webislam

Martes 17 Septiembre 2019 | Az-Zulaza 17 Muharram 1441
1137 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Noticias

?idn=3020

Matanza en Jenin

15/04/2002 - Autor: Yusuf Fernández
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

foto_masacre_yenin
Masacre

La Media Luna Roja palestina y la prensa internacional han confirmado los informes de que las tropas de ocupación israelí han llevado a cabo en la segunda semana de abril una auténtica masacre, que duró unos nueve días, en el campo de refugiados palestinos de Jenin, en Cisjordania. Testigos oculares residentes en el campo han señalado también que los bulldozers israelíes destruyeron casas enteras, cuando sus moradores se hallaban en su interior. Esto llevó a que muchos de los habitantes de esas viviendas fallecieran tras quedar enterrados vivos. Otros residentes murieron por el fuego de los soldados israelíes, los proyectiles disparados por los tanques o los misiles lanzados desde aviones o helicópteros. Aunque no se sabe a ciencia cierta cuál puede ser la cifra de muertos definitiva, ésta estaría situada entre las 200 y las 500 personas. Con el fin de evitar la presencia de testigos molestos, los militares israelíes expulsaron a toda la prensa internacional de la zona poco antes de lanzar su ataque.

En las primeras horas de la mañana del 9 de abril, helicópteros Apache y tanques israelíes comenzaron a bombardear el campo de refugiados, donde 150.000 personas se hacinan en un área de sólo un kilómetro cuadrado. Asimismo, cazabombarderos F-16 lanzaron misiles contra las casas. Fuentes israelíes estiman que contra Jenin fueron lanzados más misiles y proyectiles de tanque en sólo dos días que los utilizados por las fuerzas de ocupación israelíes contra objetivos palestinos en todo el año y medio transcurrido desde el estallido de la intifada, en septiembre de 2000.

Los bulldozers y tanques israelíes destruyeron completamente varias calles de Jenin, incluyendo las de Tahbash, Abu Zeid y Ad Damesh. Los bulldozers arrasaron también un cementerio que los residentes en el campo habían creado el pasado febrero para enterrar allí a los fallecidos durante un ataque israelí que tuvo lugar en ese mismo mes. Los militares sionistas impidieron asimismo a las ambulancias acceder al campo para ayudar a los heridos o incluso transportar los cadáveres, y cortaron el suministro de agua y combustible a los tres pequeños hospitales que existen en el campo. Según la propia Media Luna Roja, cinco ambulancias que trabajaban en el área fueron tiroteadas. Cabe señalar que el hecho de que las autoridades israelíes se hayan negado a permitir a las ambulancias evacuar y socorrer a los heridos -la mayoría de los cuáles acabaron muriendo desangrados en las calles- es, por sí solo, un crimen de guerra, según está establecido en las Convenciones de Ginebra.

En una conversación telefónica con la emisora de televisión Al Yazira, una residente en el campo, Umm Yihad, describió la desesperada situación de sus habitantes: "Los bombardeos se repiten incesantemente. Todos estamos refugiados en nuestras casas sin poder dormir, movernos o socorrer a los heridos que están tendidos en las calles del campo y gritan pidiendo ayuda. Los bulldozers están derribando las casas con sus moradores dentro, sin ninguna previa advertencia. Cuando  llamamos a las ambulancias para que vinieran a ayudar a los heridos se nos informó que los soldados israelíes no las dejaban circular, e incluso se habían apoderado de sus llaves. Nuestra situación es de un sufrimiento y desesperación indescriptibles, ya que nadie está interviniendo para salvar a nuestros seres queridos, que están muriendo delante de nuestros ojos".

El diario británico The Independent publicó también algunos relatos de testigos, que vivieron el ataque israelí y que coincidieron en sus afirmaciones. Uno de ellos, Fikri Abu al-Heiya, fue uno de los afortunados que lograron salvarse de la carnicería. "Al principio, los soldados llegaron y rodearon el campo con tanques", señaló Al Heiya. "Había asimismo helicópteros Apache. Lo único que podíamos oir eran explosiones. Un misil alcanzó nuestra casa. Todas las ventanas quedaron rotas. Entonces, intentamos bajar al piso inferior. La pierna de una mujer que se encontraba en la segunda planta fue arrancada casi de cuajo por la explosión. Únicamente un trozo de piel de la pierna colgaba de su cuerpo…"

Seis días después del ataque, Al Heiya fue capturado por los soldados israelíes. "Ellos nos quitaron nuestras ropas y nos ataron con alambre en grupos de cinco. Cuando nos condujeron a través de Jenin, vimos casas ardiendo, varias otras demolidas y cadáveres tendidos en las calles. Cada 10 ó 20 metros había un cuerpo inerte. Reconocí algunos de ellos. Uno era el de un primo mío. Su nombre era Ashraf Abu al Heiya".

