webislam

Miercoles 11 Diciembre 2019 | Al-Arbia 13 Rabi al-Zani 1441
1714 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Noticias

?idn=3100

La policía y el ejército israelí, que utilizó balas dum-dum en la represión de los amnifestantes, mata a 16 palestinos y hiere a mas de 700

01/10/2000 - Autor: Agencia Islámica de Noticias
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Secuencia publicada en El País: Jamal intenta proteger a su hijo Rami de 12 años. Parapetado detrás de un barril soporta la refriega hasta que una
Secuencia publicada en El País: Jamal intenta proteger a su hijo Rami de 12 años. Parapetado detrás de un barril soporta la refriega hasta que una

Lo que en principio iba a ser un día de duelo por las siete víctimas del viernes en la Explanada de las Mezquitas de Jerusalén se convirtió en una jornada sangrienta en los territorios autónomos de Gaza y Cisjordania. Los enfrentamientos entre el Ejército israelí y jóvenes y policías palestinos se saldaron con 16 muertos y más de 500 heridos, según la Autoridad Nacional Palestina. Los incidentes ocurridos ayer son los más graves desde 1996, cuando murieron 80 personas en varios días de enfrentamientos. El presidente Arafat aseguró ayer en El Cairo que los soldados israelíes tenían orden de "disparar a matar" a los palestinos.

Los territorios palestinos ardieron ayer por los cuatro costados en los peores incidentes registrados en la zona en los últimos cuatro años. La jornada de encarnizada violencia se saldó con al menos 16 muertos -entre ellos tres policías palestinos y un niño de 12 años al que su padre, que resultó herido, intentó proteger hasta el último minuto- y 523 heridos, según datos de la Autoridad Nacional Palestina. Aunque fuentes israelíes anunciaron un alto el fuego a última hora de la tarde, el responsable de seguridad palestino negó tal extremo. Posteriormente, también el portavoz militar israelí admitió que no había sido posible cerrar acuerdo alguno. El portavoz militar israelí, Saúl Mofad, predijo para hoy nuevos y "muy violentos" enfrentamientos.

Lo que era un día de duelo y una jornada de huelga general convocada por la Autoridad Nacional Palestina para protestar por la matanza de la Explanada de las Mezquitas, acaecida el día anterior donde murieron siete palestinos, se convirtió en una jornada trágica. Los túneles de la Explanada de las Mezquitas fueron el escenario, el 8 de octubre de 1990, de una matanza de similares características en la que murieron 17 palestinos. En el mismo escenario, en septiembre de 1996, murieron 80 personas y un millar resultaron heridas en dos días de violentos enfrentamientos.

Tiros contra piedras

Prácticamente todos los Territorios Autónomos administrados por Arafat quedaron sumidos en una oleada de cólera popular: los tiros y las piedras se adueñaron de Nablús, Ramala, Jenín, Hebrón, El Bireh, Tulkarem, Jerusalén, Belén y, especialmente, de la franja de Gaza.

El regreso a la Intifada tuvo especial virulencia en el entorno del asentamiento de Netzarim, en Gaza, donde los soldados israelíes se enfrentaron a tiros con las fuerzas de seguridad palestina, rompiendo de esta manera los precarios pactos de colaboración y alianza diseñados en los últimos años entre las dos tropas, y en torno a los cuales se intenta tejer un Proceso de Paz.

Netzarim, uno de los enclaves más odiados por los jóvenes palestinos porque allí está incrustada desde hace años una incomoda colonia judía que controla los recursos acuíferos más importantes de la zona, fue el enclave nuevamente sacudido por la ira.

El combate, que en principio había colocado cara a cara muchachos armados de piedras con soldados israelíes, se convirtió en una refriega en toda regla cuando se vieron implicados en los incidentes un grupo de policías palestinos, armados de fusiles M-16. Los tiroteos entre miembros de los dos cuerpos de seguridad se prolongaron una hora, aunque estuvieron encañonándose durante toda la mañana provocando sólo allí tres muertos, todos palestinos. Pero además de Netzarim, ayer ardieron las cercanías del puesto fronterizo de Erez y la localidad de Rafah, mucho más al sur.

La oleada de tensión alcanzó de lleno también Cisjordania, desde Nablús, al norte, donde los manifestantes salieron armados de Kaláshnikov y pistolas, hasta mucho más al sur, en Hebrón, donde los palestinos utilizaron armas mucho más modestas. En Belén, armados con piedras, los palestinos acosaron a los soldados israelíes en los alrededores de la Tumba de Raquel, un enclave judío a las puertas de la ciudad. Al finalizar los combates en Cisjordania, los muertos eran diez más.

Los responsables de seguridad israelíes y palestinos, presionados por sus superiores, iniciaron contactos telefónicos a media mañana con el objetivo de pactar un alto el fuego. No fue posible.

