webislam

Jueves 21 Noviembre 2019 | Al-Jamis 23 Rabi al-Auwal 1441
656 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?=0

Charlas con Sheij Mohammad Abdullah: la decepción

Nuestra decepción es un producto de auto-engaño

19/02/2015 - Autor: Sheij Mohammad Abdullah Ansari - Fuente: Webislam
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

عوذُ بِٱللَّهِ مِنَ ٱلشَّيۡطَٰنِ ٱلرَّجِيمِ
بِسْمِ اللهِ الرَّحْمنِ الرَّحِيمِ

La decepción es la causa mayor de la infelicidad, la tristeza, la depresión, bueno, también el enojo y la frustración. Nos decepcionan nuestras parejas, hijos, parientes, vecinos, gobernantes, la condición del mundo y con nosotros mismos también, parece que nada sale bien. Nada es como esperamos. Nadie hace cosas como se debe, según nuestro concepto de cómo se deberían hacer las cosas. Dimos un buen ejemplo para a nuestros hijos y mira cómo salieron.

Como maestro de inglés señalaba a mis estudiantes las palabras que yo llamo palabras engañosas. Hay muchas palabras en inglés y español que suenan muy similares y pensamos que significan la misma cosa pero no es así, son muy diferentes. Dos de estas palabras son ‘decepción’,  en inglés, ‘deception’ que se pronuncia ‘dicepshan’ (más o menos), vocalizados suenan muy similares, sin embargo ‘deception’ significa engañar o engaño. Normalmente no se puede traducir una con la otra pero en relación de lo que voy a hablar, están relacionados porque nuestra decepción es un producto de auto-engaño. Estamos convencidos de que el mundo se debe conformar a nuestros conceptos. Casi todo el mundo sufre del complejo dios, creemos que somos dioses. Sabemos todo y todos deben prestar atención.

Es posible que tengamos la razón. Supongamos que sí. ¿Qué importa? Todavía no tenemos el derecho de esperar que otros tengan que escucharnos. Estamos buscando y esperando un mundo perfecto. Aunque es posible aprender y saber lo que es correcto, la conducta correcta, eso no significa que el mundo debe ser perfecto. En realidad ya es perfecto. No puede existir lo bueno sin lo malo. Dios, que es Uno, creó el universo con la palabra, o sea, la vibración o Una Vibración, y una vibración se compone de una agitación entre partes. El universo depende o es basado en la dualidad. Es como los cables de luz que entran en tu casa. Tienen dos partes, una positiva y la otra negativa.  Ninguno tiene poder sólo, sólo con los dos juntos se producen la energía. El mundo es así, la dualidad produce la vida. Imagina tu vida si naciste perfecto y si todo saliera perfecto. Son los problemas en la vida les que producen la energía, la vida. “OK” dices, “si todo es perfecto, que el mal debe existir, ¿no debo hacer nada, dejo que los malos  se salgan con la suya?” No, no es tan sencillo. Tenemos que luchar contra el mal, afuera y adentro. Si no, no habrá balance, ¿ves? es raro pensar así, pero el balance es una fricción amable que produce la vida, el crecimiento y el desarrollo, sin esa fricción amable todo pararía. ¿Qué pasaría si los malos dominan todo? En poco tiempo se destruirían aún ellos mismos. Dice en el Corán que si Dios no usa a un grupo, que sea bueno o malo, contra otro, el mundo se destruiría. Podemos ver cómo en muchos conflictos en el mundo no hay buenos, es malo contra malo y el menos malo gana porque era necesario eliminar los súper malos aún si los menos malos todavía andan sueltos haciendo sus porquerías. Su tiempo llegará también. Muchos movimientos civiles que han producido cambios importantes en las sociedades, que han beneficiado a mucha gente, fueron dirigidos por hombres o mujeres no tan buenos, ego-maniacos, egoístas, mujeriegos, enojones, hasta asesinos. Algunos hombres muy famosos y alagados por la historia no fueron, en realidad, tan buena gente.

Así es el mundo en que vivimos.  Es deprimente si crees que este mundo es toda la cosa. Pero no es tan deprimente si entiendes que este mundo es un campo de entrenamiento, que lo que pasa aquí es parte de un programa o curso de estudios, preparado por un gran maestro que, aunque no podemos verlo directamente ni entenderlo, Él sabe exactamente lo que está haciendo, y que todo está diseñado para nuestro beneficio y que al graduarnos pasamos por otras partes. Aquí es algo temporal y todo lo que pasa aquí es parte del programa, una prueba. Así que no es lo que pasa lo que importa sino cómo reaccionamos a lo que pasa.

¿Estás contento con tu vida?  ¿Todo está perfecto?  No sabes el control que tienes.  Podemos estar felices bajo cualquier circunstancia.  Podemos controlar las emociones y escoger cómo sentirnos.

Todos te abandonaron. Te traicionaron. Tu negocio falla. Eres un fracaso. ¡Es una prueba! ¿Cómo vas a reaccionar o tratar con eso? Eso es lo que importa. ¿Sabes qué hacer? Si estás controlado por las emociones, si estás apegado a que todo debe ser como tú quieres, te va a salir muy mal.

Puede ser aún peor para los muy muy exitosos. Muchas veces ellos creen que ellos mismos son responsables de su éxito. Están bien engañados. Todo pasó porque la Fuerza Divina arregló situaciones a su favor y les dio habilidades para aprovechar la situación. Es una prueba. Si se creen dioses, reprueban.

La vida es como una película. La mayoría están siguiendo el guión al pie de la letra y algunos han aprendido a tomar sus propias decisiones y actuar independientemente.  Andan libres entre los demás observando y aprendiendo. Si olvidan por un momento que todo es una película y que va a terminar, rápidamente se conviertan en inconscientes como los otros actores.  odemos ser independientes del guión de la película pero nuestra dependencia total del gran director es irrevocable. Todo el escenario fue puesto por Otro, no tuvimos nada que ver con eso, no podemos tener crédito por nada. Sólo tenemos que aprender a maniobrar dentro de este ambiente sin olvidar que es algo temporal y sólo relativamente real. Si te enamoras de lo que tienes o has hecho, hasta tu propia vida, estás perdido.

Si aprendes a desapegarte del mundo y las cosas, todo se vuelve increíblemente interesante y maravilloso. Al separarse de uno mismo (el nafs/ego, el cuerpo, las emociones) el mundo, el universo se abre y todas las barreras desaparecen, todo es grande y bonito. No confundas las emociones con el amor. El amor es una onda de la frecuencia divina. Sintoniza con esa frecuencia y entras en otra dimensión, libre.

Sólo libre del nafs, podemos ver y hacer.

Salam,

Sheij Mohammad Abdullah
La Tariqa Sufí Islámica Qadiri-Rifai Ansariyya
mojamadabdula@gmail.com
Skype: mojamad.abdula 
mohammad.abdullah.18041@facebook.com

 


Anuncios
Relacionados

Unidad y dualidad

Artículos - 30/10/2011

La rebeldía diabólica desde la perspectiva del Tawhid

Artículos - 12/07/1999

La Rebeldía Diabólica

Artículos - 15/03/2000



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/98483-charlas_con_sheij_mohammad_abdullah_la_decepcion.html