The Independent menciona también el relato de otros testigos que describieron hechos como la muerte de Yusra Ahmad, una mujer inválida que falleció víctima de un misil lanzado por un helicóptero israelí. Su sobrino, Mufid Ahmad, presenció este hecho.

Otro residente en el campo, Munir Washashi, murió desangrado horas después de que un helicóptero bombardeara su vivienda. Una ambulancia que acudió para ayudarle fue tiroteada por los soldados israelíes. La madre de Munir, Mariam, salió a la calle para pedir ayuda y recibió un disparo en la cabeza que le causó la muerte. Su hijo Abdullah fue testigo del fallecimiento de ambos.

Algunos de los estremecedores relatos publicados por The Independent fueron conseguidos mediante conversaciones telefónicas con personas que estaban en el campo. Refiriéndose a una de tales conversaciones el periódico escribió: "El sonido de cuatro explosiones llegó a través de la línea telefónica. Al fondo, se oía a una mujer gritar: "Venid a salvarnos". Esto sucedió en medio de una entrevista que el reportero estaba realizando con un trabajador sanitario que conducía una ambulancia de la Media Luna Roja. Éste afirmó que la casa de la mujer que gritaba había sido destruida por los misiles lanzados desde un helicóptero israelí".

Otro palestino residente, Isa Sarmandar, relató también a The Independent algunos ejemplos de ejecuciones sumarias: "Un soldado israelí mató a un miembro de una familia palestina, de 34 años de edad. Luego, otro ejecutó a su padre, de 62 años, delante de sus hijos y nietos. Otros dos ancianos mayores de 64 años fueron asesinados también delante de sus familias a sangre fría. No cabe duda que los soldados estaban cumpliendo las órdenes que tenían, dadas por el propio criminal Sharon, de matar a tantos palestinos como pudieran. Si algunos políticos llegan a tener noticias de esto y no comprenden aún el tipo de mentalidad criminal que se oculta detrás de estas atrocidades, es que la humanidad y la conciencia ya han dejado de existir".

En lo que sí parecía un extraño "gesto de humanidad" sin precedentes, los soldados israelíes anunciaron el día 9 de abril por la tarde que interrumpirían el fuego para permitir a las mujeres y los ancianos coger agua. Dado que los residentes no habían podido conseguir agua durante varios días -los pocos que lo habían intentado habían sido asesinados por los soldados israelíes-, un gran número de aquéllos salieron de sus casas para aprovisionarse. En ese momento, los militares israelíes les arrestaron y pidieron por altavoces a los combatientes palestinos que resistían dentro del campo que se rindieran con el fin de salvar la vida de los detenidos. Éstos fueron colocados como escudos humanos para proteger el avance de los soldados, mientras que los tanques y helicópteros reanudaron sus ataques.

Los palestinos resistieron con los pocos medios que tenían y lograron causar algunas bajas a los enemigos. Un soldado israelí describió, de hecho, la situación en el campo como "un infierno". Trece soldados israelíes murieron al entrar en un edificio que había sido minado por los palestinos. Éstos lo hicieron explotar y abrieron fuego contra una segunda unidad israelí que llegó para reforzar a la primera. Sin embargo, la desproporción era evidente.

Esta resistencia desesperada de los palestinos irritó al Alto Mando del Ejército israelí. Los oficiales que dirigieron el ataque a Jenin fueron reprendidos y destituidos tras sus infructuosos intentos de apoderarse del campo durante cuatro días. El jefe del Estado Mayor del Ejército israelí, Shaul Mofaz, tomó entonces el mando para dirigir personalmente las operaciones. Los responsables palestinos le consideran, pues, a él como personalmente reponsable de las atrocidades que tuvieron lugar posteriormente en el campo de refugiados.

Los líderes palestinos, incluyendo al propio Yasser Arafat, hicieron un vano y desesperado llamamiento al mundo para que no permitiera una repetición de la matanza de Sabra y Chatila. "El liderazgo palestino llama urgentemente a la comunidad internacional y a los líderes árabes a intervenir inmediatamente para ayudar a salvar a los residentes del campo de refugiados de Jenin de la brutal campaña bélica, dirigida personalmente por el jefe del Estado Mayor del Ejército israelí, Shaul Mofaz. Consideramos que la comunidad internacional será responsable de la demora a la hora de intervenir para salvar a los residentes del campo de una muerte segura".

