webislam

Miercoles 13 Noviembre 2019 | Al-Arbia 15 Rabi al-Auwal 1441
519 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Noticias

?idn=3158

Tony Blair puso en el paredón a David Kelly

28/08/2003 - Autor: The Independent, Agencias, REUTERS Y DPA
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Blair ordenó revelar que Kelly era la fuente del reportaje de la BBC 

Según sondeo, 67% de la población se cree engañada sobre los argumentos para la guerra contra Irak

Londres, 24 de agosto. El primer ministro de Gran Bretaña, Tony Blair, ordenó que se revelara que el científico y experto en armas David Kelly era la fuente de la polémica noticia de la BBC de que su gobierno maquilló informes de las presuntas armas de destrucción masiva de Irak, pero dejó que el Ministerio de Defensa se hiciera cargo.

Esta información se desprende de documentos, unas nueve mil páginas, divulgados el sábado en Internet por orden del juez del caso Kelly, Brian Hutton, que han sido presentados en la investigación que dirige, y que fueron suministrados por el gobierno, la BBC, diarios y comisiones parlamentarias.

Kelly, quien también era asesor del Ministerio de Defensa y ex inspector de armas de la Organización de Naciones Unidas, aparentemente se suicidó después que se dio a conocer que él fue la fuente de la BBC sobre Irak; su cuerpo apareció en una zona boscosa el pasado 18 de julio.

La cadena pública denunció a finales de mayo que el gobierno laborista "exageró" un dossier sobre Irak, elaborado en septiembre pasado, en el que habría agregado, sin la aprobación de los servicios secretos, la afirmación de que el derrocado líder iraquí Saddam Hussein podría lanzar un ataque letal en 45 minutos, uno de los principales argumentos para apoyar la guerra de Estados Unidos contra Irak.

Entre las pruebas divulgadas figura un memorándum de John Scarlett, presidente del Comité de Inteligencia Conjunto encargado de elaborar ese informe, fechado el 8 de julio, que destaca "el consenso general" en la oficina de Blair para divulgar el nombre de Kelly. "Existe consenso de que el asunto se hará público de forma inevitable", escribió Scarlett después de una reunión celebrada en Downing Street con Blair, dos días antes que se diera a conocer el nombre de Kelly como la fuente de la BBC.

En aquella reunión del 8 de julio se analizó también cómo reaccionaría la BBC si se revelaba su fuente. "Si el nombre del Dr. K se hace público, ¿será el gobierno criticado por haberlo puesto bajo mayor presión?", pregunta el texto, que concluye: "PM (por Blair, el primer ministro) repite que el MoD (Ministerio de Defensa) debe seguir a cargo y continuar sus procedimientos".

Unas horas después, el Ministerio de Defensa publicó una declaración en la que no mencionaba al científico, pero confirmó su nombre a la prensa sólo 24 horas después y así lo admitió esta semana su directora de comunicación, Pam Teare, en su comparecencia ante el juez Hutton.

El martes 15 de julio, David Kelly fue sometido a un duro interrogatorio por la Comisión Parlamentaria de Asuntos Exteriores que investiga las pruebas facilitadas por el gobierno sobre Irak. El microbiólogo reconoció haber hablado con el periodista de la BBC Andrew Gilligan, pero aseguró que no había sido la fuente principal.

El miércoles 16 de julio Blair afirmó ante la Cámara de los Comunes que la BBC debería aclarar si Kelly fue o no su fuente de información, cuando fue él mismo, Blair, (según el memorándum publicado) quien dio la orden de dar a la BBC el nombre de Kelly.

El viernes 18 de julio, la policía encontró el cadáver de Kelly a unos ocho kilómetros de su casa; en ese lugar aparentemente se cortó las venas de la mano izquierda.

Otro documento muestra que la policía llegó en un momento dado a planear el arresto de Kelly por otra filtración de datos de inteligencia a Gilligan, quien fue el que investigó la polémica noticia.

El 10 de julio, día en que el nombre de Kelly apareció en los periódicos como posible fuente de la BBC, responsables de seguridad en el Ministerio de Defensa debatían si Scotland Yard debía entrevistar al científico. Los documentos demuestran que esa investigación se cerró una semana antes de la muerte de Kelly, quien se desconoce si llegó a enterarse de esa posible investigación.

Otra carta presentada al juez muestra la cólera de la familia de Kelly por las posibles filtraciones en su contra de miembros del gobierno después de su muerte, como publicaba la prensa. El abogado Peter Jacobsen, quien representa a Janice Kelly, la viuda del científico, escribió a los letrados del gobierno para saber si el Ministerio de Defensa era responsable de describir de "fantasioso" al fallecido experto en armas.

Tom Kelly, vocero de Blair, fue quien hizo ese comentario, y posteriormente se retractó y ofreció una disculpa pública a la viuda del microbiólogo.

En otra carta, Jacobsen pregunta quién es el responsable de una noticia publicada por The Independent, según la cual David Kelly ya estaba siendo investigado por sus contactos con periodistas antes de este caso y pide conocer los detalles de la investigación.

Entre los documentos presentados a Hutton figuran correos electrónicos, memorando, cartas y todos los borradores y la versión final del polémico dossier sobre Irak que fue divulgado en septiembre pasado y que es el origen de este caso.

El próximo jueves Blair testificará ante Hutton, y tendrá más preguntas que responder sobre este caso.

Blair podría ser cuestionado por qué el documento sobre las presuntas armas de destrucción masiva de Irak fue inflado y por qué no detuvo la batalla entre su jefe de comunicaciones, Alastair Campbell, y la BBC, indicó el diario británico The Guardian.

