webislam

Lunes 16 Septiembre 2019 | Al-Iznain 16 Muharram 1441
821 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?=0

Kalimat, capítulo III

Ibada y ubudiya

12/03/2014 - Autor: Said Nursi, Traducción de Abderrahmán Habsawi - Fuente: Webislam
  • 1me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación

Guerreros místicos: visión orientalista
Guerreros místicos

¡Oh, gentes! Reconoced a vuestro Señor...
yâ ayyuhâ n-nâs u‘budû rábbakum

(Corán: Al-Báqara, 21)

Todos los seres están sujetos a su Señor interior. Sin Él carecen de fundamento. Él es su soporte en cada instante. A esa absoluta dependencia se la llama ‘ Ubûdía. Cuando el ser humano es consciente de ella se la llama entonces ‘ Ibâda. La ‘ Ibâda es reconocimiento consciente de la relación con Allah, y se traduce en gestos con los que el musulmán declara formalmente su sujeción a su Señor, y con ello convierte la espontaneidad de la ‘Ubûdía en un acto de conocimiento. El Corán constantemente aconseja a los seres humanos que reconozcan a su Señor, que hagan ‘ Ibâda, y con ello dejarán de ignorar su auténtica condición de criaturas inmersas en una Verdad que las engloba a todas.

1- La ‘ Ibâda -que es llevar la frente al suelo ante Allah, doblegar tu ser en tu Señor, rendirte por completo a Él y obedecer sus órdenes en todo- es, en el fondo, tomar conciencia de la ‘Ubûdía, de tu dependencia absoluta respecto a la Verdad que te rige en cada instante. La ‘Ibâda es una transacción en la que tú sales ganando, pues quien no reconoce su verdadera condición es estúpido y al final es abatido por su propia realidad. Sumergirte en la ‘Ibâda es sabiduría, superación del estado de ignorancia y abandono del conflicto con la existencia. Escucha el siguiente relato que, con palabras cifradas, te esclarecerán estas cosas:

Dos guerreros recibieron cierto día la orden de ir a una ciudad lejana. Viajaron juntos hasta que alcanzaron un punto en el que había una bifurcación. Ahí encontraron a un anciano que les dijo:

"El de la derecha es un camino seguro, y quien vaya por él no deberá temer nada pues está bajo la jurisdicción del Rey. Nueve de cada diez que lo han seguido han alcanzado la meta. Pero el que lo cruce deberá pagar un tributo y portar las armas y el estandarte del Rey. Por el contrario, el camino de la izquierda es para los que no quieren pagar tributo alguno ni cargar con ningún peso, pero nueve de cada diez que han ido por él han fracasado en el intento".

Los guerreros, tras escuchar estas palabras, tomaron cada uno un camino distinto. El que escogió la vereda de la derecha tuvo que cargar con mucho peso, pero mientras su cuerpo se fatigaba bajo esa disciplina su corazón se aligeraba pues iba seguro sobre una senda clara. El otro, el que se decidió por la ligereza del cuerpo, fue por el camino de la izquierda, y si bien avanzó pronto, su corazón fue sumiéndose poco a poco en el terror. Se introdujo en un mundo ténebre que espantaba a los más valerosos: su audacia no había sido más que un acto de irresponsabilidad, y en seguida tuvo que empezar a detenerse y pedir auxilio y consuelo a los demás viajeros con los que se encontraba a lo largo del viaje, pero todos ellos también estaban aterrados. Finalmente, buscó un lugar en el que esconderse, y ahí se quedó para siempre sumido en el espanto y aterrado por sus fantasmas.

El otro guerrero, el que había elegido la senda aparentemente más dura, alcanzó su objetivo, y fue recompensado al haber cumplido la orden que se le había encomendado. Éste había seguido la senda de la obediencia, y encontró quien la premiera, mientras que el de la segunda vía no encontró a quien valorara sus esfuerzos, pues no había hecho ninguno.

El primer viajero era el Mûmin, el que se predispone hacia Allah, y el segundo es el Kâfir, el que opta por ignorarlo todo confiando en sus propios recursos. El camino alude a la vida que viene del mundo del espíritu y, desembocando en la tumba, se abre hacia la inmensidad de Allah. El tributo, las armas y el estandarte son la ‘ Ibâda, el esfuerzo que ha de hacerse sobre la senda de Allah.

El estandarte del Mûmin es "No hay más Verdad que Allah", y con esta clave abre todas las puertas. Ante "No hay más Verdad que Allah" se deshacen todas las quimeras, se deshacen los cerrojos y se disipan las quimeras. Sin este estandarte, el guerrero está sin armas ante el mundo. Todo es ante él apabullante, gigantesco y destructor, pero con "No hay más Verdad que Allah", todo es ilusorio, insustancial y débil. Por ello, el Mûmin derrotó a sus enemigos, mientras el Kâfir debía medir sus fuerzas con todo lo que encontraba, perdiendo un tiempo precioso y siendo derrotado en innumerables ocasiones.

Quien depende de Allah no es defraudado, y quien depende de sí mismo es engañado por sus ilusiones. Quien se asoma a Allah se asoma a lo creador, a lo que fluye por todas las cosas. Quien se entrega a su ego no encuentra más que espejismos que no puede alcanzar ni de los que pueda sacar jugo. La ‘ Ibâda es ese asomo a la estrecha relación con Allah que existe en lo interior de cada fenómeno, es descubrir en el corazón de las cosas la Verdad que las sustenta. El Kâfir, que ha olvidado esa vinculación, se enfrenta a sus fantasmas y es devorado por ellos.


Anuncios
Relacionados

Kalimat, capítulo II

Artículos - 05/03/2014

La experiencia visionaria a través de la gnosis islamo-irania

Artículos - 23/12/2006

Kalimat, capítulo IV

Artículos - 19/03/2014



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/93086-kalimat_capitulo_iii.html