webislam

Jueves 20 Febrero 2020 | Al-Jamis 25 Jumada al-Zani 1441
731 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Noticias

?idn=671

Cachemira y el Conflicto Indo-Pakistaní

11/04/2003 - Autor: Javier Díaz - Fuente: Observatorio de Conflictos
  • 1me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Kashmir esta situada en la parte septentrional del subcontinente indio y la región es famosa por su belleza natural. Su población esta constituida mayoritariamente por  granjeros, pero también existe una pequeña industria productora de mantas y alfombras, Kashmir es famosa también por su lana.

Desde 1947, fecha de la creación de Pakistán y la India, ambos países mantienen un litigio constante sobre la región de Kashmir que ha ocasionado numerosos altercados diplomáticos y enfrentamientos armados. El territorio ha estado dividido entre India y Pakistán desde 1947. India controla la mayor parte de Cachemira, territorio organizado como el Estado de Jammu y Kashmir. Pakistán administra el resto (la parte noroeste), que se denomina Azad Kashmir (Cachemira Libre). La capital del Estado de Jammu y Kashmir es Srinagar en verano y jammu en invierno. El centro administrativo de Azad Kashmir es la ciudad de Muzaffarabad.

Los ensayos nucleares efectuados por India y Pakistán han llamado la atención internacional, mostrando una nueva e inquietante etapa de la feroz rivalidad, ya que el enfrentamiento podría  devenir en una confrontación nuclear.

Orígenes de la partición

En el periodo colonial la comunidad musulmana constituía un cuarto de la población total de la India, en 1885 se funda, bajo el dominio del imperio Británico, el  Congreso Nacional Indio con la intención de ser el interlocutor de las autoridades británicas, como representante de toda la población de la india. Este congreso estaba formado por un conjunto de notables occidentalizados, la gran mayoría perteneciente a la comunidad hindú, la comunidad musulmana al aceptar en menor medida la educación occidental estaba escasamente representada.

 En 1906 ante la posibilidad de que se introduzcan en la India unos consejos locales elegios por sufragio censitario, un conjunto de notables crea  la Liga Musulmana y va a exigir al Virrey garantías para la representación de su minoría a través del establecimiento de distritos electorales separados, objetivo que se va ha lograr en 1909. La liga se constituye con una clara orientación defensiva de los propios intereses comunitarios.

Desde 1929 el congreso va a tener como meta  la independencia de la India.  Alí Jinnah, líder de la liga musulmana, en 1940 va a enunciar su discurso sobre las dos naciones separadas, sobre la conformación de dos Estados nacionales autónomos, para él la única salida para proteger a las minorías musulmanas de la dominación hindú era la partición de la India. Ya en 1930 el escritor islámico Muhammad Iqbal presentó la idea de la formación de un Estado musulmán unido federativamente a la India, a su juicio era preciso que el Islam inspire el nacionalismo político de los musulmanes en las regiones donde son mayoritarios, éste fue el nacimiento ideológico del futuro Pakistán. En 1933 un estudiante musulmán en Cambridge, Chudhari Ramat Ali,  ideo la denominación PAKISTÁN, cuyo significado es "tierra de los espiritualmente puros y limpios", realizada a partir de un acrónimo en que se recogen las iniciales de las principales regiones que habrían de conformar el Estado musulmán.

En 1947 se realizó la transferencia del poder británico, de forma separada, a la India y a Pakistán, el que quedó dividido en dos partes: Pakistán Occidental, que coincidía con el actual Pakistán, y Pakistán Oriental, el actual Bangladesh. Los dos estaban separados por 1.600 kms. de territorio indio.

Conflicto tras la partición

Con la celebración de la independencia alrededor de 6 millones de hindúes salieron de Pakistán hacia la India, mientras que otros 8 millones de musulmanes hicieron el viaje contrario, abandonaron sus hogares huyendo en tren coche o carro, aunque la mayoría integro unas interminables marchas llamadas Kalifas. A veces las columnas de musulmanes e hindúes se cruzaban en el camino, generando incidentes sangrientos y la población mayoritaria en distintos territorio, inicio una persecución brutal de las minorías. 

Con la división del subcontinente, alrededor de 552 estados fueron empujados a unirse a la India o a Pakistán, sin embargo quedaron en pie casos de compleja solución, al ser el príncipe de una religión y la mayoría de los súbditos de otra, se trataba de los principados de Hyderabad, Junadagh y Cachemira (Kashmir) que decidieron no unirse a ningún país. El de Junadagh, microestado hindú con nawab musulmán, se resolvió pronto, al estar rodeado de territorio Indio, con ocupación militar y posterior plebiscito. El caso de Hyderabad con mayoría de población hindú y nizam islámico fue resuelto también de forma similar, pero el caso de Cachemira esta todavía hoy irresuelto.   

