webislam

Domingo 5 Abril 2020 | Al-Ajad 11 Shaban 1441
773 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Noticias

?idn=500

Sahara: El nuevo plan Baker: un viaje hacia el caos

25/06/2003 - Autor: Carlos Ruiz Miguel *
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Se suele desconfiar de aquello que no responde al nombre que se le da. El nuevo plan presentado por Baker para resolver el conflicto del Sáhara se  titula "Plan de paz para la autodeterminación del pueblo del Sáhara Occidental" (plan Baker II). Sin embargo, este documento no traerá la paz, sino la violencia, no hace posible la autodeterminación y niega al pueblo del Sáhara Occidental. Lo único cierto de su título es que es un "plan".

¿Por qué el plan de Baker no traerá la paz?

Por dos razones: de un lado, porque siembra el germen de la guerra civil en un proceso de "palestinización" y, de otro, porque pone las bases de un exterminio esbozando un auténtico "guetto". La guerra civil es una consecuencia altamente probable porque al mismo tiempo que Naciones Unidas renuncia a mantener el orden y la seguridad interior, el plan decide armar a las dos partes en conflicto. Así, se establece la posibilidad de crear una "policía armada saharaui" (punto 8.A) al mismo tiempo que se mantiene en el territorio el Ejército ocupante con la posibilidad de que actúe para defender "la integridad del territorio contra toda tentativa secesionista que emane del interior o del exterior" del Sáhara (punto 8.B).

¿Qué ocurrirá cuando la Autoridad Saharaui —que hará las leyes, nombrará los jueces y ejercerá numerosas competencias ejecutivas— tome decisiones que Marruecos estime que constituyan una "tentativa secesionista"? El escenario no es difícil de imaginar: sólo tenemos que ver lo que sucede en los territorios ocupados palestinos entre la policía palestina y el Ejército israelí. Pero esto no es todo. El plan Baker II establece que el Ejército marroquí "defenderá" las fronteras (puntos 8.B y 20)  parece que las fronteras internacionales del Sáhara (por cierto, ¿por qué no las fronteras de la parte del Sáhara que se quedó Marruecos tras pactar con Mauritania en 1976 o las que delimitan los muros el territorio ocupado y el territorio liberado?); sin embargo, al mismo tiempo dice (punto 20) que el Ejército saharaui estará acantonado en los puntos acordados en el plan de paz dentro del territorio ¡dentro del territorio que "defiende" el Ejército marroquí!.

Es decir, el Ejército marroquí tendrá rodeado por los cuatro costados al Ejército saharaui que se hallará así en un "guetto" sin posibilidad alguna de renovar su armamento y recibir municiones, pues Marruecos mantiene la comptencia exclusiva sobre producción, venta, posesión y empleo de armas ¡con la única excepción de las armas de la policía saharaui! En definitiva, según el Plan el Ejército saharaui se convertirá algo así como en un ejército indio armado de flechas en una reserva rodeado por el ejército "yankee" con potentes armas de fuego.

¿Por qué el plan Baker II no hace posible la autodeterminación?

El Consejo de Seguridad dio instrucciones muy precisas a Baker para que elaborara una propuesta que hiciera posible la "autodeterminación" del territorio del Sáhara. El problema es que el plan Baker II, igual que el plan Baker I, da por demostrado precisamente lo que está por demostrar.

Está por demostrar que el Sáhara sea un territorio legalmente bajo "administración" marroquí, es más, las propias Naciones Unidas han negado en enero de 2002 que Marruecos sea potencia "administradora". Igualmente, está por demostrar que el Sáhara sea marroquí a título de soberanía, pues eso es algo que sólo se podrá determinar después del referéndum. Sin embargo, el plan Baker II contiene ciertas disposiciones que antes del referéndum atribuyen a Marruecos competencias que sólo pueden corresponder a quien es soberano o administrador legal del territorio.

Así, el plan Baker II establece que la bandera, la moneda, las aduanas y la administración de correos y telecomunicaciones de Marruecos se aplicarán en el territorio. Pero además, corresponderán a Marruecos las relaciones internacionales (incluidas, ¡ay, el petróleo! las relativas a "cuestiones económicas y otras que presenten un interés directo para el Sáhara Occidental, puntos 8.A y 9), la "seguridad nacional" (¿seguridad "nacional" de quien, de Marruecos o del Sáhara?), la defensa de la "integridad del territorio" (y está claro que se refiere al de Marruecos) y la "defensa exterior" (¿exterior a quien, a Marruecos o al Sáhara?) Todos estos poderes presuponen que el Sáhara forma parte desde ya de Marruecos, pero jurídicamente hablando el Sáhara no forma parte de Marruecos (ni a título de "soberanía" ni de "administración"). Admitir tales competencias supone hipotecar el referéndum haciendo imposible la autodeterminación. Y esta autodeterminación aún se hace más imposible porque se niega a su propio sujeto, el pueblo saharaui.

¿Por qué el plan Baker niega al pueblo saharaui?

El plan Baker, como es ya sabido, establece dos procesos electorales. Un primer proceso electoral, para elegir al Ejecutivo y al Parlamento de la "Autoridad del Sáhara Occidental", que debe llevarse a cabo por quienes formen parte del "pueblo saharaui", a saber, los considerados saharauis por las Comisiones de Identificación de Naciones Unidas tal y como figuran en el censo de diciembre de 1999, más los refugiados inscritos el 31 de octubre de 2000 en la lista del Alto Comisariado de Naciones Unidas para los refugiados (punto 5). Sin embargo, el segundo proceso electoral, el decisivo, el que teóricamente tiene que resolver sobre la "autodeterminación" se debe llevar a cabo por todos los anteriores... más todos aquellos que "hayan residido de manera continuada en el Sáhara desde el 30 de diciembre de 1999" (punto 6).

Esta cláusula, que constituye una flagrante negación de ese "pueblo saharaui" al que se alude en el título del plan, es de una más que dudosa legalidad. Primero, porque las propias Naciones Unidas que oficialmente proclamaron en 1999 el censo del "pueblo saharaui" que debía ejercer la autodeterminación no pueden ahora sostener lo contrario de lo que ellas mismas han hecho. Pero además, el "nuevo" censo que propone James Baker vulnera una disposición fundamental del

 Derecho Internacional. El cuarto convenio de Ginebra, de 12 de agosto de 1949, relativo a la protección debida a las personas civiles en tiempos de guerra, establece en su artículo 49 un mandato muy claro: "la potencia ocupante no podrá deportar o transferir parte de su propia población civil al territorio que ocupa". Es obvio que la propuesta de Baker pretende incluir en el "nuevo censo" a unos colonos que fueron transferidos por Marruecos al territorio que ocupa.

En la medida en la que la propuesta de Baker vulnera frontalmente el artículo 49 de la cuarta convención de Ginebra, la misma no puede ser considerada sino como ilegal.

* Catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad de Santiago de Compostela

Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/noticias/42754-sahara_el_nuevo_plan_baker_un_viaje_hacia_el_caos.html