Un día antes lo hará el secretario de Defensa, Geoff Hoon, quien en particular fue muy criticado por la forma en que se hizo público el nombre de Kelly.

Menzies Campbell, vocero del partido Liberal Demócrata, indicó: "En su evidencia, el primer ministro tendrá no sólo que satisfacer al juez Hutton, sino también al pueblo británico".

En este contexto, 67 por ciento de los británicos cree que fue engañado en relación con las supuestas armas de destrucción masiva iraquíes para justificar la guerra contra el país árabe, según encuesta publicada hoy por el Sunday Telegraph.

Daño a la imagen del gobernante 

La encuesta reveló que la credibilidad de Blair se ha visto dañada por las circunstancias que rodearon la muerte de Kelly.

La decepción también es patente entre los votantes del Partido Laborista, ya que 62 por ciento de quienes lo apoyaron en las últimas elecciones cree que el gobierno mintió sobre el armamento iraquí.

Además, 61 por ciento afirma creer las afirmaciones de la BBC y sólo 23 por ciento cree que su denuncia era falsa.

El porcentaje de los que desconfían del premier se eleva a 58 por ciento si se tiene en cuenta a todos los mayores de edad, no sólo a los votantes laboristas, indica el Sunday Telegraph.

Quienes salen peor parados son Hoon, jefe en último término de Kelly, y Campbell, al que se acusa de manipular los informes. También 33 por ciento cree que el propio Blair debería dimitir tras esta crisis.

Blair pidió "insistir" en la amenaza nuclear que suponía Bagdad 

Londres reitera que recibió la información sobre el arsenal de un país que no era EU

AFP Y THE INDEPENDENT 

Londres, 25 de agosto. La presión se acentuó aún más este lunes sobre el primer ministro británico, Tony Blair, tres días antes de que comparezca ante el juez Brian Hutton, quien investiga la muerte del experto en armas David Kelly.

El último documento potencialmente explosivo para Blair que fue detectado por los diarios británicos Daily Telegraph y Financial Times es un memorándum de Alastair Campbell, el director de Comunicación del primer ministro. En el texto, sugiere que Blair pidió que se insistiera en la amenaza nuclear que suponía Bagdad en un controvertido informe gubernamental sobre el arsenal iraquí de septiembre de 2002. "Al primer ministro le preocupa la forma en la que usted presenta la cuestión nuclear", escribió Campbell el 17 de septiembre a John Scarlett, presidente del comité conjunto de los servicios de información.

El 19 de septiembre, en otro correo electrónico, Campbell proponía a Scarlett que se rescribiera el pasaje sobre la cuestión nuclear iraquí incluyendo al final, como conclusión, la siguiente fórmula: "podrían producir armas nucleares en uno o dos años" con ayuda exterior. Dicha fórmula fue utilizada en el texto definitivo, y también fue uno de los argumentos empleados por el gobierno laborista para justificar el apoyo a la guerra que Estados Unidos impulsaba desde entonces contra Irak.

Se trata de informaciones altamente embarazosas para Downing Street, que ha negado siempre haber intervenido en la redacción del informe o haber exagerado las informaciones del documento para justificar la guerra contra Irak, como aseguró la BBC.

En otro de los documentos se señala que la aseveración de que Irak compró uranio en Africa fue establecida como un hecho, a pesar de las débiles pruebas sobre ello. El diario británico The Independent señala que la acusación fue suavizada al final de la versión del dossier, en donde se lee que Saddam Hussein solamente "buscó" material en Níger para desarrollar su programa de armas nucleares.

La revelación de que la acusación original fue mucho más severa generó sospechas de que Gran Bretaña fue obligada a corregir el tono de su dossier después de las advertencias de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de que el vínculo con Níger era poco probable.

También sugiere que Gran Bretaña estaba muy ansiosa de mostrar a Hussein como una amenaza nuclear y eso la llevó a mantener una débil versión de sus acusaciones en el dossier.

El borrador presentado los días 10 y 11 de septiembre señala: "lo que sabemos" de las armas de destrucción masiva de Hussein es que "Irak continúa trabajando en el desarrollo de armas de destrucción masiva... podría utilizar uranio en la producción de armas y este metal fue adquirido en Africa", establece el documento.

En el sumario de ese texto también se afirma que "recientes informes de inteligencia indican que Irak adquirió grandes cantidades de uranio, a pesar de no tener un programa civil nuclear que amerite esa compra".

En el dossier final, que fue presentado el 24 de septiembre, la acusación fue mucho más suave. Solamente se señaló que "hay informes de inteligencia que indican que Irak buscó proveerse de significativas cantidades de uranio de Africa". Al parecer el cambio de palabras fue el resultado de advertencias de la CIA, la cual concluyó que eran ordinarias falsificaciones.

El caso de Níger provocó un serio daño a la imagen de Bush cuando éste repitió la acusación en su informe a la nación de enero pasado, a pesar de los recelos de la CIA.

Gran Bretaña insiste en que recibió diferentes informes de inteligencia de un tercer país, datos que no ha compartido con los estadunidenses. "La información en el dossier fue con base en datos de inteligencia de más de una fuente", señaló el ministro de Exteriores, Jack Straw.

La CIA envió a Joe Wilson, un ex diplomático, a Níger para que investigara las acusaciones en 2002, y posteriormente concluyó que eran falsas. De igual forma la Agencia Internacional de Energía Atómica indicó este año que esos documentos relacionados con las acusaciones eran falsificados.

Por otro lado, el secretario de Estado estadunidense, Colin Powell, es el miembro del gobierno con mayor índice de popularidad en su país, superando claramente al presidente George W. Bush, según sondeo de la empresa Harris publicado este lunes.

Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/noticias/42845-tony_blair_puso_en_el_paredon_a_david_kelly.html