webislam

Domingo 25 Agosto 2019 | Al-Ajad 23 Dhul-Hiyyah 1440
1089 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?=0

No se alcanzará la democracia en Argelia de manera pacífica

Yasmina Khadra es un escritor argelino de éxito mundial. Tras este nombre de mujer se oculta Mohamed Moulessehoul, que fue militar durante tres décadas

27/11/2014 - Autor: Rosa Meneses - Fuente: El Mundo
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación


El escritor argelino Yasmina Khadra. Foto: Luis Cuervo

Yasmina Khadra es un escritor argelino de éxito mundial. Tras este nombre de mujer se oculta Mohamed Moulessehoul, que fue militar durante tres décadas. Durante 10 años escondió su identidad para no levantar sospechas y poder denunciar, empuñando sus libros, los dramas de su país: la sangrienta guerra civil de los 90, la corrupción del poder o la locura de los fundamentalismos. "Nací para ser escritor", asegura.

En su última novela, 'A qué esperan los monos' (que acaba de publicar en Alianza) continúa criticando los poderes fácticos de Argelia, que mantienen al pueblo sumido en una mentira. Dice que su motivación para escribir esta novela negra es "el amor y el respeto al pueblo argelino" "y el rechazo" de ver a su patria "a la deriva".

La protagonista de la novela es la comisaria Nora Bilal, que investiga el crimen de una atractiva joven cuyo cuerpo aparece con una cruel mutilación en un bosque. Bilal es una mujer de fuertes convicciones, como las mujeres argelinas. "Como en otras obras de novela negra en el mundo, en las que aparecen mujeres detectives y policías, quería que en mi libro hubiera una comisaria. Las mujeres argelinas son grandes combatientes que nunca han sido reconocidas", revela en una entrevista con ELMUNDO.es en el Salón de Embajadores de la sede madrileña de Casa Árabe.

Violencia contra las mujeres

Le recordamos al autor que estamos haciendo esta entrevista en el Día Internacional contra la Violencia de Género, justo cuando Amnistía Internacional ha emitido un documento sobre la violencia sexual y de género contra las mujeres y niñas de Argelia. Este año, las autoridades argelinas han aprobado un decreto destinado a indemnizar a las víctimas de la violencia sexual a manos de los grupos armados durante la guerra civil argelina. Cientos de mujeres -si no miles- fueron raptadas y violadas.

"No se sobrevive nunca a una violación. Es una colonización de la carne y espíritu, una agresión contra la integridad tanto para hombres como para mujeres. Siempre, en las guerras, después de matar a los combatientes los hombres atacan a mujeres y niños, lo que nos da la dimensión de la cobardía del hombre. Resolver este trauma con una ley no pienso que sea posible. Las víctimas están aisladas con su dolor y nada puede repararlas", lamenta Khadra.

"En mi libro hablo de la Argelia de hoy para comprender por qué no avanza", explica. Los argelinos llaman a los personajes malvados, como los de su libro, los 'Beni Kelboun' (en árabe los 'hijos de perra'). "Son seres que mienten por naturaleza, traicionan por principio y engañan por vocación. Eso es lo que he querido denunciar en la sociedad argelina. Pero no son sólo argelinos. Esta definición sigue siendo válida para España o Italia o cualquier otro país. Para mí, toda persona que es incapaz de amar, que mata el genio, es un Beni Kelboun".

Un futuro inquietante para Argelia

Argelia está presente en sus novelas, un pretexto para criticar los ángulos oscuros de su entorno. El futuro de su país inquieta al escritor. Sobre todo después de las elecciones presidenciales de abril, en las que Abdelaziz Buteflika, en el poder desde 1999, se proclamó vencedor por cuarta vez pese a estar gravemente enfermo. Khadra quiso presentarse a esas elecciones pero no consiguió las firmas necesarias para apuntalar su candidatura.

"Me siento muy infeliz por ver un presidente enfermo en vez de ocuparse de su salud ha preferido la aventura de un cuarto mandato. Estoy disgustado porque siempre he pensado que en el fondo de toda persona había un atisbo de conciencia y eso no se puede enterrar en nombre de una carrera, en nombre de una mentira. Por eso yo mismo me presenté a las elecciones presidenciales. Los argelinos han elegido. Pero ¿han elegido entre tener un presidente o han elegido no luchar?. Yo creo que han elegido no pelear, que han desertado del campo del honor, del valor y de su responsabilidad para generaciones futuras", afirma.

"Soy incapaz de ver qué va a pasar en el futuro en Argelia. Pero de lo que estoy seguro es de que no se alcanzará la democracia de manera pacífica. Tengo esa certeza. Porque estamos frente a un sistema que se niega a razonar y a marcharse sin derramar sangre. Tengo miedo por Argelia", añade.

Una región con infiernos y esperanzas

Con la región sumida en diferentes procesos como resultado de las revoluciones árabes de 2011, el régimen argelino sigue inamovible. "Los árabes han esperado 24 años para hacer lo que Argelia hizo en 1985 en referencia a las revueltas populares que impulsaron al Gobierno de entonces a acabar con el régimen unipartidista y permitir elecciones libres, lo que acabó en 1991 con los militares anulando el proceso electoral que iban a ganar los islamistas, desencadenándose una guerra civil. Y si Argelia no se ha sumido una vez más en la violencia es porque ya estaba en ella. Lleva 20 años en ella", concluye el autor de libros como 'El atentado' o 'Las golondrinas de Kabul'.

No se muestra muy optimista con lo que ocurre en Libia: "No saldrá adelante. Cuando se atacó a Gadafi no se fue consciente de que se atacaba al único elemento de cohesión entre las tribus. Ahora, cada tribu reclama su propia patria, su propio himno, su propia bandera". En su opinión, Occidente intervino en Libia, "no para ayudarla sino para poseerla: por la riqueza de su suelo, por la crisis financiera internacional".

Khadra denuncia que Occidente "provocó una guerra en Libia y después se ha lavado las manos". Pero advierte: "La degeneración que está experimentando la situación en Libia tiene muchas posibilidades de ser exportada a Europa, que no tiene los medios para luchar contra ella. No tiene ningún medio, repito, de contenerla. Occidente ha luchado con fuego y ahora tiene un infierno".

Túnez, país que acaba de celebrar elecciones legislativas y la primera ronda de sus presidenciales demostrando una gran madurez democrática, es el único atisbo de esperanza para este escritor. "Túnez es el pueblo árabe más emancipado, más cultivado y moderno. Es la gran esperanza de los otros pueblos árabes y rezo para que alcance la democracia y la emancipación", dice.


Anuncios
Relacionados

Revolución democrática en el Magreb

Artículos - 16/01/2011

Nos darán las gracias, no os preocupéis

Artículos - 26/02/2011

El pueblo no quiere ni dictaduras ni islamismo radical

Artículos - 27/02/2011



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/96667-no_se_alcanzara_la_democracia_en_argelia_de_manera_pacifica.html