webislam

Martes 18 Febrero 2020 | Az-Zulaza 23 Jumada al-Zani 1441
723 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Noticias

?idn=2940

Creando pretextos: campaña contra Irak después del 11 de septiembre

18/03/2002 - Autor: Larry Everest
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Tras los resultados del 11 de septiembre, poderosas fuerzas de la clase dirigente de los EE.UU. han estado envueltas en una campaña de mentiras, desinformación y especulaciones con el fin de culpar a Saddam Hussein e Irak del ataque a las torres gemelas y del envió de cartas con ántrax. Durante la pasada década, más de un millón de iraquíes han muerto como resultado de los bombardeos y sanciones llevadas a cabo por EE.UU. Ahora, se están fabricando pretextos para justificar un futuro ataque a Irak en la "segunda fase" de la "nueva guerra de EE.UU."

El 26 de noviembre, el mismísimo presidente Bush salió a la palestra demandando que a Irak le fueran impuestas nuevas inspecciones armamentísticas. Cuando se le preguntó qué pasaría si Saddam Hussein se negara, Bush lanzó un claro aviso: "ya lo averiguará". Al tiempo que Bush lanzaba su amenaza, 3000 soldados estadounidenses realizan provocativas maniobras a lo largo de la frontera sur iraquí, mientras que la provincia de Nasiriyah al sur del país era bombardeada.

Aunque hay un clamor creciente dentro de la estructura de poder de los EE.UU. a favor de derribar al régimen iraquí, hay diferencias en el cómo y cuándo, y cuál debería ser la próxima etapa de su mundial "guerra contra el terrorismo".

Apuntando a Irak antes del 11 de septiembre.

Las acusaciones y las llamadas a derrocar o asesinar a Saddam Hussein por parte de EE.UU. nacen con mucha anterioridad al 11 de septiembre. Por ejemplo, funcionarios de EE.UU. llevan intentado, sin éxito, relacionar a Irak con Osama bin Laden desde el ataque a las torres gemelas de 1993.

En 1998, funcionarios del ex-gobierno de Clinton propusieron una estrategia para "derrocar a Saddam y a su régimen", apoyados por 10 de los miembros actuales de la administración Bush, incluyendo al Secretario de Defensa Donald Rumsfeld y su ayudante Paul Wolfwitz. La plataforma del partido republicano del año pasado hacía una llamada a "un plan completo para derrocar a Saddam Hussein".

En julio, el Wall Street Journal informaba que "altos funcionarios han mantenido reuniones casi semanales para discutir si presionaban para la salida de Hussein del gobierno iraquí".

Creando nuevos pretextos después del 11 de septiembre.

Mientras el polvo y el humo del 11 de septiembre seguían recientes en el aire, The New York Times (12/10) informaba que los días 19 y 20 de septiembre " un sólido grupo de funcionarios del Pentágono y expertos en defensa ajenos al gobierno... se reunieron durante 19 horas para discutir las derivaciones de los ataques del 11 de septiembre". El grupo, conocido como la "conspiración Wolfowitz" acordó "la necesidad de centrarse sobre Irak tan pronto como finalizara la primera fase de la guerra contra Afganistán."

Aun no ha habido pruebas que involucren a Irak con los atentados del 11 de septiembre, y durante la última década la campaña política de Irak ha ido encaminada a terminar con las sanciones, no preparar ataques militares. Así que los confabulados del Pentágono mandaron al ex-director de la CIA, James Woolsey, a Londres "en una misión" según The Times (12-10), "para recabar información que relacionara al señor Hussein con los atentados del 11 de septiembre."

Rienda suelta a los asesores políticos del Ántrax

Tras el anuncio del senador Tom Daschle el 15 de octubre de que su oficina había recibido una carta con ántrax, la conspiración "atacar a Irak" y la mayoría de los medios de comunicación entraron en una completa marea desinformativa.

El 18 de octubre, el Wall Street Journal publicaba nada menos que tres artículos culpando a Irak por el ántrax. Mientras tanto, el columnista del Washington Post, Richard Cohen, clamaba que, "Saddam y sus sanguinarias bestias tienen que irse", y dos días más tarde los senadores McCain y Lieberman abocaban por un ataque sobre Irak.

La mayoría de los intentos de responsabilizar a Irak por los ataques con ántrax procedía de un grupo de "expertos" de la clase dirigente con una agenda militarista dictada por la especulación, sin prueba alguna. Cuando las esporas de ántrax de la carta enviada al senador Daschle junto con otras muestras fueron analizadas, resultaron ser de la variedad "Ames", desarrollada en EE.UU., no de la variedad vollum, con la que Irak había estado experimentando (tras comprarla a una empresa de Maryland en los EE.UU.)

Los investigadores también encontraron sílice en las cartas. Sustancia que usan los fabricantes de armas en EE.UU. para hacer que el ántrax se disperse más fácilmente por el aire. Se sabe que Irak para tal fin usaba bentonita, sustancia que no se encontró.

Un miembro de la Federación de Científicos Americanos dijo en la conferencia de Génova sobre armas biológicas que el ántrax encontrado "provenía, casi con toda certeza, de un laboratorio de defensa de los EE.UU." ( Wall Street Journal 21/11).

De "Terrorismo de estado" a "Terrorista Solitario"

El 18 de octubre, el Wall Street Journal publicaba en su editorial que Irak era el "más que probable proveedor" del ántrax usado, porque "procesar ántrax es un proceso complejo y duradero que requiere un equipo relativamente sofisticado". Alguien como Ted Kaczynski de Wall Street Journal sostenía que "no podría hacerse en el sótano de uno".

