webislam

Miercoles 20 Noviembre 2019 | Al-Arbia 22 Rabi al-Auwal 1441
1010 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Noticias

?idn=1210

EEUU y Francia, vencedores de la crisis de Perejil

29/07/2002 - Autor: Redacción Amanecer del Nuevo Siglo
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Una de las consecuencias negativas de la crisis del islote de Perejil ha sido el de crear una tensión entre España y Francia y generar una situación de confusión en el seno de los Quince, que adoptaron diferentes posturas con respecto a la crisis, según sus propios puntos de vista e intereses. Tras la ocupación del islote de Perejil por algunos gendarmes marroquíes, la presidencia danesa de la Unión se mostró "muy preocupada" y exigió la retirada inmediata de aquéllos. Romano Prodi, el presidente de la Comisión, mostró también "su grave inquietud" por la crisis desatada y por su repercusión en las relaciones entre Bruselas y Rabat. Cuarenta y ocho horas más tarde, el tono cambió, incluso aunque se seguía afirmando la existencia de una solidaridad con el gobierno español. Un portavoz de la Comisión pasó a referirse entonces a la crisis como "un contencioso".

La explicación del hecho es que surgió en el seno de los países europeos una duda acerca de a quién correspondía la soberanía de la isla. Otro factor fue la intervención de Francia. París no había ocultado su disgusto tras la publicación del comunicado de la Presidencia danesa, solidario con las tesis de Madrid, y bloqueó la aprobación de otro texto similar el 17 de julio por la noche. Este comunicado iba a proceder del Comité de Política y Seguridad, que reúne en su seno a los embajadores encargados de los temas de la defensa. Francia insistió en que el tema del islote era un asunto que se limitaba exclusivamente a las relaciones bilaterales entre España y Marruecos y no afectaba a las relaciones entre Marruecos y la Unión Eruopea. Francia invitó a la Unión a no tomar partido y a jugar un papel de "moderación". Rabat afirma, por su parte, que un acuerdo promovido por EEUU, Francia y otro país europeo había sido concluido poco antes de la intervención de los militares españoles en el islote. Dicho acuerdo preveía la retirada "condicional" de los soldados marroquíes. Este hecho fue desmentido por la ministra de Exteriores española, Ana Palacio, aunque algunos diplomáticos españoles en Bruselas admitieron que había habido tentativas de mediación.

El gobierno español, que ha evocado en sus comunidados "la solidaridad de los Quince", no ha ocultado, sin embargo, su malestar con el "doble juego de Francia". Un diplomático español, citado por la prensa francesa, manifestó no estar seguro de que "París esté de nuestro lado". En realidad, Francia fue también quien imposibilitó la aprobación de una propuesta del gobierno de Aznar en la pasada cumbre de la Unión Europea de Sevilla para plantear sanciones contra los países que "no colaboran lo bastante en la lucha contra la emigración ilegal". Francia, un país con enormes intereses en Marruecos (es el principal importador y exportador de bienes y productos a ese país), se negó en redondo a cualquier tipo de medida punitiva contra Rabat. A esto hay que añadir que Francia ha sido uno de los países que han apoyado con mayor vigor la tesis marroquí sobre el Sahara en la ONU, es decir, la concesión de un régimen de autonomía de la región, pero respetando la soberanía de Marruecos. España, por el contrario, se ha alineado con la tesis argelina y polisaria, que sigue contemplando el referéndum de autodeterminación como la mejor alternativa. Francia es, pues, uno de los principales ganadores de esta crisis. Marruecos es consciente no sólo de los vínculos económicos, sino también del respaldo político que ha obtenido de Francia en todos los temas, incluyendo el de Perejil, y es más que probable que esto desemboque en un mayor estrechamiento de las relaciones de todo tipo entre París y Rabat.

El otro vencedor es, sin duda, EEUU, el país que logró imponer una solución a ambas partes. EEUU temía que la prolongación del conflicto desestabilizara toda la zona y supusiera un punto más de fricción entre Occidente y el mundo árabe. Hay que tener en cuenta, además, que Marruecos es un aliado privilegiado de EEUU desde hace muchos años. Recientemente, el propio Bush abogó por la firma de un tratado de libre comercio con Marruecos (ver Amanecer nº 133), siendo éste uno de los pocos países con los que Washington va a firmar un acuerdo de este tipo. Los norteamericanos temían además que las operaciones de la OTAN en el Estrecho se vieran afectadas por el conflicto. Es posible que este "ofrecimiento" norteamericano no fuera aceptado de muy buen grado por el gobierno español. Uno de sus miembros, Mariano Rajoy, declaró en un principio que el ejecutivo no consideraba necesaria la mediación de EEUU, pero a juzgar por los hechos posteriores no cabe duda de que tal mediación existió. Colin Powell y su adjunto, Richard Armitage, actuaron rápidamente y celebraron conversaciones con las dos partes. Entre los días 18 y 19 de julio, Powell telefoneó unas 14 veces a la ministra de Exteriores, Ana Palacio, al Rey Mohammed VI y al ministro marroquí de Exteriores, Mohammed Benaissa. Esta mediación suscitó las críticas y burlas de una parte de la prensa norteamericana, por la cantidad de esfuerzos y tiempo dedicados a resolver el asunto del islote.

Un editorialista de The Washington Post, Charles Krauthammer, manifestó en un artículo titulado La Guerra del Perejil su perplejidad por la gravedad que había adquirido el conflicto por "una isla rocosa perdida, que tiene el tamaño de un campo de fútbol". El Departamento de Estado rechazó con desdén estas críticas. "¿Acaso no comprenden que se trata de mucho más que del islote?", se preguntó uno de sus portavoces. La diplomacia de Washington apostó por mantener "el estatus quo anterior al mes de julio", según señaló Richard Boucher, portavoz del Departamento de Estado norteamericano. El plan de Powell estipula que tanto España como Marruecos retirarán cualquier "bandera o símbolo de soberanía". También se utiliza la expresión "antes de julio" para evitar mencionar la fecha del 11 de julio, día de la llegada de los gendarmes marroquíes a la isla, o la intervención de las tropas españolas del día 17. El hecho de que EEUU fuera quien lograra el acuerdo final pareció dejar una vez a los europeos en evidencia. Consciente de ello, el jefe de la política exterior de la UE, Javier Solana, señaló que "le parecía normal que Marruecos hubiera pedido a un tercer país (EEUU) que interviniera", dado que "un país miembro de la UE estaba implicado". "Sin embargo, esto no quiere decir que Europa no haya jugado un papel muy activo", manifestó. Por su parte, la Comisión Europea también "agradeció" a EEUU sus esfuerzos de mediación.

Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/noticias/42344-eeuu_y_francia_vencedores_de_la_crisis_de_perejil.html