El estado de Cachemira presentaba una composición compleja, estaba integrada por tres territorios muy diferentes, el nuclear de cachemira es musulmán (dos tercios de la población), el de Jammu es Hindú (un tercio) y el de ladakh es budista (minoría). Otros grupos minoritarios son los sijs, los paharis y los dogras. La mayoría de la población era musulmana pero el raja, Hari Singh, era hindú.

Tras la retirada de los británicos, en el principado surgió una revuelta liderada por grupos tribales armados apoyados por Pakistán, en respuesta de esto el raja hindú pidió ayuda militar a India a cambio de la integración del territorio. Cuando la India movilizó sus tropas, la respuesta pakistaní no se hizo esperar, dando comienzo en 1948 a la primera guerra entre ambos Estados. El gobierno indio solicitó la mediación de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y esta estableció una línea de alto el fuego, quedando dos tercios de Cachemira en manos de India y el resto para Pakistán, prometiendo al pueblo cachemir la celebración de un referéndum con el que se determinaría el deseo de los habitantes de la zona. La consulta nunca llegó a celebrarse.

En 1962 China invadió Ladakh (parte este de la región) y logró anexarse la meseta de Akasai Chin, y nuevos incidentes fronterizos entre India y Pakistán  llevaron en 1965 a una segunda guerra entre estos Estados.

Durante un tiempo  la situación en el área en disputa se mantuvo bajo control, pero llevándose a cabo innumerables violaciones al cese del fuego establecido por las ONU, algunas de ellas de bastante gravedad, pero que no derivaron en nuevos enfrentamientos, al tiempo que se intensificaba la acción de organizaciones que se oponen a la llamada "ilegítima ocupación india del Estado de Jammu y Kashmir".A fines de 1989, el ambiente comenzó a convulsionarse. En este período surgen varios grupos rebeldes, entre los cuales se encuentran Hizbul Muyahidin (es la guerrilla más veterana compuesta por cachemires), Lashkar e Toyeba (formado por cachemires con un culto al Islam muy rígido) y  Harakat ul muyahidin (una brigada internacional formada por afganos, paquistaníes y árabes). Aparte de estos grupos, hay docenas de grupos más pequeños, que sobreviven gracias a la ayuda de los habitantes de las villas. La opinión Kashmiri está fuertemente en favor de la lucha por la independencia. En la actualidad India ha movilizado una gran cantidad de tropas para aplastar el movimiento que reclama libertad, sólo conserva Cachemira mediante una dura ocupación militar.

Derecho de autodeterminación

El conflicto Cachemira ha sido siempre visto por la comunidad internacional como una disputa territorial entre dos estados vecinos y  no como un enfrentamiento sobre el derecho del pueblo kashmir para ejercer su derecho de autodeterminación.

India demostró no reconocer la opinión del pueblo kashmir al realizar en 1996 unas elecciones fraudulentas, colocando un gobierno maniquí encabezado por  Farooq Abdullah. En ese entonces los grupos pro-independentistas convocaron a la población para boicotear las elecciones, ya que entendían a las elecciones como un intento del gobierno indio para legitimar su ocupación. En la actualidad el Gobierno indio ha decidido convocar unilateralmente elecciones en Jammu&Kashmir, haciendo caso omiso a las demandas de las organizaciones independentistas para un diálogo previo. El resultado ha sido el llamamiento al boicot por parte de todas las organizaciones kashmires, repitiéndose la situación de 1996. En opinión de las fuerzas independentistas es necesario llevar a cabo un diálogo que posibilite la solución al conflicto, y en este dialogo es necesaria la participación de las tres partes, India, Pakistán y Jammu&Kashmir.

Bajo la denominación de «Operación Tigre» India desarrolla su lucha contra los movimientos independentistas de Jammu&Kashmir, realizando toda una política de guerra sucia, con detenciones de hasta seis meses sin juicio, juicios secretos, torturas, violaciones, política de tirar a matar, convirtiendo a la mayoría de la población en sospechosa y haciéndola víctima de esa represión.

En estos momentos, tras el cruce de acusaciones mutuas entre India y Pakistán, ambos estados mueven sus fichas buscando siempre la defensa de sus propios intereses, utilizando el conflicto de Kashmir para desviar la atención de los graves problemas económicos y sociales que sufren  dentro de sus fronteras.

Para aquellos que apoyan la autodeterminación del pueblo kashmir, el reconocimiento de ese derecho y el ejercicio del mismo no pueden ser suplantados por medio de supuestas autonomías o con el reparto territorial. También sostienen que no se puede pretender que la celebración de elecciones legislativas sea algo similar al ejercicio de ese derecho. Concluyendo que una solución al conflicto a través del uso de una política represora y militar está condenada al fracaso.

