswad, un vendedor ambulante: "mis clientes son los obreros principalmente gubernamentales, y para que estos compren un periódico diario o una revista semanal, tienen que gastar dos tercios de su sueldo mensual. No hay nada útil para ellos en los periódicos: no hablan sobre las preocupaciones de las personas ni se dirigen a sus necesidades, salvo la sección de "Quejas" que publica las contestaciones de las secciones gubernamentales pertinentes. El interés general en los periódicos esta bajo mínimos."

Una Explosión de los Medios de comunicación

Tras la caída de Bagdad el 9 de abril, los quioscos de la orilla del Tigris se inundaron con una variedad de periódicos. Hussein Jassim Taha, un distribuidor, comentó que durante la tercera semana de junio del 2003, el número de periódicos publicado en Irak superó los 90. Junto con periódicos que aparecen cada día o cada dos días, hay periódicos semanales y mensuales, que varían en cuanto al enfoque y especialización. Algunos se declaran independientes y otros adoptan la posición de sus patrocinadores.

La mayoría son periódicos afiliados a los partidos políticos y movimientos reconocidos, muchos de ellos similares a los que se publicaron en los años cuarenta. Según Midhat Al-Rabii, director de la Sección de Asuntos Legales del Ministerio anterior de Información, no hay ninguna ley que gobierne esta gama amplia de periódicos que varían en el enfoque, tamaño, dirección política y agenda.

Los periódicos publicados por los partidos políticos y movimientos reconocidos fueron los primeros en aparecer en el mercado. Había también periódicos alineados con organizaciones religiosas con base en Irak, pero que abrazan los puntos de vista de la revolución Iraní. Los periódicos religiosos han revelado la profundidad de la hendidura entre las muchas organizaciones y movimientos existentes dentro del chiísmo.

No hay un solo periódico que represente o exprese los puntos de vista de los musulmanes sunníes actualmente, aunque nada les impide publicar un periódico. Durante la época de Saddam, un grupo de Sunni publicó una revista mensual titulada Al-Fatwa que tenía una circulación de 8,000 ejemplares, y fue reconocido por el gobierno. Con el derrocamiento de Saddam, la publicación de la revista fue suspendida, a causa de su relación con el régimen.

Una de las publicaciones religiosas más importantes es Al-Kawzar, una revista quincenal que logró sobrevivir bajo la censura. Su publicación se detuvo unos meses antes de la caída del régimen de Saddam, pero ha resurgido tras la misma. La importancia de esta revista proviene de su presentación simplificada de problemas relacionados con el chiísmo, el centrarse en la familia del Profeta Muhammad (saws), sus puntos de vista moderados y abstención de atacar a otras tendencias. Con una circulación de 30,000, Al-Kawzar se ha convertido en la más ampliamente distribuida, teniendo aceptación entre Shiitas y Sunnis.

Adil Najih Al-Basisi, jefe de redacción del Al-Kawzar, dijo que su revista depende completamente de su rédito de las ventas y no recibe los fondos de ninguna organización o grupo. No se asocia con ningún grupo religioso concreto, a pesar de sus claras inclinaciones chiítas. La revista se publica en la ciudad santa de Najaf dónde se revisa y se imprime.

Junto con esta revista, existen otras publicaciones de grupos religiosos, aunque están en declive y los lectores los reciben con la apatía. Esto puede atribuirse a los extremismos y exageraciones en el uso de iconos chiítas, así como a estar centradas en los problemas del clero chiíta prominente, lo cual hace del material publicado algo repetitivo e insulso.

Lo que contribuyó al declive en la popularidad de estas publicaciones religiosas es la tendencia de otros periódicos independientes a cubrir los problemas extensivamente relacionada a los Shiitas y sus líderes religiosos. Según Sabti Khdair, distribuidor mayor, los publicadores de estos periódicos usan de tales temas para promoverse y aumentar sus ventas. La circulación de la mayoría de estos periódicos no excede las 3,000 copias.