Menos de un mes después y sin una palabra de autocrítica, el mismo periódico publicaba lo contrario: "Claras pruebas han hecho del aislado terrorismo doméstico la teoría a seguir... el FBI cree que una persona puede conseguir el equipo necesario para procesar ántrax del encontrado en las cartas por menos de 2.500 dólares ... de hecho, el FBI dice ahora que ha encontrado 22.000 particulares y laboratorios con acceso a ántrax.

El 29 de noviembre, el FBI anunció, sin fanfarria, que el fugitivo y activista derechista anti-aborto Clayton Lee Waagner se había responsabilizado del envió de más de 280 cartas de amenaza con ántrax a clínicas.

Exageración o trama. Una reunión en Praga

Otro sostén de la campaña para culpar a Irak de lo ocurrido el 11 de septiembre y del ántrax es una supuesta reunión en Praga entre Mohammed Atta y un agente de la inteligencia iraquí en abril.

Esta suposición fue aireada primero por Woolsey en Londres, y según The New York Times (20/10), poco después del 11 de septiembre el gobierno checo fue requerido "por Washington para que determinara si Mr Atta se había reunido con un diplomático o agente aquí." Funcionarios checos "dijeron que habían informado a los EE.UU. de que no habían encontrado indicios de tal reunión."

Sólo una semana después, los checos se contradijeron a sí mismos y corroboraron que Atta se había reunido con un agente iraquí en abril del 2001. The Times (27/11) mencionó de pasada que " no estaba claro lo que les hizo revisar sus conclusiones".

Gran desinformación sobre las "armas de destrucción masiva" de Irak

Los cabecillas de la campaña "a por Irak" siguen objetando que la relación de Irak con el 11 de septiembre o con las cartas con ántrax es irrelevante: Irak, según ellos, tiene o puede tener "armas de destrucción masiva", y por lo tanto es una "amenaza".

Tales acusaciones descansan en una larga campaña de mentiras y desinformación que ignora el impacto que han tenido las inspecciones y los programas de destrucción de armas llevados a cabo por la ONU, así como las sanciones que han inutilizado la infraestructura industrial y técnica de Irak.

Los hechos, sin embargo, indican que Irak ha sido desarmada casi en su totalidad. A principios de año, Hans von Sponeck, coordinador de la ONU para la ayuda humanitaria a Irak de 1998 a 2000, escribió que "Irak hoy no es ya una amenaza militar para nadie. Las agencias de inteligencia lo saben. Todas las conjeturas sobre armas de destrucción masiva en Irak carecen de toda evidencia."

Hipocresía sobre las armas biológicas

Desde el 11 de septiembre, las acusaciones de EE.UU. se han centrado en la supuesta posesión de armas biológicas por parte de Irak. En la conferencia de Génova sobre armas biológicas, los EE.UU. reclamaban que " Irak se había aprovechado de tres años de ausencia de inspecciones de la ONU para mejorar todas las fases de su programa ofensivo de armas biológicas... La existencia del programa de Irak esta más allá de disputas."

Dejemos por un momento a un lado la enorme hipocresía de los EE.UU., al demandar que Irak permita inspecciones de su armamento, mientras se niega a que se inspeccionen las instalaciones de sus propias armas biológicas y donde secretamente desarrolla nuevas esporas de ántrax.

Todas las pruebas sugieren que la capacidad de Irak de desarrollar armas biológicas ha sido mermada, si no fuertemente destruida. El ex-inspector de desarme de la ONU, Scott Ritter, escribe en The Guardian (19-10-01):

"Bajo el más severo régimen de inspección sobre el terreno en la historia del control armamentístico, los programas de armas biológicas de Irak fueron desmantelados, destruidos o dados por inocuos durante cientos de inspecciones sin previo aviso. El mayor centro de producción de armas biológicas, Al-Hakum, responsable de haber producido ántrax, fue volado por grandes cargas explosivas y todos sus equipos destruidos. Otras instalaciones similares corrían la misma suerte si se descubría que habían sido utilizadas para la investigación o desarrollo de armas biológicas... No se ha descubierto ninguna prueba de ántrax u otros agentes biológicos."

Un debate manchado de sangre

Al tiempo de escribir esto, los gobiernos de EE.UU. y Rusia han acordado extender el régimen de las actuales sanciones contra Irak durante seis meses más, con nuevas restricciones por venir. Y el gobierno iraquí ha denegado nuevas inspecciones de armas por parte de la ONU.

No esta claro hacia donde se dirigen los mandamases estadounidenses. Todos coinciden en estrangular a Irak: algunos abogan por un ataque total ahora, mientras que otros temen que tal postura destruya la actual coalición. Un ex-oficial jordano ya anunció que "si América se revuelve contra Irak... la gente empezará a cuestionarse incluso la motivación de atacar Afganistán. La gente empezará a sospechar que el terrorismo es sólo un pretexto."

Todo parece estar claro. Primero, no ha habido ninguna prueba que relacione a Irak ni con el atentado del 11 de septiembre ni con el ántrax.

Segundo, las pruebas indican que probablemente Irak no posee cantidades significativas de "armas de destrucción masiva".

Tercero, la "prensa libre" de EE.UU. ha vuelto a probar que es otra pieza más de la maquinaria de opresión y guerra del sistema.

Cuarto, hay una agenda escondida en la " nueva guerra de América", que nada tiene que ver con acabar con el "terror". Esa agenda es el imperio - mantener la dominación de EE.UU. en el Oriente Medio rico en petróleo - y ratificar su posición como la superpotencia imperialista número uno en el mundo.

Y por último, los EE.UU. están preparando ataques mortales, de una clase u otra, contra un país en el que ya mueren 5.000 niños al mes debido a los ataques aéreos y las sanciones de EE.UU., un horror del calibre del 11 de septiembre cada 30 días.

Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/noticias/42143-creando_pretextos_campana_contra_irak_despues_del_11_de_septiembre.html