La estrategia de Washington

En el conflicto se ha evidenciado la presencia de terceras potencias regionales, especialmente de China, a través de un decidido apoyo a Pakistán y de Rusia en favor de India, pero en un grado de intensidad menor. Se estima que si la India ataca a Pakistán, China se sentiría amenazada y por lo tanto, podría hacer uso de su capacidad de represalia. Lo anterior ocasionaría una reacción especialmente en Estados Unidos y otras potencias, generando una rivalidad y competencia militar propias de la guerra fría, aunque esta vez con China y Estados Unidos como polos.

La relación de Washington con la India a lo largo de los últimos cincuenta y cinco años refleja con nitidez la importancia de ésta en la configuración geopolítica estadounidense. Con la intención de contrarrestar el peligro representado por China, EEUU busca la adhesión definitiva de la India al organigrama que ha diseñado para el Asia Central del futuro. Para la Casa Blanca podría resultar de gran importancia aparecer ante la población de India como el desactivador principal de la cuestión cachemira y la gran potencia que colocó a la India en un rango de primer orden en la lucha contra el terrorismo islámico.

India que no se ha preocupado por tomar en cuenta el sentir de los habitantes de la parte de Kashmir que mantiene bajo su dominio, ha conseguido que Naciones Unidas se desentienda del proyecto de referéndum aprobado en 1948 y confirmado con posterioridad. EEUU ha utilizado a la ONU como el brazo ejecutor de su política globalizadora de premios y castigos, como en el caso de Israel con Palestina o Marruecos con el Sáhara, despreciando la voluntad y el derecho de las gentes del lugar.

Por otro lado el régimen paquistaní, lo mismo que otros países musulmanes y de eso llamado "Tercer Mundo", cuentan con muy pocas opciones como rehenes que son de una relación de alianza asimétrica con la gran potencia mundial. Ésta decide cómo y cuándo se articulan los parámetros de dicha relación y hasta dónde llegan las atribuciones de los regímenes colaboradores, preocupados en primer lugar por mantenerse en el poder.

Contra el terrorismo

EEUU, encabezando la supuesta lucha contra el "terrorismo internacional", se impone como mediador en el conflicto, y los gobiernos tanto de India como de Pakistán están atados a aceptar su intervención. EEUU y Occidente en general se han percatado de que algo tan abstracto como la religión, en un espacio geográfico donde el Islam aporta el principal referente ideológico y social, constituye una grave amenaza para sus intereses.

Una vez encaminado el proceso de dominio en buena parte del mundo islámico, Washington quiere que sus gobiernos aliados restrinjan al máximo no sólo la actividad política y social de los partidos y organizaciones islamistas del signo que sean, sino que también elaboren una ideología islamista general que no ponga en duda la hegemonía estadounidense. La falta de libertades en los países musulmanes le permite conseguir dos grandes objetivos: 1) que la animadversión de buena parte de la población, a la que ni siquiera se permite manifestarse, no se traduzca en acciones políticas perjudiciales para sus intereses 2) que los regímenes locales, deslegitimados y asentados en el poder por la fuerza y el abuso, vean en Washington el único garante de su continuidad.

Algunos sostienen que estos países no tienen otro remedio que aceptar los dictados norteamericanos. Otros opinan que sí tienen otra salida: ampliar la base del poder y permitir que la población asuma sus riesgos, compartir con todos la responsabilidad de tomar decisiones vitales y no renunciar nunca al derecho a la legitimidad y la voluntad popular.
 

Bibliografía:

Rosa Meneses Aranda. "India, Pakistán y EEUU: Juego de alianzas por Cachemira", Papeles de cuestiones internacionales, nº 77, Primavera 2002, Centro de Investigaciones para la Paz, Madrid.

De La Torre Del Rio, R. "Independencia y partición", Historia 16, nº 256.

Elorza, A & Borreguero, E. "Una diversidad rota", Historia 16, nº 256.

Osanna Julia. "Cachemira: la frontera más peligrosa del mundo", Observatorio de conflictos, Argentina, 2001.(http://www.nodo50.org/observatorio/cachemira.htm)

CESIM, "Conflicto Indo-Pakistaní por la region de Jammu y Kashmir", 1998. (http://www.cesim.cl/p3_otras_publicaciones/site/pags/20020611125442.html)

Txente Rekondo. "Movimientos en Jammu & Kashmir", Gavinete Vasco de Análisis Internacional, 2002.( http://www.gara.net/orriak/P25082002/art29763.htm)

Ignacio Gutiérrez De Terán. "Washington no paga traidores: la delicada situación del régimen de Musharraf tras la intervención en Afganistán",2001. CSCAweb (http://www.nodo50.org/csca)

The Muslim Directory online. "Jammu & Kashmir". (http://www.ummah.net/kashmir)

Anuncios
Relacionados

Por el fin de la ocupación de Cachemira

Artículos - 16/07/2002

Medio siglo de ocupación en Cachemira

Artículos - 16/07/2002

La ley del silencio sobre la bomba israelí

Artículos - 06/03/2007



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/noticias/42674-cachemira_y_el_conflicto_indopakistani.html