La circulación de periódicos independientes y semanales no es estable. Otro tema que preocupa es la usurpación de nombres de reconocidos periódicos de los años cuarenta y cincuenta. Según Hussein Al-Samiraii —director general de Al-Rawabit para la Publicación y Distribución, una de tres corporaciones privadas en Irak— las disputas legales son inminentes. Por ejemplo, los herederos del ya clásico Al-Zaman han objetado fuertemente el uso de este nombre por un periódico iraquí publicado en Londres. Han amenazando con querellarse, citando las leyes que prohíben a individuos y compañías el arrogarse los nombres legales de otras compañías.

Al-Zaman es considerado uno de los periódicos más populares a lo largo de Irak aunque su circulación no excede los 15,000. También popular es Al-Saah publicado por Shaikh Ahamd Al-Kubaysi, un daiah musulmán residente en los Emiratos árabes Unidos, y Al-Ittihad, portavoz de la Unión Democrática del Kurdistán. La circulación de ambos periódicos es similar a la de Al-Zaman; sin embargo, la popularidad y la amplia distribución de Al-Ittihad es atribuida a su bajo precio, ya que no excede los 150 dinar.

Según Al-Samiraii, hay dos periódicos impresos en grandes las cantidades (50,000 copias) y, a pesar de su pretensión de independencia, son a menudo distribuidos libremente por fuerzas aliadas estacionadas a las esquinas de la calle. Éstos son Al-Sabah, un periódico a color cuya página delantera ofrece noticias de las actividades de las fuerzas de la unión, y Sumer que publica artículos y análisis a favor de las fuerzas de ocupación.

Las fuerzas americanas dirigen la publicación de una revista semanal titulada Al-Irak Al-Yaum. Publicado en árabe e inglés y distribuido gratuitamente, el periódico promueve los puntos de vista de la dirección militar americana.

La mayoría de los periodistas que trabajan actualmente para los periódicos iraquís, los periodistas particularmente profesionales, había trabajado para los periódicos del régimen anterior. Periodistas bien conocidos que defendieron las posiciones oficiales durante el régimen de Saddam tienen el paso restringido al nuevo periodismo.

Engañados en pensar que el negocio del periódico les reportaría grandes beneficios, algunos particulares se han embarcado en publicar un periódico. Algunos empresarios imaginaron publicar un periódico semanal, pero después de que el primer problema aparecía en el mercado, encontraron difícil sostener la publicación debido a su falta de material publicable o debido a la pérdida. Se han dado casos de periódicos que solo han conseguido vender 200 de los 5,000 ejemplares impresos.

Un futuro difícil

La situación actual de la prensa iraquí es el resultado natural de la libertad tras la represión y el levantamiento de censura. Es indicativa del goce de libertad de expresión, una meta que todas las fuerzas políticas y civiles en Irak han estado buscando durante más de 31 años.

Sin embargo, es dudoso que esta libertad dure, considerado las medidas arbitrarias de las fuerzas de ocupación, que han amenazado con controlar la prensa y castigar a los publicadores que "crucen la línea roja". Sin embargo el fenómeno de aparecer y desarrollarse rápidamente los periódicos parece haber disminuido, dado las circunstancias que rodean a los publicadores y la publicación de algunos periódicos, como la falta de consolidación. Esto es esencial para sostener una publicación, y no parece que los periódicos independientes puedan sobrevivir ante la dura competición de periódicos que reciben apoyo financiero y técnico.


* Kamel Al-Sharqy es un Periodista Iraquí y antiguo Jefe de Edición de Alif Ba, periódico semanal Iraquí. 

Anuncios
Relacionados

La inevitable renovación de los periódicos

Artículos - 26/08/2008

Palestina: El Horror que no cesa

Noticias - 29/07/2002

Bush quiso bombardear la sede de Al Yazira en Qatar

Noticias - 23/11/2005



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/noticias/42870-la_prensa_postsaddam_de_la_represion_al_caos.html