webislam

Martes 2 Junio 2020 | Az-Zulaza 10 Shawwal 1441
2064 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com
Claude Addas
página 1 de 1
1

Los dos horizontes

Biblioteca - 17/08/2014

Sello de la santidad muhammadi, Ibn Arabi asume, más allá de la muerte, la custodia y el reparto de las ciencias espirituales que ha encerrado en su obra. Y su larga vigilia no cesará nada más que al amanecer del Día eterno, cuando los últimos soñadores saldrán para siempre de su último sueño.


El lenguaje poético y su razón de ser según Ibn Arabî

Artículos - 29/09/2013

En el comienzo estaba el lenguaje poético, suprema armonía cuya omnipresencia la Naturaleza también testimonia: no hay en ella sonido que no esté regularmente acompasado, ni arquitectura que no esté rigurosamente compuesta. Lo testimonian el canto de los pájaros, la tela de la araña, la colmena...


La Experiencia y la Doctrina del Amor en Ibn´Arabi

Artículos - 27/01/2012

Dice el Enviado de Dios: “Dios es Bello y ama la belleza”. Estas dos nociones, el amor y la belleza, son tan inseparables para Ibn ‘Arabî que, en efecto, este hadîz está omnipresente en todos sus escritos sobre el amor, ya sea refiriéndose a él de un modo explícito o citándolo veladamente. Es cierto que el imâm Gazâlî también concede gran importancia a este tema en el extenso capítulo de su Ihyâ ulûm al-dîn, titulado Kitâb al-mahabba (“Libro del amor”).


El lenguaje poético y su razón de ser según Ibn ´Arabî

Artículos - 29/12/2010

Minimizar la importancia de la obra en verso de Ibn ‘Arabî es, con toda evidencia, un error; él ha dado a luz un vasto corpus poético que espera pacientemente que algunos osados investigadores tengan a bien exhumarlo. Fraccionado en múltiples recopilaciones, esparcido en innumerables manuscritos de bibliotecas privadas y públicas, una gran parte de su patrimonio poético permanece inexplorado. Ibn ‘Arabî afirma que su obra poética en su totalidad extrae su substancia de la Revelación


Abû Madian e Ibn Arabi: dos gigantes del sufismo andalusí (II)

Artículos - 27/10/2009

Me gustaría citar dos ejemplos muy reveladores de la percepción prodigiosamente aguda que Ibn ‘Arabî tenía del estado espiritual de Abû Madian. El primero se refiere al inusual vínculo que existía entre Abû Madian y uno de sus hijos, al cual se hace referencia en el apartado 164 del Tasawwuf, dedicado a ‘Abd al-Razzaq Yazuli. Tadili cuenta que, según había predicho Abû Ya’zâ, Abû Madian tuvo un hijo con una esclava negra de la que más tarde quiso separarse.


Abû Madian e Ibn Arabî: dos gigantes del sufismo

Artículos - 26/09/2009

Durante la investigación que realicé hace algunos años, cuando trabajaba en la biografía del Shaykh al-Akbar 3 , muchas veces me enfrenté a preguntas que, por carecer de tiempo y, sobre todo, de documentación, me vi obligada a dejar sin respuesta. Me gustaría aquí intentar de algún modo ofrecer una respuesta a una de esas cuestiones sobre las que podría ser más importante arrojar algo de luz, debido a su relación con el destino de Ibn ‘Arabî...


La época errante

Artículos - 09/02/2008

En el curso de las peregrinaciones que Ibn ‘Arabî efectuó por Oriente, Anatolia es una etapa principalísima por las razones que acabamos de ver y por otras que no vamos a tardar en descubrir. Sin embargo, no es la única. No vamos a describir aquí el itinerario y la cronología de todos los desplazamientos del Shayh al‑Akbar en este largo periodo, pero intentaremos señalar las fases determinantes de esa época errática.


