webislam

Jueves 20 Febrero 2020 | Al-Jamis 25 Jumada al-Zani 1441
560 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?=0

Reposicionando las finanzas islámicas como un catalizador del negocio internacional de bases

Londres ha erigido su bandera como un centro para las finanzas islámicas, tal y como se ha puesto de manifiesto con la celebración de la IX edición del WIEF

08/09/2014 - Autor: http://www.respublica.org.uk/author/Dr-Jonathan-A.J.-Wilson - Fuente: ResPublica
  • 1me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Dr Jonathan A.J. Wilson
Dr Jonathan A.J. Wilson

Londres ha erigido su bandera como un centro para las finanzas islámicas. Una señal clara de esta intención se hizo evidente en el noveno Foro Económico Islámico Mundial (WIEF -World Islamic Economic Forum), celebrado en Londres a finales de 2013, con la participación de David Cameron, la Baronesa Warsi, y Boris Johnson. Cabe destacar que esta fue la primera vez que el WIEF se aventuraba fuera del mundo musulmán.

Este año, el WIEF 2014 será acogido en Dubai -otro protagonista que busca hacerse con las riendas de este lucrativo y floreciente sector de la economía musulmana, tratando de incitar y atraer a las geografías de mayorías y minorías musulmanas. Lo que actualmente se denomina una economía islámica, puede ser dividido en siete sectores básicos, de acuerdo al informe de 2013 publicado por Thomson Reuters y DinarStandard (Thomson Reuters State of the Global Islamic Economy Report 2013): Alimentación, Finanzas, Moda, Turismo, Medios de comunicación / Recreación, Farmacéutica y Cosmética.

Tiene pleno sentido que la banca y las finanzas islámicas sustenten toda la gama de sectores de la economía islámica. Este año, yo, junto con otros líderes de opinión como Rushdi Siddiqui, y Abdalhamid Evans, hemos estado defendiendo la idea de que es necesario que haya una convergencia entre las prácticas de las finanzas islámicas y Halal. La industria de las finanzas islámicas es masiva, habiendo registrado 1.3 billones de dólares de activos financieros en 2012; incluida la Banca, el Takaful, los Sukuk y fondos de inversión. Se estima que sólo la industria de la banca islámica alcanzará cerca de 4 billones de dólares en 2018. La industria halal global está actualmente valorada en 2,3 billones de dólares.

Sin embargo, a pesar de sus éxitos, las finanzas islámicas y Halal actualmente están demostrando una tendencia a ser impulsadas por el producto. Aquí, la calidad del producto y el cumplimiento de las normas son en primera y última instancia medios de atomización y valoración de ingredientes y procesos. Sin embargo, me planteo la cuestión de si los mercados islámico y Halal deberían ser en mayor medida impulsados por la gente y más centrados en la gente.

Se podría argumentar que en las etapas iniciales del desarrollo de las finanzas islámicas y Halal, los motivos de su creación fueron que eran una reacción surgida entre las poblaciones musulmanas minoritaria o mayoritariamente estrechas con la necesidad de proporcionar garantías de que 'la carne y el dinero', por falta de un término mejor, fueran aptos para el consumo musulmán. Además, no debemos pasar por alto el hecho de que ofrecieron oportunidades de crecimiento para las economías y negocios islámicos.

Por otra parte, las finanzas islámicas, alternativamente podrían ser vistas como finanzas Halal, en tanto que Halal significa permisibilidad de acuerdo con las enseñanzas del Islam. Los productos Halal, tales como los alimentos, bebidas, medicamentos y cosméticos, que son etiquetados con un logotipo Halal, tienen que ser 100 por cien Halal, o de lo contrario no son Halal. Sin embargo, mientras las finanzas islámicas se consideran Halal, en muchos casos no llegan a ser 100 por cien Halal de acuerdo a los estándares comparativos de referencia aplicados a los productos etiquetados Halal. Y dentro de este paradigma se halla una paradoja.

Los musulmanes continúan acaparando los titulares, con respecto a sus creencias religiosas, sus prácticas, sus puntos de vista políticos, su papel en la sociedad y, por supuesto, los acontecimientos geopolíticos. Por otra parte, mientras que la globalización y el transnacionalismo parecen estar dirigiendo el pensamiento y la práctica empresarial predominantemente en un camino hacia el apoliticismo, las mayorías y minorías musulmanas están haciendo cada vez más hincapié en la importancia y el papel de los principios rectores derivados de la creencia religiosa, que como resultado del paisaje contemporáneo también ha hecho que se imbuya de la política y la lucha ideológica.

