webislam

Jueves 4 Junio 2020 | Al-Jamis 12 Shawwal 1441
2010 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Noticias

?idn=1145

El documento final de la Cumbre de la Tierra, producto de subordinación y complicidades

03/09/2002 - Autor: Alejandro Nadal - Fuente: www.lajornada.org
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Johannesburgo, 2 de septiembre. La retórica oficial en la cumbre de Johannesburgo sobre desarrollo sustentable es optimista. La página oficial de esta reunión anuncia hoy sin titubeos que los delegados de la reunión ya llegaron a acuerdos en casi todos los puntos del plan de acción.

Con esa retórica feliz, compartida por los gobiernos y sus socios en las empresas trasnacionales, se busca rescatar esta reunión estéril y hasta dañina. La maniobra es clara: en vista de que se han logrado "avances" en casi todos los frentes, se puede decir que la reunión ha sido un éxito y se pudo evitar el fracaso. Pero si a ese documento se le llama triunfo, cabe concluir que hubiera sido mejor un fracaso.

El documento que emana de la cumbre es testimonio del cinismo con que gobiernos y empresas trasnacionales pretenden enfrentar el tema social y ambiental a escala mundial. A 10 años de la cumbre de Río (UNCED 92), la pobreza y el deterioro ambiental se han intensificado en el planeta. Pero eso no es obstáculo para que el plan de acción de la Cumbre de Johannesburgo sobre Desarrollo Sustentable descanse en la premisa fundamental de que el mundo necesita continuar con la liberalización comercial y financiera para alcanzar el desarrollo sustentable.

Tampoco ha impedido que se sujeten los principios básicos definidos hace una década en Río a un vergonzoso proceso de mercadeo y regateo. Y si hay un mensaje claro que sale de Johannesburgo es que si hoy hubieran estado en proceso de negociación, esos principios hubieran sido rechazados y enviados al bote de la basura.

Quizá la principal tragedia es que el documento final de la cumbre es un hijastro de los documentos que han salido de la reunión de la Organización Mundial de Comercio (OMC) en Doha y de la triste conferencia de Monterrey sobre financiamiento para el desarrollo. Con la inclusión de las referencias a Doha y Monterrey en el documento final quedó sellada la suerte de la cumbre de Johannesburgo. Y se demostró que desde el principio el proceso de la reunión estuvo secuestrado por la OMC y las empresas trasnacionales que ahí viven. Los gobiernos que han venido a firmar el plan de acción de la cumbre de Johannesburgo han perdido toda credibilidad y legitimidad.

Se ha dicho que hace 10 años se negociaron en Río de Janeiro los grandes principios de la relación entre medio ambiente y desarrollo. Y que en Johannesburgo se definiría su aplicación. Entre esos principios se encontraba el de precaución, clave para tomar decisiones cuando existe incertidumbre sobre los impactos negativos en el medio ambiente. En Johannesburgo ese principio estuvo en artículo de muerte hasta el último momento. Sólo la tenacidad de las delegaciones de Noruega y Suiza pudo evitar que se le subordinara a la agenda miope de las negociaciones comerciales en el seno de la OMC.

Inteligente rechazo de ONG 

Afortunadamente, frente a la deslavada retórica oficial, una amplia coalición de organizaciones civiles y movimientos sociales rechaza el resultado de la cumbre y ha dado una lección de inteligencia política que los organizadores de la reunión están lejos de comprender. Muchas de estas organizaciones han considerado la opción de tomar el documento final de la reunión y pasarlo por una trituradora en una ceremonia de gran fuerza simbólica. Tienen razón: el documento no vale la pena, es producto de la subordinación y la complicidad con las empresas trasnacionales, felices de desplegar su ropaje de pintura verde para desarrollar las "nuevas alianzas" que el gobierno de Bush tanto promovió.

Detrás del mensaje de rechazo a los resultados de la reunión, las organizaciones quieren enfatizar la necesidad de desarrollar otro tipo de espacios, que permitan crear alternativas para enfrentar los problemas sociales y ambientales del mundo. Las redes y coaliciones de organizaciones civiles tienen el espacio del Foro Social Mundial, uno de los más creativos y democráticos, que poco a poco ha ido consolidándose como la mejor alternativa a la farsa oficial. Ahí hay que preparar el diseño del verdadero cambio para revertir el deterioro social y ambiental global.

