webislam

Jueves 17 Octubre 2019 | Al-Jamis 17 Safar 1441
980 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?=0

Mehdi Hasan: “¿Cómo de islámico es el Estado islámico?” (1)

Sageman, ex agente de la CIA,: “Sin la invasión de Irak, Isis no existiría. Lo creamos con nuestra presencia allí”

09/04/2015 - Autor: Mehdi Hasan - Fuente: New Statesman
  • 1me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Una opinión generalizada sugiere que una lectura violenta del Corán está en el corazón de la violencia política del Estado Islámico, pero se equivoca.

Es difícil olvidar los nombres o las imágenes, de James Foley, Steven Sotloff, David Haines, Alan y Peter Henning Kassig. Las bárbaras decapitaciones entre agosto y noviembre de 2014, a sangre fría y frente a la cámara, de estos cinco rehenes occidentales (vestidos con mono) por parte del autodenominado Estado islámico, o Isis, provocaron indignación y condena.

Sin embargo, también hay que recordar el nombre de Didier François, un periodista francés en poder de Isis en Siria durante diez meses que fue liberado en abril de 2014. François nos ha proporcionado desde entonces una excepcional visión de la vida dentro de lo que Graeme Madera del Atlántic's, en reciente reportaje de la revista, ha llamado el "reino ermitaño" de Isis, al que "pocos han ido... y regresado". Y es una visión que amenaza con cambiar radicalmente la interpretación sobre la organización terrorista más temible del mundo.

"Nunca hubo realmente discusión acerca de los textos", dijo el periodista francés a la periodista de CNN Christiane Amanpour el mes pasado refiriéndose a sus captores. "No había discusión religiosa. Había una discusión política ".

Según François, "Nos martilleaban más con lo que ellos creían que con la enseñanza del Corán, debido a que no tiene nada que ver con el Corán". Y el ex rehén reveló a una sorprendida Amanpour:" Nosotros ni siquiera teníamos el Corán. Ellos no querían siquiera darnos un Corán".

El crecimiento de Isis en Irak y Siria ha sido un desastre para la imagen pública del Islam, y una bendición para la industria de la islamofobia. Efectivamente, existe un grupo que se autodenomina Estado Islámico; que atribuye a los textos islámicos la justificación para sus castigos medievales, desde la lapidación de los adúlteros a la amputación de las manos de los ladrones; y que tiene un líder con un doctorado en estudios islámicos que se declara a sí mismo como un "califa", o gobernante de todos los musulmanes, e incluso se ha cambiado el nombre a sí mismo en honor del primer califa musulmán, Abu Bakr.

Las consecuencias son, tal vez, las esperadas. En septiembre de 2014, una encuesta de Zogby recogía que sólo el 27% de los estadounidenses tenía una opinión favorable del Islam, por debajo del 35 por ciento en 2010. En febrero de 2015, más de un cuarto de los estadounidenses (27%) decían a los encuestadores de la Investigación LifeWay que creían que la vida bajo el dominio Isis "da una prueba de cómo es una sociedad islámica realmente".

Sin embargo, lo que es mucho más preocupante es que no son sólo los miembros mal informados, ignorantes o fanáticos de la sociedad los que tienen esta opinión. "La realidad es que el Estado islámico es islámico. Muy islámico", escribió Wood en su muy leído informe 10.000 palabras ("Lo que realmente quiere Isis") de la edición de marzo de Atlantic, en el que sostenía: "La religión predicada por sus seguidores más fervientes deriva de interpretaciones coherentes e incluso aprendidas interpretaciones del Islam".

Bernard Haykel de la Universidad de Princeton, el único estudioso del Islam a quien Wood se molestó en entrevistar, describe los musulmanes que consideraban a Isis como anti-islámico, o no-islámico, como "avergonzados y políticamente correcto, con una azucarada visión de su propia religión ", y declaró que los amputadores de manos y degolladores de gargantas de Isis" tienen tanta legitimidad "como cualquier otro musulmán", porque el Islam es "lo que hacen los musulmanes y cómo interpretan sus textos".

Muchos otros analistas, pertenecientes a todo el espectro político, están de acuerdo y han denunciado al gobierno de Obama por negarse, en palabras del periodista convertido en experto en terrorismo Peter Bergen, a realizar "la conexión entre el terrorismo islamista y formas ultra-fundamentalistas del Islam". Escribiendo en el sitio web de CNN en febrero, Bergen declaró: "Isis puede ser una perversión del Islam, pero islámica, es."

