webislam

Jueves 17 Octubre 2019 | Al-Jamis 17 Safar 1441
995 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?=0

Jerusalen: La ciudad impía

La marginación de los barrios árabes, la multiplicación de nuevos barrios judíos y la brutalidad policial excesiva (abiertamente alentados por el alcalde) están produciendo una situación explosiva.

27/11/2014 - Autor: Uri Avnery* - Fuente: Rebelión
  • 1me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

En su larga y accidentada historia, Jerusalén ha sido ocupado por decenas de conquistadores.

Babilonios y persas, griegos y romanos, mamelucos y turcos, británicos y jordanos, por mencionar sólo algunos.

El último ocupante es Israel, que conquistó y anexionó Jerusalén en 1967.

(Podría haber escrito "Jerusalén Este", pero todo lo que es la Jerusalén histórica está en el este de Jerusalén actual. Todas lo demás se construyó en los últimos 200 años por los colonos sionistas, o están rodeando las aldeas árabes que se unieron de manera arbitraria a la zona más grande que ahora se llama Jerusalén después de su ocupación).

Esta semana, Jerusalén estaba en llamas, otra vez. Dos jóvenes de Jabel Mukaber, uno de los pueblos árabes anexados a Jerusalén, entró en una sinagoga en el oeste de la ciudad durante las oraciones de la mañana y mataron a cuatro judíos devotos, antes de que ellos mismos sean asesinados por la policía.

Jerusalén es llamada "la Ciudad de la Paz". Esto es un error lingüístico. Es cierto que en la antigüedad se llamaba Salem, que suena como paz, pero Salem era, de hecho, el nombre de la deidad local.

También es un error histórico. Ninguna ciudad en el mundo ha sido testigo de tantas guerras, masacres y tanto derramamiento de sangre como ésta.

Todo en nombre de algún dios u otro.

Jerusalén fue anexionada (o "liberada", o "unificada") inmediatamente después de la Guerra de Seis Días de 1967.

Esa guerra fue el mayor triunfo militar de Israel. También fue el mayor desastre de Israel. Las bendiciones divinas de la increíble victoria se convirtieron en castigos divinos. Jerusalén era uno de ellos.

La anexión se nos presentó (yo era un miembro de la Knesset en el momento) como una unificación de la ciudad, que había sido cruelmente destrozada en la guerra de 1948. Todos citaban la frase bíblica: "Jerusalén está edificada como una ciudad que está bien unida entre sí". Esta traducción del Salmo 122 es bastante extraña. El original hebreo dice simplemente "una ciudad unificada".

De hecho, lo que ocurrió en 1967 fue cualquier cosa menos la unificación.

Si la intención hubiera sido realmente la unificación, se hubiera visto muy diferente.

Habría sido conferida automáticamente la plena ciudadanía israelí a todos los habitantes. Todas las propiedades árabes perdidas en el oeste de Jerusalén, que habían sido expropiadas en 1948, habrían sido devueltas a sus legítimos dueños que habían huido a Jerusalén Este.

La municipalidad de Jerusalén habría sido ampliada para incluir a los árabes de Jerusalén Oriental, incluso sin una solicitud específica. Y así, más.

Sucedió lo contrario. Ninguna propiedad fue restituida, ni ningún tipo de compensación pagada. El municipio se mantuvo exclusivamente judío.

A los habitantes árabes no se les concedió la ciudadanía israelí, sino simplemente una "residencia permanente". Este es un estado que puede ser revocado arbitrariamente en cualquier momento - y de hecho fue revocado en muchos casos-, que obliga a las víctimas a salir de la ciudad. Para guardar las apariencias, a los árabes se les permitió solicitar la ciudadanía israelí. Las autoridades sabían, por supuesto, que sólo un puñado aplicaría, ya que hacerlo implicaría el reconocimiento de la ocupación. Para los palestinos, esto sería algo semejante a la traición. (Y los pocos que podían aplicar, generalmente se negaron).

El municipio no se amplió. En teoría, los árabes tienen derecho a votar en las elecciones municipales, pero sólo unos pocos lo hacen, por las mismas razones. En la práctica, Jerusalén Este sigue siendo un territorio ocupado.

