webislam

Sabado 21 Septiembre 2019 | As-Sabat 21 Muharram 1441
695 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com
Muhammad Hamidullah
página 1 de 1
1

La reconciliación (el pacto de Hudaybiya)

Artículos - 06/01/2012

La batalla del Foso fue la más importante en cuanto a número de combatientes de los dos lados, pero la cifra de 6 musulmanes y 8 enemigos muertos nos indica que esta batalla no decidió tampoco la suerte de los dos poderes. Los mequíes se retiraron militarmente intactos, pero la supresión de sus caravanas por el norte (Siria, Egipto e Irak) debió ciertamente debilitar su situación económica. Además una gran carestía les esperaba ese año (5 H.).


La batalla del foso (Jandaq)

Artículos - 25/12/2011

La estrategia judeo-mequí parece resumirse así: alejar al Profeta de Medina, y en su ausencia, hacer atacar a la ciudad por todos los lados por los Ghatafan, los Sulaim, los mequíes y otros; y después cercar al Profeta y al pequeño número de sus compañeros, lejos de su metrópoli, para destruirlos de una vez por todas. Era un plan perfecto; pero el hombre propone y Allah dispone.


La batalla de Uhud

Artículos - 04/12/2011

Habían pasado ya trece meses desde el encuentro de Badr, y la tregua entre Meca y Medina estaba lejos de producirse. Mientras tanto las relaciones judeo-islámicas en Medina se habían envenenado y una delegación judía se dirigió a Meca con el objeto de incitar a los coraichíes a la revancha; sin duda esta delegación aseguró su apoyo en Medina a los mequíes.


La batalla de Badr

Artículos - 23/11/2011

El Profeta decidió ir a su encuentro, aunque el enemigo fuera tres veces más numeroso que ellos. Sin entrar aquí en el aspecto militar de la batalla, en la cual demostró su sentido de la estrategia y de la táctica, basta con decir que el enemigo sufrió una dura derrota.


Relaciones con los quraishies de Meca

Artículos - 11/11/2011

Aunque expatriado por los suyos, Muhammad alimentó siempre tiernos sentimientos hacia su ciudad natal y sus habitantes. Estos últimos no lo dejaron tranquilo incluso después de la emigración de los musulmanes. Después de largos meses de duda, el Profeta decidió defenderse. Aproximadamente un año después de su llegada a Medina, envió el primer destacamento musulmán, para decir a los quraichíes que sus caravanas no debían traspasar tampoco la zona de influencia islámica.


La población de Medina

Artículos - 01/11/2011

186 familias mequíes habían sido integradas, por un acto jurídico, en otras tantas familias mediníes. Si aproximadamente cuatrocientos jefes de familias habían abrazado el Islam al comienzo de la Hégira, el número total de musulmanes debía ser mucho más numeroso. Podemos pues situar en esta época el relato de Bukhâri: Hudhaifah cuenta que el Profeta nos dice: Escribid por mí los nombres de todos los que reconocen al Islam. Escribimos los nombres de quince cientos de personas.


El Islam en Medina

Artículos - 25/10/2011

No se sabe exactamente la fecha de la conversión de Umm Waraqa bint ‘Abdallah b. Al-Harith. Participó ya en el año 2 H. en la batalla de Badr, en calidad de enfermera. Estaba tan altamente dotada intelectualmente que se hizo hâfiz del Corán. El Profeta la estimaba tanto que a título excepcional, la nombró imam de la mezquita de su barrio, donde ella dirigía los oficios de piedad (salat) de todos (incluidos los hombres).


La acción de las mujeres en el Islam antes de la Hégira

Artículos - 18/10/2011

El paraíso se encuentra bajo el pie de vuestras madres. En estos términos como Muhammad quiso elevar la posición de la mujer; él ordenó el respeto de la que nos dio a luz, y nos educó después de habernos llevado en su seno. Otra expresión atribuida al Profeta recomienda a la comunidad de los fieles la fe hacia las ancianas (imam al ‘ayâ’iz). El Corán está también lleno de iguales comentarios que dan a la mujer una personalidad independiente y respetada.


La islamización de los mediníes

Artículos - 07/10/2011

Las inquietudes de los mequíes eran cada vez mayores, mientras Muhammad redoblaba sus esfuerzos hacia los visitantes extranjeros. La estación de peregrinación anual a Meca era particularmente importante. Los paganos mequíes, sobre todo el implacable Abû Lahab, se ocupaban intensamente de extender perniciosos prejuicios contra el Islam. Cinco o seis años antes de la Hégira, con ocasión de una peregrinación a Meca, el Profeta encontró algunos mediníes de la facción Aus.


Isrâ y Mi’rây o ascensión hacia Allah

Artículos - 30/09/2011

Con todo el respeto hacia los sabios que insisten en un desplazamiento efectivo, yo me pregunto si este desplazamiento no va en contra el atributo de omnipresencia divina. El Corán afirma: Y estamos sin embargo más cerca de él que su vena yugular. O (57/4, 58/7) que él está donde nosotros estemos. H


Los prodigios

Artículos - 23/09/2011

Cuando el Corán habla de los prodigios de los profetas, añade también que estos prodigios no son hechos de los profetas sino de Allah: para honrarlos y para fortificarlos en su difícil tarea Allah hace que se realicen los prodigios cuando los profetas tienen necesidad de ellos. El prodigio en sí mismo no es una cosa anormal, aunque su origen quede oculto a nuestros ojos.


