webislam

Sabado 14 Diciembre 2019 | As-Sabat 16 Rabi al-Zani 1441
1228 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?=0

¿Renacimiento o destrucción de la Humanidad?

Tenemos un futuro incierto, motivado en gran medida, en la dificultad de razonar en nuestro mundo presente

03/04/2015 - Autor: Dr. Armando Bukele Kattan - Fuente: aclarandoconceptos.blogspot.com
  • 1me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación


Tenemos un futuro incierto...

Tenemos un futuro incierto, motivado en gran medida, en la dificultad de razonar en nuestro mundo presente.

Nuestro mundo ¿está en crisis o está en evolución? ¿En progreso, o en retroceso? Si nos es dificil determinar qué somos ¿Cómo podremos esbozar al menos adónde vamos?

Las incertidumbres y el azar se multiplican en todas partes. Hay crisis de valores; ruptura de regulaciones; problemas económicos, profundización de los antagonismos; polarización de las posiciones, etc., y la magnitud del problema nos indica claramente que estos no son focalizados, sino que tienen dimensión planetaria.

Nuestra “civilización” ha producido nuevas formas de destrucción y muerte, pero no por ello ha reducido las formas tradicionales, sino que las ha avivado y asociado con ellas.

Es la crisis de un mundo que no es capaz de ser uno solo. Somos una sola Humanidad pero nos seguimos dividiendo e incluso atomizando nuestro planeta, que no es más que un punto pequeñísimo en la dimensión cósmica que se subdivide a su vez en porciones cada vez más pequeñas, que nosotros consideramos grandes debido a nuestra propia pequeñez.

Hemos entrado aún más en la oscuridad de la noche, desde cuando Heidegger decía: “Nuestro tiempo está en lo más profundo de la noche del mundo, y de la penuria”.

Vivimos en un mundo de contrastes: Mientras más pequeño es el Big Bang, el punto inicial en la creación de nuestro Universo, más grande es el tamaño de la expansión. Sólo si el Big Bang fue cero, la expansión sería infinita. Los extremos se unen.

Mientras más oscura sea la noche más brillante será el despertar.

Decía Novalis que cuando soñamos que soñamos estamos más próximos al despertar.

No sabemos si hemos entrado al nacimiento o a la muerte de la Humanidad. Tenemos así que estar preparados para esperar y desesperar. Por una parte, la Humanidad puede fácilmente autodestruirse, pero también puede, material y técnicamente, mejorarse y autorrealizarse.

La Biblia reconoce, al igual que El Corán, que vendrán tiempos difíciles, el Apocalipsis; pero luego vendrá el renacer espiritual y llegarán tiempos de paz y amor. La esperanza es la última virtud que desaparece. Incluso cuando muere, nace de nuevo.

En este nuestro mundo, tan complejo, y en un proceso de renovación constante, el ser humano no puede ser juguete de tantas incertidumbres y de tantos conocimientos. Hemos de tener fe en las cosas nuevas pero es necesario tener la capacidad de crearlas y también el poder suficiente para controlarlas. Tenemos que desarrollar todo aquello que haga prevalecer nuestra grandeza. Como el mismo Fausto de Goethe decía: “Hay que aspirar siempre a la más alta existencia”.

Hace 20 siglos, Cristo proclamó la igualdad ontológica entre todos los seres humanos. El Corán también reconoce que todos los seres humanos somos iguales ante Dios y que no existe la supremacía racial. Sin embargo, en la práctica es en el islam donde la discriminación racial ha sido totalmente anulada, lo cual, según Arnold Toynbee, famoso historiador británico “es uno de los logros más notables del islam, y en el mundo contemporáneo existe una necesidad imperante de propagar esta virtud islámica”.

Es cierto que todavía existe el racismo, ese mito de las razas superiores, donde fácilmente se establece una distinción preconcebida entre dominantes y dominados, conquistadores y esclavos, amos y sirvientes y, lo que es aún peor, una dicotomía basada en la raza y olvidándose que buenos, regulares y malos, y también inteligentes, normales y tontos, hay en todas las razas y en todos los estratos.

Es cierto que hay razas actualmente más desarrolladas que otras, pero eso es tan solo cierto si analizamos un punto tangencial de la historia. Si analizamos ésta, en una línea contínua a través del tiempo, nos daríamos cuenta fácilmente que todas las razas han tenido y tendrán su normalidad, progreso y decadencia.

Jaspers, en su estudio sobre la libertad, decía que no pretendamos tener la verdad absoluta, porque entonces destruiríamos la libertad humana; pero también debemos recordar que el miedo y la angustia no son buenas actitudes: Grave es la ciega obediencia de los débiles, que engendra tiranías diversas y que diviniza a los hombres, a las razas, a las escuelas científicas, a la técnica y a la materia.

Si creemos en Dios ya no es posible endiosar a los hombres, a las razas y a los países. “No debemos sentirnos superiores, pero tampoco considerarnos inferiores; ni tampoco ver inferiores a los demás”. Debemos también recordar que un marcado instinto de superioridad se fundamenta muchas veces en un complejo de inferioridad, no siempre evidente. Sería ideal que todos enterráramos tanto la codicia exagerada como la potenciación excesiva de nuestros intereses personales y sectarios y que trasmutáramos la envidia por la caridad, el fanatismo por la tolerancia, el racismo por el humanismo y trabajáramos en unidad o al menos en convergencia por el engrandecimiento de nuestra Patria. Hora es que los salvadoreños transformemos nuestros pecados en virtudes…

No tenemos conciencia solidaria y muchas veces tratamos de apagarle la luz al contrario, para brillar nosotros más. En las noches sin luna, una luciérnaga parece un sol en miniatura. Nuestra carrera no es de ganar por contraste, sino de sumar esfuerzos, como en una carrera de relevos. Abundan los nacionales de mente colonial, inclinados a la más vil servidumbre ante el extranjero poderoso: Nos sentimos colonia añorando el pasado o incluso anexados a los Estados Unidos, como un deseo histórico permanentemente mantenido a través de la historia y en los tiempos presentes.

No son correctos ni la xenofobia, ni el chauvinismo (sintiendo que sólo lo nuestro vale), pero tampoco el servilismo y el malinchismo (la entrega servil a gobiernos extranjeros).

Somos salvadoreños de diferentes extracciones raciales, totalmente mezclados como lo son todas las razas del mundo, orgullosos de nuestra sangre y reconociendo que las razas que conforman nuestro mestizaje son a su vez participantes en su propio mestizaje.

Renán decía que la nacionalidad, la patria, nace de haber hecho en el pasado grandes cosas juntos pero, sobre todo, del deseo de quererlas hacer nuevamente en el porvenir. Esto es, Historia y Destino. Debemos también recordar que ninguna inquisición puede encadenar pensamiento y vocablo. Y que el miedo excesivo, disfrazado de prudencia, es letra muerta.


Anuncios


1 Comentarios

Maritza Mercado dijo el 09/05/2015 a las 03:54h:

Excelente articulo. gracias


Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/99351-renacimiento_o_destruccion_de_la_humanidad.html