El alcalde, Teddy Kollek, fue elegido dos años antes de la anexión. Una de sus primeras acciones fue demoler todo el barrio Mugrabi junto al Muro de los Lamentos, dejando una gran plaza vacía como una playa de estacionamiento. Los habitantes, todos ellos personas pobres, fueron desalojados en cuestión de horas.

Pero Kollek era un genio en las relaciones públicas. Estableció una apariencia de relaciones amistosas con los notables árabes, les presentó a los visitantes extranjeros y creó una impresión general de paz y alegría. Kollek construyó más nuevos barrios israelíes en tierra árabe que cualquier otra persona en el país. Sin embargo, este maestro de la colonización recogió casi todos los premios de la paz en el mundo, excepto el Premio Nobel. Jerusalén Este se mantuvo tranquila.

Sólo pocos sabían de una directiva secreta de Kollek que instruía a todas las autoridades municipales para que se aseguren de que la población árabe - entonces el 27% - no creciera por encima de ese nivel.

Kollek fue hábilmente apoyado por Moshe Dayan, el ministro de Defensa. Dayan creía en mantener a los palestinos tranquilos, dándoles todos los beneficios posibles, excepto la libertad.

Pocos días después de la ocupación de Jerusalén Este se quitó la bandera israelí que había sido plantada por los soldados delante de la Cúpula de la Roca en el Monte del Templo. Dayan también devolvió a la autoridad de facto el poder sobre el monte a las autoridades religiosas musulmanas.

A los judíos se les permitió el acceso al complejo del templo sólo en pequeñas cantidades y sólo a los visitantes como tranquilos. Se les prohibió orar allí, y eran removidos por la fuerza si se les veía mover sus labios. Podrían, después de todo, orar a sus anchas en el Muro Occidental contiguo (que es una parte de la antigua muralla exterior del complejo).

El gobierno pudo imponer este decreto a causa de un hecho religioso pintoresco: los judíos ortodoxos, tienen prohibidos por los rabinos para entrar en el Monte del Templo como unidad. De acuerdo con un mandato bíblico, los judios comunes no pueden permanecer en el Santo de los Santos, sólo al sumo sacerdote le es permitido. Ya que hoy nadie sabe dónde está este lugar se encuentra exactamente, los judíos piadosos no pueden entrar en todo el complejo.

Como resultado, los primeros años de la ocupación fueron una época feliz para el este de Jerusalén. Judíos y árabes se mezclaron libremente. Estaba de moda entre los judíos hacer compras en el colorido mercado árabe y cenar en los restaurantes "orientales". Yo mismo a menudo me alojaba en hoteles árabes e hice un buen número de amigos árabes.

Esta atmósfera cambió gradualmente. El gobierno y la municipalidad gastaron un montón de dinero para mejorar Jerusalén Oeste, pero se descuidaron los barrios árabes de Jerusalén Este, y se convirtieron en barrios marginales. La infraestructura y los servicios locales se deterioraron. Los permisos de nuevas construcciones para los árabes son escasos con el fin de obligar a la generación más joven a desplazarse fuera de las fronteras de la ciudad. Luego se construyó la muralla de "separación", que impide que los que están fuera de entrar en la ciudad, que los aísla de sus escuelas y trabajos. Sin embargo, a pesar de todo, la población árabe creció y alcanzó el 40%.

La opresión política creció. En virtud de los acuerdos de Oslo, a los jerosolimitanos árabes se les permitió votar para la Autoridad Palestina. Pero luego se les impidió hacerlo, sus representantes fueron detenidos y expulsados ​​de la ciudad. Todas las instituciones palestinas fueron forzadas a cerrar, incluyendo la famosa Casa de Oriente, donde el gran líder admirado y amado de los árabes de Jerusalén, el difunto Faisal al-Husseini, tenía su oficina.

Ehud Olmert sucedió a Kollek y luego un alcalde ortodoxo que le importaba un comino de Jerusalén Este, excepto el Monte del Templo.

Y entonces se produjo un desastre adicional. Los israelíes laicos están dejando Jerusalén, que se está convirtiendo rápidamente en un bastión ortodoxo. En su desesperación, decidieron expulsar al alcalde ortodoxo y elegir a un hombre de negocios, secular. Por desgracia, es un rabioso ultranacionalista.