La exclusión social

Artículos - 16/09/2011

Exasperados por la negativa del Negus de extraditar o de castigar a los refugiados musulmanes, los quraichies encontraron otros medios de luchar contra la reforma religiosa. Decidieron excomulgar al clan del Profeta, y resolvieron prohibir que nadie les hablara, que los acompañara, o que tuviera relaciones matrimoniales o comerciales con ellos; que resolviera ninguna paz con ellos hasta que no hubiesen entregado a Muhammad para ser decapitado por los paganos mequies.


La emigración a Abisinia

Artículos - 09/09/2011

La persecución continuó en Meca. Dentro de cada clan y cada tribu había musulmanes, pero su vida era muy precaria, ya que tenían enemigos incluso dentro de su misma familia. No viendo remedio a las persecuciones en la ciudad, el Profeta aconsejó a sus leales: Si queréis y podéis, id a buscar refugio en Abisinia, ya que el rey que hay en aquel territorio no oprime a nadie dentro de su país; es un país de justicia; quedaros allí hasta que Allah facilite las cosas.


Algunas adhesiones al Islam

Artículos - 04/09/2011

Abû Darr le reconoció y lo saludó dándole el título de Profeta. Muhammad le preguntó que quien era él, y sabiendo que era de la tribu de Cohifâr se echó la mano a la frente y se puso a reflexionar. Luego le preguntó: ¿Cuánto tiempo hace que te encuentras aquí?, ¡Desde hace un mes! -¿De qué te alimentas? -¡Nada más que agua del pozo de Çançan. Abû Bakr lo llevó a su casa como su anfitrión y le dio de comer. Al día siguiente ‘Alí lo condujo a la casa del Profeta. Abû Da


Comienzo de la misión

Artículos - 01/09/2011

Los cronistas señalan una interrupción momentánea (fatra) de la revelación después de la primera, o primeras revelaciones. Durante los dos o tres años que siguieron, puede esperarse una evolución en Muhammad: primeramente puede ser que de terror ante la revelación, después un período de calma y alegría y por fin la desesperación. Concerniente a esta última fase, los cronistas nos mencionan que en su profunda tristeza, Muhammad, subió varias veces a las colinas para suicidarse.


Despertar de la conciencia al Islam

Artículos - 17/08/2011

No se sabe gran cosa sobre la evolución del pensamiento religioso de Muhammad durante sus retiros. Si se dirigía a la cueva cada año, es necesario pensar que encontraba un consuelo espiritual. Los biógrafos dicen que Muhammad comenzó a tener sueños claros como el alba: todo lo que el veía en sueños, él encontraba su significación en los hechos de los días siguientes: Además oía alguna vez una voz extraña; giraba la cabeza a un lado y al otro y no viendo a nadie, se extrañaba con t


La vía de la independencia

Artículos - 14/08/2011

Se cuenta que Jadîÿa no se había atrevido a pedir el permiso de su tío, puede ser que temiendo sus objeciones en contra de la pobreza de Muhammad. El tío de Muhammad esperaba la señal de Jadîÿa para tomar la palabra. En su discurso, hizo alusión a las virtudes de Muhammad con las que ningún joven mequí hubiera podido rivalizar. Añadió que él no era rico, pero que la riqueza era una cosa pajera como una sombra; que los dos amándose tanto, ¡nada era tan conveniente como unirlos en


El huérfano en casa de su tío

Artículos - 12/08/2011

El joven Muhammad amaba a su abuelo tan tiernamente como su edad se lo permitía. Por otra parte no hacía más que devolver el afecto de un abuelo tan unido a su nieto que no quería nunca comer sin que él estuviera presente. A la edad de ocho años, cuando su abuelo murió, Muhammad, gemía de dolor mientras iba detrás de su féretro.


El Profeta Muhámmad y la orden de caballería

Artículos - 02/01/2009

Multitud de jóvenes y viejos mequíes asistió a la ceremonia y juró lo que sigue: ¡Por Allah! seremos todos como una sola mano con el oprimido contra el opresor, hasta que este último reconozca sus derechos, y esto por tanto tiempo como el mar sea capaz de mojar un pelo o los montes Hirâ y Yabîr están en su sitio y todo con igualdad para todos en lo que concierne a la situación económica del oprimido. Siendo ya profeta, Muhammad no cesó de estar orgulloso de haber asistido a esta cere


El nacimiento de Muhammad (s.a.s.)

Artículos - 14/03/2005

Nacimiento y primeras vicisitudes de la vida de Muhámmad, Mensajero de Al-lâh


La primera constitución escrita

Artículos - 29/12/2001

La primera constitución escrita de un Estado promulgada por un gobernante en la historia humana en mano del Santo profeta del Islam data del primer año de la Hégira (Años 622 de la era cristiana) y ha llegado hasta nosotros de forma completa.


página 1 de 1
1

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/author/muhammad_hamidullah/