"¿Tan díficil es para que Obama reconocer a Isis como 'islámico'?" Gritó un titular en la página web Daily Beast en el mismo mes. "¿Qué vendrá primero, coches voladores y vacaciones en Marta, o un simple reconocimiento de que las creencias guían el comportamiento y que ciertas ideas religiosas -yihad, martirio, blasfemia, apostasía- conducen como se ha probado a la opresión y el asesinato?", preguntó Sam Harris, el neurocientífico y sumo sacerdote del movimiento "Nuevo Ateísmo".

Por lo tanto, es Isis un movimiento identificable como "islámico"? ¿Están los reclutados por motivados por el fervor religioso y la fe?

El analista

"Nuestra exploración sobre las deficiencias del psicólogo intuitivo debe comenzar con su tendencia general a sobreestimar la importancia de los factores personales o de disposición relativos a las influencias ambientales", escribió el antropólogo social estadounidense Lee Ross en 1977.

Fue Ross quien acuñó la frase "error fundamental de atribución", que se refiere al fenómeno por el cual ponemos un énfasis excesivo en las motivaciones internas para explicar el comportamiento de los demás, en una situación determinada, en lugar de considerar los correspondientes factores externos.

En ninguna parte es el error fundamental de atribución más frecuente, sugiere el psiquiatra forense Marc Sageman, que en el análisis que, mirándonos al ombligo, realizamos sobre los aspirantes a terroristas y lo que los motiva o no a ello. "Usted atribuye el comportamiento de otras personas a las motivaciones internas, sino a sus propias circunstancias. 'Nos están atacando y por lo tanto tenemos que atacarlos'". Sin embargo, me dice, raramente hacemos lo contrario.

Pocos expertos se han esforzado tanto como Sageman para tratar de entender la mentalidad de los hombres y mujeres jóvenes que aspiran a unirse a sangrientos grupos, como Isis y al-Qaeda. Y pocos pueden igualar sus calificaciones, credenciales o formación. El psiquiatra y académico, de 61-años de edad y origen polaco, es un ex oficial de operaciones de la CIA destinado en Pakistán a finales de 1980. Allí trabajó en estrecha colaboración con los muyahidines afganos. Ha asesorado desde entonces al Departamento de Policía de Nueva York en temas de contraterrorismo, testificó ante la Comisión del 9/11 en Washington, DC, y, en sus obras aclamadas "Entendiendo las redes terroristas" y  "Jihad sin líderes", analiza de cerca la biografía de varios cientos de terroristas.

¿Ve la religión como un prisma analítico útil a través del cual se puede ver el ascenso de Isis y el proceso por el cual miles de jóvenes llegan a Siria e Irak, dispuestos a luchar y morir por el grupo?

"La religión tiene un papel, pero es el de la justificación", me dice. "No es la razón por lo que hacen esto o por la que los jóvenes van allí."

Los miembros de ISIS, afirma, están usando la religión para impulsar una visión política, antes que utilizar la política para impulsar una visión religiosa. "Para dotarse de un poco más de legitimidad utilizan el Islam como su justificación. No se trata de religión, sino de identidad... Te identificas con las víctimas, con los chicos asesinados por tus enemigos".

Sobre conversos al Islam, en particular, añade, "La identidad es importante para ellos. Ellos han... invertido una gran cantidad de esfuerzos e identidad para convertirse en "musulmán" y, debido a esto, la identidad es muy importante para ellos. Ven a otros musulmanes siendo masacrados y dicen, 'tengo que proteger a mi comunidad. "(Un estudio reciente encontró que los conversos al Islam estuvieron involucrados en el 31% de las condenas por terrorismo musulmán en el Reino Unido entre 2001 y 2010.)

Sageman cree que no se trata de fe religiosa, sino, más bien, de un "sentimiento de indignación moral y emocional", provocado por lo que ven en sus pantallas de televisión o en YouTube, lo que impulsa a la gente desde Portsmouth a Peshawar, de Berlín a Beirut, a marcharse a zonas de guerra e inscribirse en la llamada yihad. Hoy, señala maliciosamente "Orwell sería como combatiente extranjero un yihadista", en referencia a la participación del escritor en la campaña anti-fascista durante la guerra civil española.

