webislam

Jueves 27 Febrero 2020 | Al-Jamis 03 Rajab 1441
485 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Noticias

?idn=3865

Iytimá (reunión) de musulmanes del Sur de Francia

26/04/1998 - Autor: Agencia Islámica de Noticias
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

La iytimá se convocó desde la mezquita de Perpinyà, cuyos integrantes tienen buenas relaciones con las mezquitas del Sur de Francia y con aquéllas de los territorios de Catalunya incluídos en España y Francia, más el Principado de Andorra, también incluido en el ámbito cultural catalán.

Los objetivos del iytimá eran propiciar la pureza de intenciones de los musulmanes, la práctica del Islam, la hermandad y amor mutuos, la adopción de la Sunnah del Profeta Mohammad (la paz y las bendiciones sea con él) en todos los actos cotidianos y el recuerdo de Allah (t).

La misma atmósfera del iytimá era ya atmósfera de Sunnah, en cualquier acto, discurso, oración, súplica, comida, en las ropas, a la hora de dormir las formas adoptadas eran formas islámicas. El recuerdo de Allah era constante.

Empezó la iytimá el viernes por la noche con la acogida de los hermanos, y esa noche se realizó qiyam ul leil (oración de medianoche). Un grupo de los presentes estuvieron ocupados con el dhikr todo el tiempo.

El sábado, después de desayunar, se dio una pequeña charla introductoria para explicar como se desarrollaría la iytimá. Habría un grupo general que escucharía los discursos en árabe fus-ha (clásico) y en dialecto marroquí y otro en francés. Más tarde, se formó un grupo de traducción en español.

Después se recitó el Corán en grupos de tres o cuatro personas y se pasó al ta’arruf (presentación). En el ta’arruf cada hermano decía: "Soy vuestro hermano en Allah, os quiero por Allah, me llamo (su nombre), vengo de (su localidad) y soy de origen (el país o región)".

Una vez presentados se volvió a los grupos por idiomas y un sheij dio un discurso sobre la pureza de las intenciones, la purificación del corazón y las virtudes de la Sunnah y el salat. Llegó la hora del dohr, rezamos en yama’a y se hizo la comida en común. Después, la "qaylula", la siesta, hasta la hora del asr, en que se hizo el salat en yama’a. Y la disertación de la tarde. Volvimos a los grupos lingüísticos y en esta disertación se evocaron más virtudes de la Sunnah y formas de comportamiento entre los musulmanes. Después del maghreb se insistió en que los musulmanes adoptáramos un tartib (método) basado en la Sunnah, y concretamente del tartib practicado por, aunque a ellos no les gustan las etiquetas daremos un nombre, la Yama’a del Tabligh. Este método consiste en reforzar las comunidades islámicas locales estableciendo mezquitas regidas por la mashuara (asamblea de consulta). Otro punto es la práctica del Islam en familia, creando un ambiente de Sunnah en su seno y educando cada musulmán a su mujer (o sus mujeres si se da el caso) y los hijos. En estas comunidades se forman yama’as que salen a visitar otras comunidades para llamarles a la práctica del din. También las yama’as pueden hacer visitas a hermanos concretos en unas visitas llamadas yaula. Las salidas (juruy) duran tres días, cuarenta días o cuatro meses. Están dirigidas por un emir, guiadas por un dalil, abastecidas por unos hermanos encargados del aprovisionamiento y se detienen en las mezquitas. En los juruy y yaulas hay que respetar el adab islámico (modales) entre los miembros de la yama’a, hacia los hermanos visitados y hacia los no-musulmanes, así como el civismo durante los viajes. En estos juruy, aparte de llamar al din y de visitar hermanos, el tiempo se reparte entre la ibadah (adoración a Allah), las sesiones de ta’alim (conocimiento islámico, básicamente virtudes del adab y la ibadah) y el jidmar (aprovisionamiento y tiempo personal). Se tienen que practicar seis cualidades islámicas, que son:

1.La kálima "La ilaha illa Allah Muhammadan Rasulullah", exploración del significado real de la shahada;
2.Salat. Realización del salat obligatorio y nawafil, pero de manera correcta, con intención pura, con concentración, ya que en el salat es cuando más cerca estamos de Allah (t).
3.‘Ilm y Dhikr. Conocimiento del Corán, Hadiz, Furú (ramas del Islam), recuerdo de Allah, leyendo el Corán, haciendo tasbih, doá.
4.Ikram al muslimín. Amor y respeto hacia los musulmanes, independientemente de su madhhab, tariqa, nacionalidad, etc. Como medida de ikram al muslimín no se habla nunca de política, ya que la política atrae a pasiones que destruyen el amor entre los musulmanes.
5.Ijlás an-niyyah. Pureza de intención, hacerlo todo fi sabilillah (por amor a Allah).
6.Pasar todo el tiempo fi sabilillah. 