El propio ministro de Exteriores, Shimon Peres, reconoció en una conversación privada que las operaciones del Ejército sionista en el campo de refugiados de Jenin eran "una masacre", según informaciones de la propia prensa israelí. A este respecto, Yehudit Harel, un activista israelí del Movimiento Bloque por la Paz, ha estado enviando emails a diversas instituciones internacionales en los que pide que le sea retirado el Premio Nobel de la Paz a Peres. "Shimon Peres es uno de los políticos más cínicos e inmorales de nuestros días, un auténtico discípulo de Maquiavelo, que juega un papel fundamental en la catástrofe que se está produciendo en estos momentos. Con la respetabilidad que le da el Premio Nobel y sus contactos en Europa -especialmente dentro de la Internacional Socialista- Peres está dando un balón de oxígeno al gobierno de Sharon. De esta forma, ha permitido a este gobierno criminal llegar tan lejos como ha querido".

Tras el ataque israelí, muchos de los residentes de Jenin que han escapado de la matanza se hallan deambulando por el territorio cisjordano y algunos otros han logrado refugiarse en varios pueblos cercanos. El trabajador de UNICEF, Bertrand Bainvel, que esperaba el permiso de las autoridades militares israelíes para entrar en Jenin con el fin de prestar ayuda humanitaria a la población infantil que se encuentra aún dentro del campo señaló que un grupo de 800 mujeres y niños "están caminando sin rumbo y sin saber adónde ir, porque fueron expulsados por los israelíes de Jenin y éstos no les permiten regresar a sus casas". Otras 300 mujeres y niños fueron también expulsados y conducidos a las localidades cercanas de Romana y Zbuba.

Por su parte, la organización palestina pro derechos humanos LAW, ha denunciado la existencia de heridos que han quedado tendidos en el suelo durante cinco días sin recibir ayuda y de cuerpos destrozados por los bulldozers y tanques, la destrucción de viviendas civiles, la realización de ejecuciones a sangre fría y otros hechos que constituyen crímenes de guerra. La organización ha recogido pruebas fotográficas y de otro tipo acerca lo sucedido en Jenin y ha pedido a las agencias humanitarias internacionales y los periodistas de todo el mundo que entren en el campo para dar fe de los hechos que allí tuvieron lugar. Hasta el momento, un fotógrafo de Reuters ha sido el único periodista extranjero que ha logrado acceder a Jenin después de la masacre. Allí pudo obtener algunas fotos antes de tener que salir, perseguido por un vehículo acorazado israelí. En una de las fotos se ve una casa destruida con varios cadáveres, ya en estado de descomposición, dentro de ella.

El gobierno israelí continúa realizando esfuerzos para camuflar la masacre e intenta evitar por todos los medios la llegada de periodistas y de comisiones de investigación independientes. Existen informes de que el Ejército sionista ha comenzado a cavar fosas comunes, dentro y fuera del campo, concretamente en la zona de Haret al-Hawashin, para enterrar los cadáveres de centenares de hombres, mujeres y niños palestinos asesinados y hacer desaparecer las evidencias de los crímenes, tal y como hizo el propio ex presidente yugoslavo, Slobodan Milosevic, en Kosovo. La diferencia es que Milosevic está sentado en el banquillo de un tribunal internacional, acusado de crímenes de guerra, mientras que Sharon y Peres pueden estrechar la mano de George W. Bush, Colin Powell y otros líderes democráticos occidentales, sin que éstos parezcan sentir incomodidad alguna. El propio Colin Powell se negó a ir a Jenin pese a las peticiones de los palestinos en tal sentido. Más aún, en el mismo momento en que los soldados israelíes estaban llevando a cabo su matanza en el campo y muchos periodistas empezaban a conocer algunos detalles de lo que sucedía allí, el portavoz de la Casa Blanca, Ari Fleischer, calificaba a Sharon de "hombre de paz". Así pues, la legalidad internacional y los derechos humanos parecen no ser de aplicación cuando se refieren al Estado de Israel.

Sin embargo, es inevitable que los detalles de esta masacre, una más en la larga colección de Sharon, acaben saliendo a la luz. A este respecto, el periódico israelí Haaretz señalaba el pasado 9 de abril: "Cuando el mundo vea lo que hemos hecho allí, eso nos causará un enorme daño".


Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/noticias/42193-matanza_en_jenin.html