webislam

Jueves 22 Agosto 2019 | Al-Jamis 20 Dhul-Hiyyah 1440
876 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?=0

La transición hacia la normalización social y el relevo generacional en Junta Islámica

Texto extraído de la Memoria de Junta Islámica: 25 años de espiritualidad, pensamiento y acción

21/11/2014 - Autor: Hashim Cabrera - Fuente: Webislam
  • 4me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación


Las nuevas oficinas, modernas y amplias, ofrecen una imagen de integración ...

Durante una reunión de la Junta Directiva de Junta Islámica, en julio de 2013, tras la renuncia a la Presidencia de Abdelkarim Carrasco, se nombraron nuevos cargos eligiéndose como Presidenta a Mariam Isabel Romero. Se nombraron asimismo dos Vicepresidentes: Natalia Andújar y Muhámmad Escudero y una Secretaría General con funciones de gerencia a cargo de Hanif Escudero. Se nombraron también cinco vocalías: Juventud, Desarrollos Audiovisuales, Cultura, Pensamiento Islámico Contemporáneo y Normalización Halal.

Se estableció una Presidencia Honorífica para Abdelkarim Carrasco, como reconocimiento a su trayectoria como líder de Junta Islámica desde su constitución, a su buen criterio y a sus consejos que seguirán inspirando, insha Allah, las decisiones y tareas en esta nueva etapa de la organización.

Rememorando sus primeros contactos con Junta Islámica, en 1994, Mariam Isabel Romero dice lo siguiente:

“Resultaba un grupo muy atractivo y curioso porque era gente que estaba haciendo y diciendo cosas que nadie más las estaba haciendo y diciendo, tanto a nivel de valores, como a nivel de cambio social... Es decir, estábamos viviendo ya un cierto desencanto de la ideología porque la democracia estaba empezando a mostrar sus vergüenzas. Estamos hablando de 1994. Para quienes habíamos estado comprometidos con el cambio hacia la democracia, ésta estaba empezando a dar señales de por dónde iban a ir los tiros y muchos ya habíamos vivido el desencanto en esa visión ideológica de la sociedad.”

Ya durante el período 1999-2009, Mariam Isabel Romero acompañó a Mansur Escudero (ra) en la mayor parte de las visitas institucionales que se realizaron desde la Presidencia de Junta Islámica, tales como diversas entrevistas con el responsable de la Alianza de Civilizaciones en el Palacio de la Moncloa, visitas al Secretario de Estado de Presidencia, Excmo. Sr. Don Bernardino León, etc.

En una entrevista como nueva Presidenta de Junta Islámica publicada en Webislam1, ésta decía, entre otras cosas, lo siguiente:

“Supone para mí un honor y sobre todo una responsabilidad asumir la Presidencia. Cómo bien dices, Junta Islámica ha sido un referente en muchísimos aspectos del islam del final del siglo XX y principios del XXI... …lo más complicado para todos nosotros ha sido encajar la pérdida de su líder natural, Mansur Escudero, Allah yarhamuhu, una persona que concentraba en sí el liderazgo personal, profesional y espiritual”.

El cambio en la Presidencia ha supuesto en realidad el final de un largo período que, sin duda alguna, podemos calificar de histórico, y el comienzo de una nueva etapa de normalización e integración social, aunque con una clara voluntad de que el grupo siga siendo una comunidad heterogénea que se organice en torno a los mismos temas fundamentales y cuyos referentes espirituales sigan siendo el Corán, la Sunna de nuestro querido Profeta, la paz y las bendiciones sean con él, y el consejo de los diversos maestros y escuelas jurídicas, cuyas opiniones nos ayuden en el difícil camino de tratar de ser consecuentes con nuestras creencias y con la voluntad de Allah en esos temas fundamentales que han vertebrado a Junta Islámica y a los musulmanes en España y que hemos descrito exhaustivamente a lo largo de la memoria de Junta Islámica que verá la luz en breve.