El oriente Ayyubí

Artículos - 06/02/2008

El Andalus que Ibn ‘Arabî deja atrás cede poco a poco terreno a la conquista cristiana. Sobre el Oriente al que encamina sus pasos, otros ejércitos, también en nombre de Cristo, hacen pesar la misma amenaza. Cantada por los trovadores la gesta de los cruzados es uno de los más fuertes topoi del imaginario occidental: Ricardo Corazón de León, Saladino, los Templarios, el Santo Sepulcro forman parte tanto de la mitología como de la historia.


Damasco, refugio de los profetas

Artículos - 04/02/2008

En cuanto a Damasco, es el paraíso de Oriente, el horizonte donde se alza su resplandeciente luz, … la joven esposa entre todas las ciudades cuyo velo hemos levantado; está engalanada con plantas de flores perfumadas, y surge bajo el atavío sedoso de sus huertos y jardines. … La ciudad es tan gloriosa que Al-lâh hizo residir allí al Mesías y a su madre.


La despedida

Artículos - 29/01/2008

Cuando vuelve a al‑Andalus el Shayj al‑Akbar ya ha tomado su decisión: abandonar el Magreb para dirigirse al Mashriq. Es lo que nos sugiere una carta que figura en el Kitab al‑kutub.Gracias a las indicaciones contenidas en ese texto, estamos en disposición de describir el itinerario de las peregrinaciones de Ibn ‘Arabî por al­-Andalus en el año 595/1198.


Aconseja a mis siervos

Artículos - 17/01/2008

Se constata que a partir del año 600/ 1204, las actividades de Ibn ‘Arabî redoblan su intensidad. Siria, Palestina, Anatolia, Egipto, Iraq, Hiyâz: entre los años 600 y 617, el Shayj al‑Akbar no cesa de recorrer una y otra vez tales países. Esos continuos desplazamientos no le impiden, sin embargo, aumentar considerablemente el número de sus escritos: cerca de unos cincuenta (según el Repertorio General de Osmán Yahia) fueron compuestos en el transcurso de ese mismo período.


La gran peregrinación

Artículos - 16/01/2008

Del viaje de Ibn ‘Arabî hacia Oriente conocemos el punto de partida —Túnez— y el punto de llegada —El Cairo. Pero, de un sitio al otro ¿cuál fue el itinerario? ¿cuáles fueron las etapas? No disponemos por el momento de ninguna indicación que nos permita una respuesta precisa. Ibn ‘Arabî, que evoca tan a menudo las entrevistas mantenidas en el curso de sus numerosas peregrinaciones, no menciona, ningún hecho que pueda ayudarnos a esclarecer su trayecto.


La Ascensión

Artículos - 15/01/2008

De Túnez a Meka, de Jerusalén a Bagdad, de Konya a Damasco, Ibn ‘Arabî habrá recorrido a lo largo de su existencia miles de kilómetros y atravesado decenas de países. Sin embargo, es en Fez una vez más, en 594/1198, donde efectúa el más largo y más extraordinario de sus viajes. Viaje vertical, no horizontal; Celeste, no terrestre; espiritual, no corporal; el cual conduce al peregrino, sin llegar a atravesar ninguna frontera geográfica, hasta la Presencia divina.


Fez: Hazme Luz

Artículos - 11/12/2007

Mientras Ibn ‘Arabî se consagra a la siyâha o a la redacción de sus obras —indiferente, parece, a los ruidos de la guerra— la población sevillana, por su parte, vive en la angustia de los asaltos repetidos de los castellanos. Habiendo expirado la tregua firmada en 586/1190, el rey Alfonso VIII decide en efecto reemprender la lucha contra los almohades que recorre toda la región de Sevilla a sangre y fuego.


