webislam

Martes 17 Septiembre 2019 | Az-Zulaza 17 Muharram 1441
1189 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Biblioteca

?=0

Desigualdades a flor de piel

La abuela que cuida al hijo de la madre que migró para cuidar a la hija de la madre que salió a trabajar, ¡está cansada!

01/01/2013 - Autor: Amaia Pérez Orozco, Silvia López Gil - Fuente: Onu Mujeres
  • 2me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación


Desigualdades a flor de piel

La abuela que cuida al hijo de la madre que migró para cuidar a la hija de la madre que salió a trabajar, ¡está cansada!

Este ensayo, que pertenece a la serie ‘Cadenas Globales de Cuidados’ que viene publicando ONU Mujeres (bajo licencia Creative Commons), es el resultado de una amplia labor de investigación de la economista Amaia Pérez Orozco y la filósofa Silvia López Gil, expertas ambas en género e igualdad. Lo que ofrecen en este libro es un análisis pormenorizado del trabajo de cuidados y su globalización, un tema de plena actualidad tanto en los estudios feministas como en aquellos que se ocupan de los fenómenos migratorios. A través de la interpretación de datos y de entrevistas personales, las autoras profundizan en la labor de cuidados en España, aportando además al final una serie de propuestas y recomendaciones de políticas públicas que permitan abrir un proceso de diálogo político en torno a los impactos beneficiosos de la migración en el desarrollo; por tanto, en última instancia, este documento teórico busca una respuesta práctica: “Las cadenas globales de cuidados constituyen un lugar para el cambio porque evidencian un régimen de cuidados injusto “.

Si bien para llegar a ese punto, antes se ha de entender bien las diversas dimensiones del derecho al cuidado: el derecho a recibir cuidados, a elegir cuidar o no cuidar, y a tener unas condiciones laborales justas. Para ilustrar la magnitud de estos trabajos, basta con hacer referencia a una cifra: el tiempo destinado en España a cuidados directos no remunerados equivaldría a 11,26 millones de puestos de trabajo a jornada completa. Y sin embargo, se intenta ceñir esta labor a la esfera privada-doméstica, invisibilizándola, de ahí la inexistencia de políticas públicas para defender el citado derecho. Al final, la crisis actual de este sistema de cuidados se traduce en carencia de derechos sociales, remuneración, regulación y reconocimiento social. Es decir, los cuidados no están valorados ni social ni económicamente, por lo que esta tarea recae en quienes tienen menos capacidad de elección: mujeres, en general, y mujeres migrantes, especialmente.

La feminización de los cuidados es un hecho que hace temer a las autoras la rearticulación del llamado mandato de género. Así, las mujeres no solo cuidan a personas en situación de dependencia, sino también a hombres que podrían cuidarse a sí mismos; a ellas se les exige mayor compromiso en estas tareas. Y como muestra, de nuevo las cifras: el 95,8% de las personas que han abandonado el mercado laboral por motivos familiares y el 97,2% de quienes trabajan solo a tiempo parcial son mujeres. Ellas son quienes sufren el desgaste físico y emocional de los cuidados, el pluriempleo y la falta de horas de descanso, con horarios que superan la jornada laboral máxima. Ellas son quienes asumen la excesiva flexibilidad espacio-temporal del trabajo de cuidados, que se halla tan falto de definición como la labor de las amas de casa. Ellas, en fin, representan mejor que nadie la contradicción entre los ritmos del mercado y los propios del cuidado de la vida, porque no pueden distinguir entre el tiempo propio y el dedicado a los suyos.

La otra dimensión del trabajo de cuidados que se analiza es la migratoria. Así, se trata de una actividad que progresivamente han ido asumiendo en nuestro país las mujeres inmigrantes. No obstante, de entre ellas un 56% tiene estudios secundarios o superiores, pero al llegar aquí no obtienen permisos de trabajo en sectores más cualificados o no pueden homologar sus títulos. En la mayoría de los casos, se trata de madres heterosexuales que dejan menores en su país de origen (que habrán de ser atendidos por sus abuelas), con lo que se conforma una cadena global de cuidados. Por si fuera poco, nuestra Ley de Extranjería les impone unas duras condiciones para la reagrupación familiar. Muchas mujeres inmigrantes trabajan en un domicilio particular, lo que representa en sí un factor de vulnerabilidad, por la poca incidencia de la normativa laboral en este espacio. Y es que, a menudo, cotizar para ellas no es tanto una vía de acceso a ciertos derechos como un precio a pagar por tener una situación administrativa regularizada.

Ese es otro de los puntos donde se detiene este ensayo, el análisis del Régimen Especial de Empleo de Hogar (REEH). Ante todo, cabe señalar que esta normativa fue concebida en 1985, tal y como permanece hoy. Por eso supone una fuente constante de vulneración de derechos y discriminación, fomentando la informalidad y la irregularidad del trabajo de cuidados. Entre los graves problemas que genera: las trabajadoras no tienen derecho a cotizar con menos de 20 horas semanales en un solo hogar; no figuran en ningún convenio colectivo, por lo que no pueden negociar sus derechos; no están representadas en los sindicatos; nunca hay inspecciones laborales en un hogar; no se recoge la figura del accidente laboral ni de la enfermedad profesional, etcétera, etcétera. Frente a esta realidad, hasta ahora solo ha habido algunas propuestas de modificación de la REEH, pero es una “reforma eternamente postergada“, según se señala en este libro. La Ley de Igualdad, la de Dependencia o las políticas de conciliación no han alterado el esquema en que se da la crisis de los cuidados en España.

Hasta aquí estamos hablando del mero reconocimiento de los cuidados como trabajo, lo que en realidad no garantiza que se cuestione la desigualdad en su reparto. Por eso las autoras advierten de que, si bien se están dando algunos pasos en la modificación de la cobertura de los cuidados, esto no implica la construcción de una responsabilidad colectiva de este tema. Por contra, señalan, asistimos a una doble privatización de la reproducción social (por darse en el ámbito privado-doméstico y por la necesidad de comprar cuidados en el mercado); una reformulación del mandato de género, en tanto que los cuidados se asocian a la mujer; y una rearticulación del nexo entre cuidados, desigualdades y precariedad. En resumen, antes que un problema laboral, legal o económico, se trata de un problema social que -a juicio de las autoras- deberían abordar las instituciones públicas en primer lugar. Para contribuir a la profesionalización del sector, es importante que se reconozca la experiencia laboral de las amas de casa o trabajadoras informales, así como de las mujeres migrantes.

Finalmente, este libro para la reflexión, la indignación y la lucha termina con una serie de propuestas concretas de intervención política en la regulación del trabajo de cuidados. Para que no haya quienes se escuden en que no hay alternativas para mejorar la situación de estas mujeres, a quienes ya va siendo hora de que se les escuche y se les devuelva toda la atención que ellas nos han prestado.

Título: DESIGUALDADES A FLOR DE PIEL
Autoras: AMAIA PÉREZ OROZCO y SILVIA LÓPEZ GIL
Año de publicación: 2011
Editorial: ONU Mujeres


Anuncios
Relacionados

Israel tortura a prisioneras palestinas

Artículos - 19/04/2009

¿Por qué las mujeres heredan la mitad?

Artículos - 18/05/2011

Cuando el gol es ensuciar la cancha de los derechos

Artículos - 30/06/2011



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/biblioteca/82203-desigualdades_a_flor_de_piel.html