En Soweto, a 25 kilómetros y varios mundos de distancia del ostentoso centro de convenciones en el que se reúnen los gobiernos, se sabe que la cumbre estuvo dominada por la agenda de la OMC y el sector privado. La consigna es clara como el agua: lucharemos contra la codicia de las empresas trasnacionales y las presiones de la OMC como luchamos contra el apartheid.

Reducir la desigualdad 

Las agencias informativas reportaron que el presidente de Sudáfrica, Thabo Mbeki, abrió ante más de un centenar de jefes de Estado y de gobierno la fase final de la Cumbre de la Tierra, con un llamado a establecer objetivos y metas concretas destinadas a reducir la desigualdad.

Esta cumbre, dijo, debe además determinar procesos de aplicación y supervisión para que todos los países respeten los acuerdos mundiales. "Nada pude justificar un fracaso en nuestra tarea de responder a estas expectativas."

De manera concreta, el presidente sudafricano pidió una respuesta a los problemas más urgentes de la humanidad, que son la pobreza y la degradación del medio ambiente.

Al inaugurar la cumbre sobre Desarrollo Sostenible, el secretario general de las Naciones Unidas, Kofi Annan, recordó que el modelo de desarrollo actual sólo fue bueno para unos pocos y resultó defectuoso e incompleto para la mayoría, por lo cual, conjuntamente con Mbeki, pidió a los jefes de Estado y de gobierno que pongan todos los medios económicos y su voluntad política para salvar al planeta del hambre y la destrucción.

Para Annan, las medidas de preservación del planeta son costosas, pero advirtió que el precio del fracaso será mucho más elevado.

Recordó la hambruna que afecta a 13 millones de personas en el sur del continente africano, y ante esta realidad, añadió, ahora no se piden lamentos, sino valor político de parte de los gobiernos, la sociedad civil, pero también de las empresas.

Durante sus intervenciones, varios líderes mundiales, entre ellos el canciller alemán, Gerhard Schroeder, y el primer ministro de Canadá, Jean Chrétien, instaron a Estados Unidos y a Rusia a ratificar el Protocolo de Kyoto sobre la reducción de gases de efecto invernadero, al recordar el alarmante incremento de las catástrofes naturales.

A su vez, el presidente francés, Jacques Chirac, y el primer ministro de Gran Bretaña, Tony Blair, anunciaron un programa conjunto de ayuda al desarrollo, en que cada país aportará 100 millones de euros (casi igual en dólares) durante tres años.

Plantean alianza para el desarrollo 

Chirac propuso además una "alianza mundial" para el desarrollo sostenible, y en ese sentido se dijo en favor de establecer un impuesto mundial para financiar el desarrollo, mencionando "un descuento previo de solidaridad sobre las riquezas engendradas por la globalización".

Además de estas nuevas fuentes de financiamiento, Chirac preconiza que los países ricos aumenten la ayuda al desarrollo a 0.7 por ciento del PIB durante los próximos 10 años para erradicar la pobeza.

Canadá, por su parte, anunció que derogará, a partir del primero de enero de 2003, las cuotas y tarifas aduaneras para la importación de casi todos los productos de los países en desarrollo.

Precisamente el presidente de Brasil, Fernando Henrique Cardoso, pidió el fin del proteccionismo, de los subsidios agrícolas y de todas las barreras arancelarias y no arancelarias para que los países en desarrollo puedan salir de la pobreza.

La propuesta fue respaldada por el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, quien además propuso crear un fondo global de ayuda para aliviar la pobreza, luego de puntualizar que las políticas de libre mercado son la causa principal del sufrimiento del mundo.

Al hablar en nombre de su país y del Grupo de los 77 (países en desarrollo), denunció la falta de solidaridad y compromiso de las naciones industrializadas.

En este contexto, niños de todo el mundo, algunos nacidos en 1992, cuando se realizó la primera Cumbre de la Tierra, en Río de Janeiro, exigieron acciones y criticaron a los líderes por no haber dejado de lado las diferencias y la codicia, en detrimento de las futuras generaciones.

Anuncios



play
play
play
play
play
play
play
play

 

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/noticias/42386-el_documento_final_de_la_cumbre_de_la_tierra_producto_de_subordinacion_y_complic.html