Según palabras de Mariam Isabel Romero, en la entrevista antes mencionada, y que tienen bastante de declaración programática:

“Nos interesa mucho lo que preocupa a la sociedad, y a los musulmanes como parte de ella. Estamos bastante cansados de las etiquetas, y este sistema no cesa en compartimentarnos a todos: ecologistas, okupas, heterosexuales, conservadores, progresistas, alternativos, antisistema, cristianos, judíos, musulmanes, conversos, budistas, adventistas, y un etcétera infinito, y claro, en cada uno de ellos, su opositor, o lo que es lo mismo, ‘divide y vencerás’. Creo que el reto es que los ciudadanos nos demos cuenta de que ‘todos’ estamos afectados por el poder real, los grandes intereses económicos que, ya sin reparo alguno, manipulan los hilos de los estados, da igual democráticos que dictatoriales. Pienso que el siglo XXI va a ser convulso, pero también hay un crecimiento de la conciencia, individual y social, y una voluntad de acercamiento y hermandad, vengan de donde vengan, y eso creo que si es una gran amenaza para el poder. Los modelos ideológicos de finales del XIX y el XX han quedado obsoletos en su práctica, aunque creo que se están construyendo nuevos paradigmas, solo hace falta algo de tiempo y la pérdida del temor a encontrarnos unos con otros, como único mecanismo que nos permita influir de forma decisiva en la construcción de un futuro mejor para toda la humanidad.”

En 2012 se conmemoraron los 20 años de la firma del Acuerdo de Cooperación entre el Estado y los musulmanes españoles. Esta efeméride ha servido para poner de manifiesto el escaso, por no decir inexistente desarrollo del mismo, debido en parte a la estrategia de división de la organización islámica en España por parte del Estado. Pero también en ese año sucedió algo con lo que muchos no contaban. Los nuevos gestores de la FEERI, con Mounir Benjelloun al frente, consiguieron reunir el mayor consenso en la historia del islam español contemporáneo, convocando en noviembre de 2012 a todas las federaciones legalmente inscritas en el Ministerio de Justicia. A la reunión de la Comisión Permanente asistieron la totalidad de entidades registradas, incluidos los tres representantes de la UCIDE, en la que se nombró una nueva Junta Directiva y unos Estatutos adecuados a la realidad contemporánea de los musulmanes.

Según Mariam Isabel Romero: “En ese contexto, pensamos que hay un concepto básico que nos gustaría transmitir a los gestores de la nueva CIE, que es el de ‘normalización’. Este concepto, que ya impulsamos sobre el tema Halal, debería extenderse a la educación, a la asistencia religiosa en instituciones públicas, y en general a la formación de todos los tipos de liderazgo: gestores de asociaciones religiosas, iniciativas para jóvenes musulmanes, empoderamiento de mujeres en sus diversas vertientes, encuentro interreligioso, gestión legal de los aspectos formales del Acuerdo: matrimonios, divorcios, defunciones, etc.”

Entre los proyectos que va a impulsar Junta Islámica en este nuevo periodo estarían, en primer lugar, el mantenimiento de las líneas de trabajo consolidadas: Instituto Halal, Educaislam, Webislam e Islam y Género. También la participación en actividades de encuentro y diálogo interreligioso.

Otro gran objetivo de la nueva Junta Directiva es promover el asociacionismo y el voluntariado en proyectos de carácter social, impulsar la formación profesional que permita a los miembros de la comunidad musulmana, acceder a nuevos puestos de trabajo, fruto de los negocios que se están desarrollando en torno al tema Halal, pero también en otros segmentos, como el turismo, los enterramientos islámicos, la educación, la asistencia religiosa, etc. Desde el Instituto Halal se están llevado a cabo las tareas necesarias para poner en funcionamiento una bolsa de empleo que vaya formando y dando acceso al mercado laboral a las personas que lo soliciten, especialmente dirigido a los jóvenes, mujeres y parados de larga duración. La creación de la Escuela de Formación Halal pretende abrir camino a esas nuevas posibilidades de empleo y cualificación de la comunidad.

