webislam

Lunes 21 Octubre 2019 | Al-Iznain 21 Safar 1441
692 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Noticias

?idn=1137

El Islam crece en una Ruanda que se recupera del genocidio

Ésta es una versión ligeramente resumida de un artículo de Laurie Goering publicado en el Chicago Tribune el pasado mes de agosto.

03/09/2002 - Autor: Agencia Islámica de Noticias
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Mucho antes de que comience la llamada a la oración de los viernes los fieles musulmanes llenan la principal mezquita de la capital, Kigali.

Una década después del horrible genocidio que costó la vida a 800.000 ruandeses y supuso un duro golpe a la imagen de la religión cristiana, mayoritaria en el país, el Islam ha comenzado a aumentar su popularidad. Hoy en día el 14% de la población del país es musulmana, frente al 7% de antes del genocidio. Las mujeres con pañuelos azules y violetas llenan las calles cercanas a la gran mezquita de la capital. "Estamos ahora en todas partes", afirma Sheij Saleh Habimana, líder de la comunidad musulmana de Ruanda, que cuenta con mezquitas en la casi totalidad de las ciudades del país. Las mezquitas y escuelas islámicas rebosan en la actualidad de estudiantes.

Desde abril hasta junio de 1994, las milicias y turbas de la etnia hutu, mayoritaria en Ruanda, asesinaron a cientos de miles de tutsis a tiros o golpes de machete siguiendo las incitaciones del gobierno. En este período las tres cuartas partes de los tutsis del país perecieron.

Pese a todo, en ese año la guerrilla tutsi tomó el poder en Ruanda. Miles de hutus huyeron entonces del país y unos 100.000 más fueron encarcelados, acusados de crímenes.

Entre los encarcelados se hallaban algunas relevantes figuras cristianas del país. Aunque muchos clérigos fallecieron tratando de proteger a sus congregaciones, otros líderes católicos y protestantes se unieron a los criminales y están ahora haciendo frente a un procesamiento.

Elizaphan Ntakirutimana, jefe de la Iglesia de los Adventistas del Séptimo Día, está siendo juzgado en la actualidad por la acusación de haber atraído a sus fieles tutsis a su iglesia prometiéndoles protección, y haberlos entregado más tarde a las milicias hutus que mataron a varios cientos de ellos. Entre las pruebas acusatorias contra Ntakirutimana está una carta de respuesta de éste a uno de sus sacerdotes tutsis que se encontraba en la iglesia. Éste manifestó en una misiva enviada a Ntakirutimana que "mañana seremos asesinados junto con nuestras familias". El jefe de la Iglesia Adventista le contestó: "Debéis ser eliminados. Dios ya no os quiere".

Al mismo tiempo, los musulmanes de Ruanda -muchos de ellos casados con personas de la otra etnia- abrieron sus puertas a los miles de desesperados tutsis. Las familias musulmanas ocultaron a muchos tutsis de las turbas hutus, que en su mayoría temían entrar en las zonas donde residían las comunidades islámicas.

Yahya Kayiranga, un joven tutsi que huyó de Kigali con su madre al principio del genocidio fue acogido por una familia musulmana en la ciudad de Gitarama, donde permaneció hasta que el genocidio finalizó. Su padre y tío, que permanecieron en Kigali, fueron asesinados.

"Fuimos ayudados por personas a las que no conocíamos", recuerda Yahya, todavía impresionado. Sintiéndose incapaz de volver a la Iglesia Católica, a la que consideraba manchada por la complicidad de muchos de sus clérigos con el genocidio, él se convirtió al Islam en 1996. Hoy está estudiando árabe y el Corán en una escuela local y la mayoría de las mañanas se despierta para la oración del alba, la primera de las cinco diarias.

Entretanto, los líderes de la comunidad musulmana se han esforzado en subrayar la importancia de la unidad y la tolerancia a sus conversos, tanto tutsis como hutus. Habimana es uno de los líderes de la nueva comisión interreligiosa, creada para promover la aceptación mutua en un país donde todavía reina la ira y el temor consecuencia del genocidio. Las mezquitas de Ruanda son uno de los pocos lugares donde la reconciliación parece haber tenido lugar de forma genuina.

Por su parte, Kayiranga considera que "en la fe islámica, hutus y tutsis son lo mismo. El Islam nos enseña a crear un sentimiento de hermandad". Mientras los tutsis de Ruanda, han venido buscando protección de las persecuciones y tratando de emular a las personas que los salvaron, los hutus han venido también buscando el dejar atrás su violento pasado. "Ellos sentían que tenían sangre en sus manos y abrazaron el Islam para purificarse", afirma Habimana.

El convertirse al Islam no ha sido, en realidad, fácil para muchos de ellos. Pese al nuevo estatus del Islam en la sociedad ruandesa, los musulmanes han sido tradicionalmente ciudadanos de segunda clase y han trabajado principalmente como conductores de taxis o comerciantes, en un país donde los granjeros y propietarios de tierras constituyen el ideal de vida.

Algunos creen, sin embargo, que todo esto está cambiando. Hoy la sociedad ruandesa ve a los musulmanes como "una gente muy bondadosa", señala Salamah Ingabire, un joven de 20 años convertido al Islam. Ingabire perdió a dos de sus hermanos a manos de los hutus. "Lo que vimos durante el genocidio cambió nuestras mentes".

Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/noticias/42378-el_islam_crece_en_una_ruanda_que_se_recupera_del_genocidio.html