webislam

Miercoles 16 Octubre 2019 | Al-Arbia 16 Safar 1441
684 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Noticias

?idn=3440

El Vaticano acusa a Israel de fomentar la división al autorizar una mezquita en Nazaret

05/12/1999 - Autor: Agencia Islámica de Noticias
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

La decisión del Gobierno de Israel de autorizar la construcción de una mezquita a pocos metros de la basílica de la Anunciación, en Nazaret, recibió ayer duras críticas del Vaticano, que, en un comunicado oficial, acusa a las autoridades de Tel Aviv de "sentar las bases de futuros enfrentamientos y tensiones" y "fomentar la división" entre las comunidades religiosas. La diplomacia de la Santa Sede, normalmente muy prudente a la hora de hacer declaraciones políticas, ha pasado al contraataque en la enrarecida polémica de la mezquita tras obtener el apoyo del Consejo Superior Islámico de Jerusalén.

Éste se ha declarado contrario a la construcción de la mezquita. Las autoridades israelíes consideraban hasta ahora como un éxito del arbitraje que han llevado a cabo entre la comunidad cristiana y la musulmana el haber logrado posponer la construcción efectiva del templo islámico hasta después del 2000, para permitir la celebración del Jubileo en la explanada.

Sin embargo, la decisión israelí, que ha provocado una durísima respuesta de los cristianos, había sido considerada insuficiente por el Vaticano hasta el punto de poner en peligro la visita de Juan Pablo II a Tierra Santa. La reciente confirmación de que el viaje del Papa se hará a finales de marzo parecía indicar que la Santa Sede había optado por olvidar la polémica que se reaviva ahora con el comunicado difundido por el portavoz de la Santa Sede, Joaquín Navarro-Valls, en el que se subraya "la gran responsabilidad que tiene la autoridad política porque, lejos de favorecer la unidad, pone las bases para fomentar la división".

La respuesta no fue menos contundente. "Esta declaración nos recuerda, lamentándolo mucho, a la vieja actitud de señalar con el dedo acusador en la falsa dirección", replicaba ayer el Ministro de Asuntos Exteriores israelí en una nota oficial.

La declaración del Vaticano, que se hace pública coincidiendo con el segundo día de cierre de las iglesias cristianas en Israel en señal de protesta por la construcción de la mezquita, juzga de enorme importancia la toma de posición del Consejo Superior de Jerusalén en contra del templo. Con ella, dice el texto, "el Consejo Superior de Jerusalén ha manifestado su solidaridad a la autoridad eclesiástica cristiana de Tierra Santa".

"Es una solución inevitable de compromiso" en perfecta coherencia con "el mosaico de grupos étnicos que forman la sociedad israelí", manifestó ayer a este periódico Shlomo Ben Ami, ministro israelí de Seguridad Interior. "Basamos la decisión en una decisión del Gobierno anterior, que ofreció esta posibilidad. Y no había manera de dar marcha atrás". El ministro recordó que en Israel "la voz del almuédano, las campanas de la iglesia y las oraciones del rabino suenan a la vez". "No se ha hecho con mala intención, y espero que la protesta baje de tono y que las aguas vuelvan a su cauce".

Segundo día de cierre

"Allah es grande", gritaron ayer millares de musulmanes en el corazón de la ciudad de Nazaret en el norte de Israel, mientras los dirigentes islámicos de la ciudad colocaban la primera piedra de la mezquita en honor del santón Chehabeddín, el sobrino de Saladino que arrojó a los cruzados cristianos de Jerusalén en el siglo XII. La ceremonia se llevó a término a pesar de la airada protesta de los responsables cristianos, quienes por segundo día consecutivo mantuvieron cerradas las puertas de todas sus iglesias de Tierra Santa (Israel y territorios autónomos palestinos) en protesta por la construcción del citado templo.

"Con nuestra alma y con nuestra sangre, combatiremos por ti Chehabeddín", continuaron gritando millares de fieles musulmanes, mientras desde lo alto del estrado levantado en un extremo de la plaza los oradores, dirigentes del movimiento islámico local se disponían a convertir la jornada en una fecha de exaltación musulmana.

"Nuestra mezquita será la hermana de la Iglesia de la Anunciación", aseguró Abu Ahmed, responsable del movimiento islámico local en un intento desesperado por tender la mano a la comunidad cristiana de la ciudad y restablecer el equilibrio roto en los dos últimos años cuando las dos sociedades hegemónicas de la población iniciaron una aparentemente mezquina batalla por el control de un solar de poco menos de 2.000 metros cuadrados.

Los esfuerzos desesperados de los dirigentes islámicos locales por dar a la ceremonia de ayer un tono conciliador, e incluso ecuménico, quedaron destrozados por la incontinencia verbal de algunos destacados fieles de su propia comunidad, que propusieron "reconquistar la mezquita de Al Aqsa y Jerusalén".

La comunidad cristiana de Nazaret, unos 18.000 habitantes sobre un censo de 60.000, se encerró ayer en sus casas, cumpliendo con exactitud y firmeza la consigna no oficial, que había venido recomendando no caer en el juego de las provocaciones. El propio obispo de la ciudad, Jacinto Marcuso, se enclaustró en su residencia, manteniéndose estratégicamente al margen de la polémica y negándose a recibir a los centenares de periodistas que acudieron a la ciudad para cubrir el acto.

Arabia Saudí propone pagar el templo si cambia de lugar

El príncipe heredero de Arabia Saudí, Abdalá bin Abdulaziz, se ha ofrecido a mediar en el conflicto entre la comunidad cristiana y musulmana de Tierra Santa. Su oferta consiste en la construcción de la mezquita de Nazaret, siempre y cuando ésta se levante en un terreno alejado de la basílica de la Anunciación, en torno al cual se ha originado la polémica.

La sorprendente oferta ha sido transmitida a la comunidad musulmana de Nazaret a través del presidente palestino, Yasir Arafat, quien el lunes por la noche mantuvo una reunión de urgencia en Ramala con cuatro diputados árabes israelíes, a los que intentó convencer de que paralizaran la construcción de la mezquita, con lo que el líder palestino intentaba asegurarse el apoyo y la solidaridad que el Vaticano ha venido demostrando con la Organización para la Liberación de Palestina (OLP).

Los esfuerzos de mediación de Arafat fueron ridiculizados por el ministro de Seguridad Interior israelí, Shlomo Ben Ami, el responsable de la fórmula salomónica que permite la construcción de la mezquita, y ha desencadenado la ira de los cristianos, afirmando que el líder palestino "intenta pescar en aguas revueltas" y aconsejándole al mismo tiempo que "no interfiera en un asunto interno de Israel".

Los sectores críticos contra Ben Ami han escogido como estandarte al ministro de Asuntos Religiosos, el ultraortodoxo Isaac Cohen, del partido Shas, quien asegura que la construcción de esta mezquita es una mala solución. "Israel debería decir: señores, nosotros no entramos en el conflicto. Lo que hay que hacer es construir en este solar una escuela, porque hace falta según el programa de Educación", ha afirmado el ministro Cohen, quien asegura que en los próximos días efectuará una propuesta en este sentido al primer ministro, Ehud Barak
Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/noticias/41405-el_vaticano_acusa_a_israel_de_fomentar_la_division_al_autorizar_una_mezquita_en_.html