También, desde hace años, Junta Islámica está intentando acercar el concepto de economía islámica a nuestro país, pero existen dificultades de tipo legal que impiden la entrada de fondos islámicos. Según Mariam Isabel Romero: “Habría que cambiar la ley bancaria para que las entidades de finanzas islámicas puedan ofrecer sus servicios en nuestro país. Hoy es ya una necesidad, pues muchas personas quieren resolver su economía familiar y empresarial sobre un concepto Halal, y la realidad económica no lo permite del todo. Seguiremos haciendo gestiones institucionales con el gobierno para avanzar en su resolución.”

En otro orden de cosas, en su nueva etapa, Junta islámica se ha integrado también en la Plataforma Ciudadana contra la Islamofobia, de manera que se ha conseguido equilibrar la presencia de entidades, sin que el peso recaiga exclusivamente sobre los musulmanes. La islamofobia es un problema que afecta al conjunto de la sociedad. Los promotores del odio al islam y, por consiguiente, a los musulmanes, son los mismos que promueven otros tipos de odio, en general a todo lo diferente: odio a los judíos, a los gitanos, a los pobres, a los extranjeros, a las personas de ideología progresista o de izquierdas, a los homosexuales, y un largo etcétera. Es el viejo/nuevo fascismo que no conseguimos extirpar de la sociedad europea occidental, a pesar de haber vivido experiencias muy dolorosas en ese sentido a lo largo del siglo XX.

A Mariam Isabel Romero le gustaría “ver a los musulmanes recuperando la mirada hacia lo que siempre ha significado el islam: el trabajo por la paz, el amor a la educación, la ciencia, el estudio y el conocimiento en todas las áreas del saber, la hermandad dentro y fuera del islam, el reconocernos como criaturas del Allah, Único en sabiduría. Con respecto a mi Presidencia, solo deseo que no sea muy larga, Insha Allah, pues en Junta Islámica hay una maravillosa cantera de hombres y mujeres que pueden asumir esta responsabilidad con un gran futuro, y con visión y responsabilidad para aportar lo mejor de ellos al islam del siglo XXI.”

Quienes hoy siguen manteniendo la actividad de Junta islámica comprueban con alegría cómo ahora todo el mundo está dándose cuenta de que el enorme esfuerzo de personas como Mansur, Abdelkarim, Abdennur Coca, Zahara Contreras, etc... ahora está dando frutos, es decir, que todo aquel trabajo que chocaba contra el muro una y otra vez hace veinticinco años, de pronto, porque Allah así lo quiere, ha empezado a fructificar. Las nuevas generaciones de personas que provienen de la inmigración, que tienen ya un tiempo de madurez y de rodaje en la práctica democrática y que han ido viendo en qué consiste eso que llamamos Estado, cómo funcionan las instituciones, etc., han empezado a ejercer un liderazgo tras la marcha de los viejos líderes.

El Estado debe comprender que no hay que tener miedo al diálogo con los musulmanes y que, efectivamente, es este un momento para avanzar, para  construir una sociedad abierta y plural en beneficio del conjunto de la ciudadanía española. Mariam Isabel Romero lamenta hoy que todo esto “no lo haya podido ver Mansur, es una pena que no haya podido verlo porque yo creo que ahora estaría disfrutando de esta nueva realidad.”

Junta Islámica está ayudando a impulsar este desarrollo sin ánimo de dirigirlo ni liderarlo, con la conciencia de que esa etapa ya pasó, pero sí con la voluntad de aportar toda su experiencia desde sus distintas visiones y desde sus actuales posibilidades. Vivimos hoy un momento de crecimiento y de desarrollo social del islam en España.
Prueba de todo ello es que el crecimiento de la actividad empresarial unido a la implicación en la dinámica sociocultural de la ciudad han hecho necesario trasladar a la ciudad de Córdoba tanto la sede de Junta islámica como la del Instituto Halal, que adquieren así una mayor presencia y visibilidad. Las nuevas oficinas, modernas y amplias, ofrecen una imagen de integración que rompe los estereotipos usuales que suelen asociarse a las comunidades islámicas en nuestro país.