Estas yama’as se financian por sí mismas, sin ningún país ni organismo detrás, como medida precautoria para evitar manipulaciones y conflictos políticos, y como medida de respeto hacia los hermanos visitados, se llevan hasta la comida propia para que nadie piense que se va a "gorrear".

Acto seguido, el mujatab (persona que da una conferencia) conminó a los asistentes a dar su tiempo fi sabilillah y a apuntarse en alguno de los grupos de juruy. Numerosos asistentes, quizá el cuarenta por ciento se apuntaron a los tres días, cuarenta días o cuatro meses.

Llegó la cena, en comunidad por supuesto. Después, claro está, salatul aishaá, quien quiso a dormir, quien quiso a pasear y a hablar, y a dormir. Por la noche se iba levantado la gente, a rezar, hacer doá, hacer tasbih, leer el Corán.

Antes de las seis de la mañana del domingo un hermano de Marsella de voz suave y que estaba en un estado de total aniquilación en Allah nos despertó invocando a Allahu Ta’ala. Ablución, salatul fayr y salatul sobh. Una pequeña disertación, esta vez sobre la confianza en Allah (t) y desayuno. Después, el mujatab que el sábado habló después del maghreb hizo comentarios generales sobre las maneras en que debían comportarse las yama’as y sobre esta vida perecedera, sobre la austeridad y el alejamiento de un modo de vida que sólo busque comodidad material. Seguidamente llamaron a las yama’as que iban a salir y dieron la mano al emir de las yama’as del Sur de Francia. Entre las yama’as que participaron en el acto estaban una de Barcelona, una de Rubí (con integrantes de mezquitas de Francia), y se apuntó un hermano de Girona.

Y llegó, para mí, lo más revelador de la iytimá. El mujatab hizo un largo doá que empezó con una alabanza a Allah (t), continuó pidiendo perdón a Allah por nuestros pecados y estados, la audiencia se empezó a emocionar, pidió por los musulmanes inocentes que mueren en guerras, por los que mueren en Argelia a causa de la guerra civil, y todos estábamos llorando, algunos muy fuerte. LLORANDO POR ALLAH. LLORANDO PORQUE CON SINCERIDAD, CON EL CORAZÓN, TODOS LOS MUSULMANES ALLÍ PRESENTES CONSIDERÁMOS QUE NO HACEMOS BASTANTE, QUE TENEMOS QUE MEJORAR. Llorar por Allah (t) nos unió por encima de todo. Los corazones palpitaban de arrepentimiento, de esperanza. Allahu Akbar. Alahamdulillah. La ilaha illa Allah. Ese lloro nos limpió, nos dejó cuál bebés. Allí no valía ni la posición social, los títulos académicos, la longitud del turbante o el pasaporte de cada uno. Estábamos juntos, cada uno frente a Su Señor. Nada importa excepto esto: el reencuentro con el Señor del Universo.

Terminó la iytimá con una comida en común y el rezo de salatul dohr.

Como datos humanos diremos que habían unas seiscientas personas. Una mayoría eran marroquíes, habían argelinos también, un pequeño grupo de gambianos de las comarcas de Girona, dos o tres franceses y tres catalanes. Gran parte de ellos tenían entre 20 y 40 años, y se veían grupitos de adolescentes, lo que demuestra que el Islam se está recuperando entre la juventud de origen musulmán nacida en Europa. Era fácil confraternizar con los hermanos, y cada uno contaba su historia. Gente que fumaba porros, que bebían, robaban, y otras cosas habían encontrado a Allah (t), lo abandonaron todo y entraron en el camino recto. Alhamdulillah. Otros venían de ambientes religiosos. Otros eran activos en sus mezquitas. Cada persona, un mundo, una historia, un hermano, un camino convergente. Doy gracias a Allah (t) por haberme permitido estar en la iytimá. Para mí ha sido una auténtica purificación
Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/noticias/41159-iytima_reunion_de_musulmanes_del_sur_de_francia.html