webislam

Viernes 5 Junio 2020 | Al-Yuma 13 Shawwal 1441
1377 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Cuentos

?=0

El Sentido de la Vida

¿Es imprescindible la certeza racional en Dios para justificar una actitud de reverencia hacia todo lo sagrado?

02/07/2014 - Autor: Moámmer al-Muháyir - Fuente: Webislam
  • 3me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación


En medio de aquel desierto sin lluvia, nació una flor carmesí...

Cientos de años después, sólo quedaba de la inmensa y populosa ciudad un montón de hierro y piedras en ruinas, en medio de un interminable desierto desolado y sin vida.

En medio de las ruinas, en medio de aquel desierto sin lluvia, nació una flor carmesí. La flor miró a su alrededor y pensó:

- ¿Qué sentido tiene la vida? ¿Para qué me esforcé tanto en crecer y romper la cubierta de mi semilla? ¿Para encontrarme con esto? ¿Qué clase de Dios cruel permitiría esto? La vida es un espectáculo sórdido, ridículo y macabro, no tiene sentido...

Desde la montaña cercana, en su lecho de muerte, el último hombre esperaba la muerte por inanición. Se asomó tras la cornisa esa mañana y distinguió de lejos la frágil figurita verde, rematada por una manchita roja, balanceándose con persistencia, vacilando indefensa ante el fiero viento arenoso del desierto.

Pasaron largos e interminables momentos de silencio, en que el anciano se refregaba los ojos tratando de comprender lo que estaba viendo. Cuando finalmente comprendió, lloró y gritó de alegría hasta quedarse sin aliento durante horas, riéndose a carcajadas y hablando solo en medio de la nada, señalando con el dedo como un niño. Pensó en el significado de la vida, y bendijo a Dios hasta la noche sin poder calmarse, lleno de un agradecimiento irracional... sin creer siquiera que Dios existiera; sin saber si existía.

Llegó la noche y el anciano no se había calmado. Se durmió murmurando oraciones de agradecimiento, con los ojos aún húmedos, perdiendo sin cesar con sus lágrimas los últimos fluidos vitales de su cuerpo, en un mundo donde ya no existía nadie que pudiera buscar y alcanzarle agua.

Murió esa misma noche, postrado y deshidratado de tanto llorar, sin poder levantarse, y arrebatado por una paz, una alegría y una esperanza en el futuro, que la humanidad entera jamás había conocido antes en su historia.

Mo'ámmer al-Muháyir. Se permite su reproducción total citando al autor, bajo licencia de Creative Commons, 2013.

Anuncios



play
play
play
play
play
play
play
play

 

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/cuentos/94185-el_sentido_de_la_vida.html