Hemos de tener en cuenta que la situación de los musulmanes en España en muchos aspectos ha evolucionado positivamente en los últimos veinticinco años. La comunidad islámica es hoy mucho mayor, con casi dos millones de personas, y continúa en crecimiento. Existen más de 1200 comunidades islámicas y 17 federaciones, entre nacionales y autonómicas. Todo ello está favoreciendo una maduración del asociacionismo y así, poco a poco, se va diluyendo esa confusión interesada y malévola entre el islam y la inmigración.

Los inmigrantes de los 90 ya disponen de nacionalidad y sus hijos han nacido en España. Ese sentimiento nacional está permitiendo al conjunto de la comunidad musulmana pensar en clave de futuro y, por consiguiente, con una visión más amplia y certera de sus derechos y obligaciones como ciudadanos del Estado español. Quedan por resolver algunos aspectos del consenso entre las principales federaciones, pero insha Allah, el trabajo cooperativo y responsable puede a ayudar a superar todos estos obstáculos.

También es cierto que el ambiente social e institucional no es hoy el mismo del que había hace veinticinco años, ni la derecha hoy en el poder en España es, afortunadamente, aquella derecha neocon que gobernó en la etapa de José María Aznar alineándose con las tesis del choque de civilizaciones de Huntington y que nos llevó fraudulentamente a una guerra contra un país, Irak, que nada nos había hecho, eso es verdad. El gobierno de Mariano Rajoy no es el mismo que aquel gobierno que nos sugería “marcharnos a nuestro pais”, y eso supone un avance en la evolución de las formaciones políticas de este país, aunque los “problemas de Estado” con relación al islam y a los musulmanes sigan estando ahí, pues a esos problemas no les afecta en exceso ni la alternancia en el gobierno ni la propia evolución interna de los partidos políticos. La negociación y la normalización siguen en marcha de la misma manera en que la sociedad sigue su curso, sus cambios, su evolución.

En 2013, Mariam Isabel Romero participó en el II Foro Mundial del KAICIID, celebrado en Viena, sobre La construcción de la identidad y el reconocimiento del Otro como base del Diálogo entre culturas y religiones. Asistió también, como invitada, a la 9ª edición del WIEF en Londres. Durante la misma se cursó una invitación al Presidente de la Fundación WIEF, Sr. Tum Musa, expresidente de Malasia, para que visitase la ciudad de Córdoba. Visita que se ha producido en febrero de este mismo año de 2014, invitado por el Alcalde de Córdoba, José Antonio Nieto y el Instituto Halal.

Durante la visita se ha concretado un marco de colaboración con el WIEF en el ámbito de los emprendedores, especialmente para el empoderamiento de mujeres y jóvenes en España, el Mediterráneo y Latinoamérica. Se ha fijado una actividad para febrero de 2015.

Mariam Isabel Romero, como Presidenta del Junta islámica y del Instituto Halal, ha impulsado el desarrollo de innumerables convenios de colaboración con diversas instituciones públicas y privadas: Universidad de Córdoba, Universidad Rey Juan Carlos, Universidad Carlos III, Fundación Paradigma Córdoba, etc. Su opinión sobre el presente y el futuro de la organización aparece reflejado en una entrevista que Natalia Andújar le ha hecho para la elaboración de la memoria de Junta Islámica:

“Yo creo que Junta Islámica sigue siendo lo mismo que al principio, un grupo de personas que se identifican en un espacio de libertad, en un marco en el que, si tienes una iniciativa, puedes encontrar calor, y con ese calor se puede conseguir un proyecto de futuro…, también somos un grupo de amigos que nos conocemos desde hace muchos años, en el que unas veces nos queremos más que otras, pero nos queremos y yo creo que la existencia de Junta Islámica esla prueba viva de que es posible vivir el islam en el siglo XXI. Se puede ser musulmán en el siglo XXI, se puede ser contemporáneo, no en el sentido del capitalismo posindustrial, sino en  el sentido de pensar en el futuro teniendo claro que Allah es el que abre y cierra puertas. Yo creo que es un espacio de libertad, de creación, de posibilidades de desarrollos concretos y prácticos en muchos e interesantes ámbitos, en la comunicación, en muchísimas áreas. Un espacio en el que se puede intercambiar a nivel social y hacer ese trabajo de dawa que se supone que los musulmanes tenemos que hacer sin que se nos vea como bichos raros o como extraterrestres, ni como gente que no vive en este mundo ni en esta época que nos ha tocado vivir.” 2