Soy el Qur’ân y los siete redoblados

Artículos - 10/12/2007

Cuando llegué ante el mar Mediterráneo, en al‑Andalus decidí no embarcarme antes de que me fuera concedido contemplar todos los estados interiores y exteriores que Al-lâh me tenía destinados hasta mi muerte. Me volví, pues, hacia Al-lâh, con una concentración total, una contemplación y una vigilancia perfectas; Al-lâh me hizo entonces ver todos los estados interiores y exteriores que yo habría de tener hasta el fin de mis días.


Ibn Arabi y los ulemas andalusíes

Artículos - 07/12/2007

Si bien es difícil trazar con exactitud el destino de Ibn ‘Arabî, y mucho más aún verificar la legitimidad de sus reivindicaciones en materia de walâya, es por el contrario un poco más fácil, en todo caso necesario, situar este destino en relación a la sociedad que le rodeó, determinar el lugar de Ibn ‘Arabî entre sus contemporáneos, las relaciones que mantenía con los diversos medios intelectuales y religiosos de ese Occidente islámico donde su vocación se afirmó.


Córdoba: la gran visión

Artículos - 05/12/2007

Años 586, 594, 598 de la Hégira. El destino espiritual de lbn ‘Arabî se ordena alrededor de esas tres fechas. A cada una corresponden episodios capitales del mismo acontecimiento. Desde el primero de ellos, la historia del Shayh al‑Akbar deja de ser una aventura individual: para él mismo y para sus discípulos, ésta se confunde a partir de entonces con la historia misma de la walaya. Más aún: es su eje.


El aprendizaje

Artículos - 04/12/2007

Dos corrientes principales dominan, en la época de Ibn ‘Arabî, el tasawwuf en el occidente islámico. La primera, conocida bajo el nombre de escuela de Almería, tuvo por principales representantes a Abû l-‘Abbâs Ahmad b. Muhammad Ibn al‑‘Arif y Abû l-­Hakam b. Barrayân. La lectura de las tres cartas que Ibn al-‘Arif escribió a Ibn Barrayân no deja subsistir ninguna duda sobre la naturaleza de las relaciones que mantenían los dos sufíes andalusíes.


La vocación

Artículos - 01/12/2007

Iniciamos la publicación parcial de la biografía de Shayj al-Akbar realizada por Claude Addas —hija de Michael Chodkiewicz, arabista francés que ha dedicado ya dos libros a nuestro autor— y aparecida originalmente el 1989 en Editions Gallimard. Aunque el aspecto biográfico sea lo más exterior al hombre, y apenas puede ser la sombra de lo vivido y experimentado por un verdadero íntimo de Allâh como el que nos ocupa, nosotros pensamos que puede servir como lazo o primer acercamiento.


La gran peregrinación

Artículos - 29/04/2002

Del viaje de Ibn Arabî hacia Oriente conocemos el punto de partida —Túnez— y el punto de llegada —El Cairo. Pero, de un sitio al otro ¿cuál fue el itinerario? ¿cuáles fueron las etapas? No disponemos por el momento de ninguna indicación que nos permita una respuesta precisa.


El oriente Ayyubí

Artículos - 18/03/2002

El Andalus que Ibn Arabî deja atrás cede poco a poco terreno a la conquista cristiana. Sobre el Oriente al que encamina sus pasos, otros ejércitos, también en nombre de Cristo, hacen pesar la misma amenaza. Cantada por los trovadores, puesta en imágenes en Saint‑Sulpice o en Épinal, la gesta de los cruzados es uno de los más fuertes topoi del imaginario occidental.


La despedida

Artículos - 11/03/2002

Cuando vuelve a al‑Andalus, acompañado de su fiel compañero etíope, creemos que el Shayj al‑Akbar ya ha tomado su decisión: abandonar el Magreb para dirigirse al Mashriq, al Oriente islámico. Es lo que nos sugiere una carta que figura en el Kitab al‑kutub, es decir, en la Correspon-denciade Ibn Arabî.


página 1 de 1
1

play
play
play
play
play
play
play
play

 

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/author/claude_addas/