La religión, de acuerdo con este punto de vista, tiene un papel, no como motor de la conducta, sino como vehículo de indignación y, sobre todo, un marcador de la identidad. La religión es importante en el sentido de que pasa a "definir tu identidad", dice Sageman, y no porque seas "más piadoso que nadie". Invoca la concepción del politólogo Benedict Anderson de un Estado-nación como una "comunidad política imaginada", argumentando que la "comunidad imaginada de los musulmanes", es lo que impulsa a los terroristas, el encanto de ser miembros de - y defensores de  "el Grupo " definitivo.

"No es la gente más religiosa la que va allí", señala. Los combatientes de Isis occidentales, en particular, "tienden a haber redescubierto el Islam como adolescentes o como conversos"; Están enfadados, o incluso son hombres jóvenes aburridos, en busca de una llamada a las armas y una causa que emocione. El verdugo Isis Mohammed Emwazi, también conocido como "jihadista John" - que fue criado y educado en el Reino Unido - se describe, por ejemplo, por dos médicos británicos que lo conocieron en un hospital sirio como "tranquilo, pero un poco de un adicto a la adrenalina ".

Punto de vista de Sageman no debe realmente sorprendernos. Escribiendo en su libro de 2011 The Black Banners: the Inside Story of 9/11 and the War Against al-Qaeda, el libanés-estadounidense ex agente del FBI Ali H Soufan, quien dirigió la Investigación pre-9/11  sobre al-Qaeda, observó: "Cuando empecé a interrogar a miembros de al-Qaeda, me di cuenta de que si bien podían citar los dichos de Bin Laden de memoria, sabía yo mucho más del Corán que ellos - y, de hecho, algunos apenas sabían árabe clásico, la lengua tanto de los hadices como del Corán. La comprensión de su proceso de pensamiento y de los límites de sus conocimientos nos permitió a mí y a mis colegas a usar su pretendida piedad en contra de ellos".

Tres años antes, en 2008, una nota informativa clasificada sobre la radicalización, elaborada por la unidad de la ciencia del comportamiento del MI5, fue obtenida por The Guardian. Reveló lo siguiente: "Lejos de ser fanáticos religiosos, un gran número de los involucrados en el terrorismo no practican su fe con regularidad. Muchos carecen de alfabetización religiosa y pueden... ser considerados como novatos religiosos". Los analistas del MI5 señalaron el desproporcionado número de conversos y la alta propensión "al consumo de drogas, consumo de alcohol y visitas a prostitutas". El periódico afirmó que llegaron a una conclusión: "Una identidad religiosa bien establecida en realidad protege contra la radicalización violenta".

Como he señalado en estas páginas antes, Mohammed Ahmed Yusuf y Sarwar, los dos jóvenes musulmanes británicos de Birmingham que fueron condenados por cargos de terrorismo en 2014 después de viajar a combatir en Siria, compraron copias del Islam for Dummies y The Koran for Dummies en Amazon antes de su salida. Novatos religiosos, efectivamente.

Sageman, ex agente de la CIA, dice que tenemos que localizar el terrorismo y el extremismo en los conflictos locales y no en las grandes o aplastantes narrativas ideológicas - las quejas y la ira son lo primero, argumenta, seguidas de justificaciones ideológicas convenientes e interesadas. Por ejemplo, dice, los orígenes de Isis como un grupo terrorista no se encuentran en tal o cual libro islámico o escuela de pensamiento, sino en la "masacre de sunitas en Irak". Me recuerda cómo, en abril de 2013, cuando hubo una manifestación pacífica sunita pidiendo al gobierno de Maliki liderado por los chiítas en Bagdad una redistribución entre las distintas provincias de lo que el gobierno estaba recibiendo por los ingresos petroleros, las fuerzas de seguridad iraquíes dispararon contra la multitud. "Ese fue el comienzo de esta insurrección actual."

Antes de eso, se produjo la brutal ocupación liderada por Estados Unidos, en virtud de la cual Irak se convirtió en el epicentro de los terroristas suicidas de toda la región y estimuló la creación de nuevas organizaciones terroristas como al-Qaeda en Irak (AQI).

Isis es el "remanente" de AQI, añade Sageman. Él cree que cualquier análisis del grupo y de la violencia y el caos en Irak que no tenga en cuenta el largo período de guerra, la tortura, la ocupación y la limpieza sectaria es inadecuado- y constituye una forma interesada de exonerar a Occidente de cualquier responsabilidad. "Sin la invasión de Irak, Isis no existiría. Lo creamos con nuestra presencia allí. "

Traducción para webislam: Sabora Gernikagoitia

Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/99611-mehdi_hasan_como_de_islamico_es_el_estado_islamico_1.html