En las sociedades posmodernas, capitalistas y seculares discutir y celebrar abiertamente la religión en los negocios, y sobre todo el Islam, se considera un tabú en muchos casos. Sin embargo, los musulmanes continúan señalando enfáticamente que su ética y código de conducta islámicos tienen que permear la práctica empresarial de tal manera que el negocio es una obligación colectiva y social y que los grupos de interés más amplios fuera de las organizaciones están facultados para propiciar que las empresas tengan esto en cuenta, de acuerdo con los principios legales, que abarcan los aspectos más amplios de la existencia humana.

Si llevamos nuevamente la disquisición a la experiencia del Reino Unido, podemos decir que hemos sido testigos de la llegada de los sukuks y los préstamos a estudiantes de Shari'a, y hay discusiones sobre si las finanzas islámicas serían mejor prestadas si fueran presentadas como finanzas alternativas, o  finanzas éticas. Muchas empresas optan por los bancos islámicos en base a la dimensión, forma, y ​​servicio al cliente, no necesariamente en base al cumplimiento de la Ley islámica. Y es evidente que las finanzas islámicas está mal equipadas para poder servir a los principales consumidores, independientemente de su fe, en suposición de que se trata más bien de la oferta de un estilo de vida a la clase media.

Las hipotecas han sido difíciles de obtener, especialmente para algunos clientes que han visto rechazadas sus peticiones cuando buscaban financiar proyectos de mezquitas con depósitos considerables. Los motivos de la dimisión de la baronesa Warsi del Ministerio de Asuntos Exteriores ha abierto debates y la salida de la financiera HSBC Amanah y el reciente cierre de cuentas en HSBC de varios grupos de musulmanes también han dejado un mal sabor de boca, reavivando las sospechas de los opositores de la Sharia y los puristas musulmanes, alegando profecías autocumplidas de fatalidad.

El primer ministro ha propuesto que el Reino Unido debería ser un centro de excelencia para las finanzas islámicas, sentimiento que yo extendería al mercado halal, a otros negocios y sistemas de gestión y operaciones. Sin embargo, las universidades han sido lentas en su adopción por una serie de razones y la creación de empleo en el propio país en estos campos parece ser más lenta que el interés y la demanda, especialmente de los musulmanes británicos y de los estudiantes del mundo musulmán en busca de una experiencia y acercamiento al Reino Unido.

Entonces, ¿qué se puede hacer?

A propósito de los últimos acontecimientos globales en el mundo financiero, creo que esto es algo más que una simple porra o canto de un mantra pidiendo un nuevo código ético. Es algo más que cotizar grandes números y cifras de población en crecimiento y, al mismo tiempo, también importante por supuesto, algo más que los intentos de cooptar el movimiento para hacer frente a los retos geopolíticos y sociales. Porque si bien siguen desatándose los grandes debates sociológicos, que especulan sobre temas como ciudades como Marsella (en la que un tercio de su población es musulmana y se prevé que sea la primera ciudad de mayoría musulmana en Europa occidental), el actual enfoque vertical hacia las finanzas islámicas no abordará estos asuntos. Permanecerán como tropos retóricos.

Mi sugerencia es que el foco se vaya desplazando hacia unas finanzas islámicas encabezadas por el hecho Halal. El Reino Unido está rezagado en comparación con Nueva Zelanda y Australia, que han aumentado sus exportaciones de alimentos a los mercados musulmanes de manera significativa. Además, como los informes han sugerido, la industria Halal se ha extendido a los productos farmacéuticos, cosméticos, la moda y los medios de comunicación -todas estas son áreas en las que el Reino Unido tienen un gran potencial-.

En segundo lugar, la ética debe ser promulgada mediante el apoyo a las empresas y los empresarios locales. Si las finanzas islámicas pudieran presentar un enfoque alternativo a la banca, donde los empresarios encuentren acceso a otros servicios, que les ayuden a exportar a los mercados musulmanes mundiales emergentes, entonces esto la haría más atractiva e incorporar el concepto de la ganancia y la distribución del riesgo adoptada por dicho modelo financiero. Los bancos podrían establecer vínculos con las universidades y grupos de consultores en áreas como el marketing, la informática y la logística. De esta manera, los códigos éticos quizás se tornen mas cooperativos y alineados con los corazones y las mentes de las comunidades locales.


Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/95762-reposicionando_las_finanzas_islamicas_como_un_catalizador_del_negocio_internacio.html