Nir Barkat se comporta como el alcalde de Jerusalén Oeste y como gobernador militar de Jerusalén Este. Trata a sus súbditos palestinos como enemigos que pueden ser tolerados si obedecen en silencio, y brutalmente reprimidos si no lo hacen. Junto con el abandono de una década de los barrios árabes, el ritmo acelerado de la construcción de nuevos barrios judíos, la brutalidad policial excesiva (abiertamente alentados por el alcalde), están produciendo una situación explosiva.

La desconexión de Jerusalén con Cisjordania, su conexión natural con el interior, empeora aún más la situación.

A esto se puede añadir la terminación del llamado proceso de paz, ya que todos los palestinos están convencidos de que el este de Jerusalén debe ser la capital del futuro Estado de Palestina.

Esta situación sólo necesitaba una chispa para encender la ciudad. Esto fue debidamente proporcionado por los demagogos de derecha en la Knesset. Compitiendo por la atención y popularidad, comenzaron a visitar el Monte del Templo, uno tras otro, desatando cada vez una tormenta. Añadido a la voluntad manifiesta de ciertos fanáticos de extrema derecha religiosa para construir el Tercer Templo en el lugar de la mezquita santa de al-Aqsa y la dorada Cúpula de la Roca, fue suficiente para imponer la creencia de que los lugares sagrados estaban, de hecho, en peligro.

Luego llegó la espantosa venganza y asesinato de un niño árabe que fue secuestrado por judíos y quemado vivo con gasolina vertida en su boca.

Individualmente, los habitantes musulmanes de la ciudad comenzaron a actuar. Desdeñando las organizaciones, casi sin armas, comenzaron una serie de ataques que ahora se llaman "la intifada de los individuos". Actuando solos, o con un hermano o un primo de su confianza, un árabe toma un cuchillo o una pistola (si puede conseguir una), o su coche, o un tractor, y mata a los israelíes más cercanos. Él sabe que va a morir.

Los dos primos que mataron a cuatro judíos en una sinagoga esta semana - y también a un policía árabe druso - sabían esto. También sabían que sus familias iban a sufrir, sería demolida casa y sus familiares detenidos. No se les contradijo. Las mezquitas eran más importantes.

Por otra parte, el día anterior, un conductor de autobús árabe fue encontrado muerto en su autobús. Según la policía, la autopsia demostró que se había suicidado. Un patólogo árabe concluyó que fue asesinado. Ningún árabe cree a la policía, ellos están convencidos de que la policía siempre miente.

Inmediatamente después de la matanza de la sinagoga, el coro israelí de los políticos y comentaristas entró en acción. Lo hicieron con una unanimidad sorprendente - ministros, miembros de la Knesset, ex generales, periodistas, todos repitiendo con ligeras variaciones- el mismo mensaje. La razón de esto es simple: todos los días la oficina del primer ministro envía una "página de mensajes", instruyendo a todas las partes de la máquina de propaganda qué decir.

Esta vez el mensaje fue que Mahmoud Abbas era el culpable de todo, un "terrorista con traje", el líder que incita a la nueva intifada. No importa que el jefe del Shin Bet, testificó en el mismo día que Abbas no tiene conexiones ni abiertas ni encubiertas con la violencia.

Binyamin Netanyahu enfrenta las cámaras y con una cara solemne y voz lúgubre - él es un muy buen actor - repite una vez más lo que ha dicho muchas veces antes, cada vez pretendiendo que esta es nueva receta: más policías, los castigos más duros, la demolición de viviendas, arrestos y multas grandes para los padres de niños de 13 años de edad que se encuentran atrapados lanzando piedras, y así sucesivamente.

Cada experto sabe que el resultado de estas medidas tendrán exactamente resultados contrarios. Más árabes se indignarán y atacarán a hombres y mujeres israelíes. Los israelíes, por supuesto, van a "tomar venganza" y "tomarán la ley en sus propias manos".

Tanto para los habitantes y los turistas, caminar por las calles de Jerusalén, la ciudad que está "unida", se ha convertido en una aventura arriesgada. Muchos se quedan en casa.

La ciudad impía está más dividida que nunca.

Fuente: http://zope.gush-shalom.org/home/en/channels/avnery/1416602494/

Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/96664-jerusalen_la_ciudad_impia.html