Con relación al liderazgo y según sus propias palabras, Mariam Isabel Romero considera que tiene una visión más pragmática que los líderes que la han precedido. Quizás por ser mujer y por su trayectoria profesional tenga una visión más práctica de la acción, del activismo. Comprendió desde el principio que la dependencia de las instituciones no garantizaba la independencia, que ha habido mucha gente a lo largo de los años han estado viviendo de las ayudas internacionales. No ha sido este el caso de Junta Islámica, aunque haya habido cierta cooperación con ONG’s impulsadas por Libia, especialmente con las vinculadas a la Unesco.

Esa presidencia más pragmática, que ha llegado incluso a hacer propuestas de desarrollo empresarial, de iniciativas emprendedoras, ha chocado también en algún momento con un sector de la comunidad que tenía ciertos prejuicios, provenientes de su trayectoria histórica en la izquierda, en el sentido de que todo lo que suena a empresa es malo e ideas de ese tipo, así como con una cierta visión ‘religiosa’ de la comunidad. En ese sentido, la experiencia del Instituto Halal ha clarificado bastante el hecho de que esos ámbitos diversos son compatibles y que el hecho de ser emprendedor —y el Profeta Muhammad, la paz y las bendiciones sean con él, lo era— para garantizar tu independencia es compatible con el hecho de construir una comunidad espiritual, una comunidad de trascendencia, de búsqueda y de retorno a Allah. En ese sentido, según declara la propia Mariam Isabel:

“Ese creo yo que ha sido, en mi opinión, el debate que se ha ido planteando a lo largo de los años en Junta Islámica, y lo que para mí era una posición teórica, hoy ya no lo es. Es una posición real y demostrada pero en aquellos momentos sí era una posición teórica que chocaba con otras visiones en las que había una base de ideología sobre lo que socialmente es adecuado o no. En ese sentido Mansur permitía ese disenso, y eso ha sido una ventaja durante muchos años, aunque ya sabíamos que podía ser también un inconveniente en un momento dado porque, si no está Mansur ¿quién hace ese papel de bisagra?. Cuando tienes la desgracia de perder a la persona que garantiza que todo el mundo esté dispuesto a ceder en su posicionamiento, lo único que queda ahí, tratándose de un grupo de personas de buen corazón y con ganas de cooperar mutuamente, es que haya una mínima vertebración institucional que garantice que todo el mundo sea escuchado, que todo el mundo tenga un hueco y que no va a quedar nadie fuera. Es decir, se despersonaliza de alguna forma, aunque siempre hay liderazgos personales; pero en una organización como esta, con tantos buenos liderazgos como tiene Junta Islámica, yo creo que lo que se debe garantizar es que haya una mínima estructura que ampare y dé cobijo a todos los liderazgos posibles, los que hay ahora y los que vengan después, que garantice que se pueda trabajar y caminar en el futuro.” 

Hay desarrollos más maduros pero quizás lo más apasionante de este proyecto es que está todo en marcha, que la gente que está trabajando y colaborando son todos emprendedores y gente con su propia iniciativa y su propia visión. En ese sentido es probable que Junta islámica crezca mucho más, insha Allah, y que sus miembros sean capaces de generar espacios de intercambio que no sean incompatibles desde nuestra práctica y nuestra visión de la trascendencia de la vida y de la existencia con otros muchos, tanto a nivel religioso como a nivel cultural, social, económico o espiritual... Es un buen momento y una buena apuesta de futuro.

Notas
1. Junta Islámica renueva sus cargos y emprende una nueva etapa. 2013. Webislam. http://www.webislam.com/articulos/89711-junta_islamica_renueva_sus_cargos_y_emprende_una_nueva_etapa.html
2. ANDÚJAR CHEVROLLIER, Natalia. Entrevista a Mariam Isabel Romero para la Memoria de J.I., Córdoba. 2014.

Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/96559-la_transicion_hacia_la_normalizacion_social_y_el_relevo_generacional_en_junta_is.html