Ayer murieron 16 personas, todos palestinos. A esa cifra de víctimas hay que sumar 523 heridos, según datos oficiales ofrecidos por el ministro de Sanidad Palestino, Riad Zaanoun. La mayor parte de los heridos (318) se registraron en Cisjordania. De los 205 de Gaza, 98 son menores, según aseguró el portavoz palestino, quien subrayó que las lesiones fueron causadas por fuego real, e incluso por balas dum-dum, que explotan en el interior del cuerpo y que están prohibidas por las convenciones internacionales.

Huelga en los barrios árabes de Jerusalén 

Los jóvenes palestinos recuperaron ayer con piedras y banderas el control de numerosos barrios árabes periféricos de Jerusalén durante la jornada de huelga general convocada ayer por la Autoridad Nacional Palestina en protesta por los muertos el viernes en la Explanada de las Mezquitas. La convocatoria de huelga se extenderá a hoy tras los graves incidentes ocurridos ayer en Gaza y Cisjordania.

La batalla de Jerusalén fue, sin embargo, especialmente dura y complicada en el Monte de los Olivos, el principal barrio árabe de Jerusalén, situado a espaldas de la mezquita del Aqsa, punto habitual de atracción para los turistas, desde la que se domina todo el centro de la ciudad judía.

Los jóvenes habían cortado con barricadas numerosos accesos a lo alto de la colina, mientras ardían en lugares estratégicos un buen número de neumáticos de coches. Contingentes de palestinos de a pie se dedicaron toda la mañana a custodiar estos parapetos, armados de piedras y agitando banderas, mientras gritaban amenazas e insultos a los soldados lejanos. 

Esta misma entrega de los barrios árabes a sus pobladores se repitió en otras zonas cercanas, como Abu Dis -la hipotética capital del futuro Estado de Palestina-, donde los jóvenes se hicieron fuertes en el patio de una mezquita, a la entrada de la Universidad de Al Qods, muy cerca de la sede del nuevo Parlamento. Desde allí controlaron los accesos a la población y especialmente una carretera polvorienta por la que ayer no se aventuró nadie, ni siquiera los soldados israelíes que prefirieron quedarse a la sombra de una gasolinera cercana.

Esta estrategia de aparente repliegue de las tropas israelíes en los barrios árabes más conflictivos tuvo su contrapunto en Jerusalén Este, donde se establecieron estrictos controles policiales. Las calles estuvieron cortadas por vallas custodiadas por las fuerzas de seguridad hebreas, que impidieron el tráfico rodado, permitiendo sólo el acceso a pie a vecinos o fieles, y a algún turista despistado, que trataban de acceder a través de la Puerta de Damasco hasta la Explanada de las Mezquitas. Ni siquiera esta parte de la ciudad escapó al furor de los tiradores de piedras, que dejaron las calles principales sembradas de proyectiles.

La masacre del viernes en la Explanada de las Mezquitas

Más de 22.000 fieles musulmanes, que acudieron a la Explanada de las Mezquitas para asistir a la plegaria religiosa del pasado viernes, se convirtieron en protagonistas inesperados de una dura batalla campal con el Ejército israelí, que trataba de desalojarlos del lugar santo. Los militares alegaron que, minutos antes, unos muchachos musulmanes habían arrojado piedras sobre los judíos que oraban al otro lado del recinto, junto al colindante Muro de las Lamentaciones.

La orden de expulsión se topó con la resistencia de un grupo de jóvenes palestinos, que parecían no haber olvidado la afrenta sufrida el día anterior cuando el líder de la derecha nacionalista Likud, Ariel Sharon, visitó el lugar de manera provocadora, recordando el control de los israelíes sobre un recinto administrado por la comunidad musulmana y la Autoridad Palestina. Los jóvenes se hicieron fuertes en el interior de la Explanada y atacaron con piedras a los soldados, que contestaron con balas de goma, después con gases lacrimógenos y finalmente con fuego real, según han atestiguado los servicios médicos de urgencia de los hospitales de Jerusalén este.

El fragor de la batalla se extendió fuera del recinto de las Mezquitas, llegó al sector este de la Ciudad Santa y se desparramó por los barrios árabes colindantes.

El largo asedio terminó a media mañana después de la policía israelí y las autoridades religiosas musulmanas encargadas de la custodia de la Explanada llegaran a un pacto por el que los imanes se encargarían personalmente del desalojo del recinto y las fuerzas de seguridad se comprometían a desbloquear los accesos, permitiendo a los fieles regresar a sus casas.

El balance oficial de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) dice que, como consecuencia de estos enfrentamientos, siete palestinos murieron por balas israelíes y 220 fueron heridos o resultaron contusionados.

Pocas horas después de los choques, la ANP convocaba para hoy a una huelga general de protesta y una jornada de luto por las víctimas.

Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/noticias/41545-la_policia_y_el_ejercito_israeli_que_utilizo_balas_dumdum_en_la_represion_de_los.html