webislam

Domingo 26 Enero 2020 | Al-Ajad 30 Jumada Al-Auwal 1441
579 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?=0

Actitud del creyente

Actitud y personalidad del creyente

23/09/2014 - Autor: Dr. Armando Bukele Kattan - Fuente: Islam.org
  • 1me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Albado sea Allah
Albado sea Allah

Ser musulmán significa: "Sumiso a Allah", y creer en la unicidad de Alá: que Él es el Único Creador, Preservador, Sustentador, etc. Esta creencia - llamada El monoteísmo en el Señorío y Dominio (Tawhid) - de por sí no es suficiente para ser creyente. Los idólatras contemporáneos del Profeta  sabían y creían que sólo Allah podía hacer todo esto, y sin embargo eso no los hacía musulmanes. El monoteísmo del Señorío y el Dominio se ve complementado por el monoteísmo en la adoración (Tawhid), es decir que sólo Allah tiene el derecho legítimo a ser adorado. Cuando la fe penetra en el corazón, la persona experimenta un sentimiento de agradecimiento a Allah que es la esencia de la adoración (Ibada). El sentido de agradecimiento es tan importante que el que no cree en Allah es llamado Káfir, que quiere decir: "quien niega la verdad" "aquel que es desagradecido" y también "quien es rebelde contra aquel que lo ha creado".

“Él es Allah, no hay otra Divinidad salvo Él, Conocedor de lo oculto y de lo manifiesto. Él es Todo Misericordioso y Todo Compasivo. Él es Allah, no hay otra divinidad salvo Él, Soberano, Santísimo, Pacificador, Dispensador de seguridad, Celador, Poderoso, Compulsor y Majestuoso. ¡Glorificado sea Alá! Él está por encima de lo que Le atribuyen. Él es Alá, Creador, Iniciador y Formador. Suyos son los nombres y atributos más sublimes. Todo cuanto existe en los Cielos y en la Tierra Le glorifica. Él es Todo Poderoso y Totalmente  Sabio." (Corán 59: 22 - 24).

El Sistema moral del Islam

Todo lo que conduce al bienestar del individuo o de la sociedad es moralmente aceptado y desarrollado, y cualquier cosa que sea injuriosa es rechazada. El Islam concede tanta importancia al amor a Allah, como hacia el hombre, sin caer en formalismos. En el Sagrado Corán, leemos: “La piedad y la caridad no consisten en que volváis vuestro rostro hacia el Oriente o hacia el Occidente, sino que consiste en creer en Alá y en el último día, en los ángeles, en las escrituras y en los profetas, en ofrecer del dinero propio, por amor a Alá, a los parientes, huérfanos, necesitados, viajeros, mendigos y para liberar a los cautivos y asimismo en hacer la oración y el Zakat; en cumplir los compromisos contraídos, en ser pacientes en el infortunio, en la aflicción y en tiempos de peligro. ¡Esos son los hombres sinceros y devotos!” (Corán 2: 177).

En este versículo se nos ofrece una bella descripción del creyente piadoso, donde se establecen reglas para su salvación, manteniendo su mirada en el amor a Allah y al prójimo.

Aquí se plantean cuatro directrices:

• Nuestra fe debe ser verdadera y sincera.
• Debemos estar preparados para demostrarla en actos de caridad al prójimo.
• Debemos ser ciudadanos ejemplares, apoyando todas y cada una de las obras benéficas.
• Nuestra alma, ha de ser firme ante todas las circunstancias.

Este es el patrón sobre el cual se juzga una forma de conducta en particular, calificándola como buena, o menos buena, y ello constituye el núcleo alrededor del cual debe moverse toda conducta moral. Pero antes  de establecer ningún precepto moral, el Islam trata de implantar firmemente en el corazón del ser humano la convicción de que su compromiso lo adquiere íntegramente con Allah, que le ve en todo momento y en todo lugar y, que podrá esconderse de todo el mundo, menos de Él; que podrá engañar a todos pero no podrá engañar a Allah, y que no podrá esperar mejor recompensa que la que Allah le conceda.

El Islam estipula para el ser humano un sistema de vida basado en la bondad, invoca  a la Humanidad a  practicar la virtud, y a establecerla y erradicar el vicio; para  buscar el bien y rechazar el mal. El Islam desea que prevalezca el veredicto de la conciencia y la virtud. Los que responden a este llamado quedan agrupados en una sola Comunidad y se les da el nombre de musulmanes. Y el objetivo singular en el que se basa la formación de esta Comunidad (Ummah) es el llevar a cabo un esfuerzo organizado para establecer y practicar la bondad, así como para suprimir y erradicar el mal.

Expondremos a continuación  algunas de las enseñanzas morales básicas para diversos aspectos de la vida del musulmán. Abarcan el amplio aspecto de la conducta moral personal, así como sus responsabilidades sociales.


Anuncios


play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/95889-actitud_del_creyente.html