webislam

Domingo 5 Abril 2020 | Al-Ajad 11 Shaban 1441
675 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?=0

El cielo roto

El próximo 23 de octubre saldrá a la luz la novela histórica de Fernando Barrejón

19/10/2013 - Autor: Fernando Barrejon - Fuente: elcieloroto.es
  • 0me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación


El Cielo Roto

Levántate, oh, Señor, y defiende tu causa.

Tras la rendición de Granada a los Reyes Católicos, las Capitulaciones de Santa Fe parecen poner orden entre las diferentes creencias religiosas que allí se practican. Con ellas se intenta garantizar que los naturales del reino anexionado puedan libremente seguir practicando su fe y sus costumbres. Sin embargo, la convivencia a pie de calle no es tan pacífica y sosegada como se podría esperar. Algunos como Yahia, afamado médico y cristiano converso, o el nuevo arzobispo de la ciudad, fray Talavera, pretenden alcanzar ese equilibrio que permita el sereno entendimiento entre musulmanes y cristianos. Pero la llegada del cardenal Cisneros y la expulsión de los judíos termina provocando tensiones en la comunidad musulmana, que teme disposiciones reales bastante menos soportables que las hasta ahora impuestas.

«Las mezquitas se convertían en iglesias y por sus puertas entraban los ídolos y las cruces, y los diáfanos espacios interiores se llenaban de altares, reclinatorios,
reliquias, cuadros negros, retablos y cera bendita. Los nuevos cristianos asistían impasibles a los ritos católicos, sin comprender nada. Por una parte, les gustaba permanecer allí en su mezquita falseada, pero con el corazón puesto en la unidad de Dios, al que seguían adorando por encima de los rezos en latín.»

El hallazgo accidental de unas reliquias y unos antiguos pergaminos se antoja entonces un halo de esperanza para Yahia y sus más fieles compañeros, convencidos aún de la posible hermandad entre cristianos y musulmanes por aquellas tierras. Pero los rotundos métodos impuestos por el cardenal Cisneros terminarán provocando el levantamiento del pueblo musulmán en continuadas revueltas contra la corona. Tristemente, la muerte y el dolor asolarán calles y mezquitas, y la frágil situación de convivencia termina por resquebrajarse ante imposiciones cada vez más radicales y sangrientas. Aunque las palabras ocultas en los libros del Sacromonte pueden ser ciertamente reveladoras, Yahia considera que el verdaderos destinatario de las mismas no son ellos sino más bien la propia cristiandad.

«En primer lugar, se ordenó que, en un plazo de tres años a partir de la fecha, todos los moriscos debían hablar la lengua de Castilla. Cumplida esa fecha, nadie podría hablar el árabe, ni leer ni escribir en esa lengua en público ni en privado. A partir de ese momento, ningún contrato o escritura en árabe tendría valor alguno, ni sería válido en cuestiones judiciales, ni en virtud de ellos se podría demandar nada, pues serían de nula validez.»

Hasta 1609 en que es definitivamente decretada su expulsión, el pueblo morisco vivirá durante más de un siglo todo tipo de presiones: desde la conversión hasta la aplicación de medidas extremas por parte de gobiernos inquisidores y ejemplarizantes en sus ideas cristianas. En Granada, la saga familiar que se inició con el médico Yahia, se irá prolongando en el tiempo: hijos y nietos que heredarán no solo conocimientos claves sobre medicina y traducción, o su capacidad de diálogo, sino también la complicidad en torno a los Libros de Plomo y su secreto. Se iniciará así una aventura generacional, que obligará a Alonso de Luna, tataranieto de Yahia, a perpetrar un periplo viajero por diversas ciudades de Europa, y que culminará en Estambul... Siempre con el objetivo claro de amparar aquel bienaventurado mensaje de paz llegado del pasado, que podría conducir al preceptivo entendimiento de dos religiones hasta entonces enfrentadas.

«Alonsillo aprendió el Corán, la jurisprudencia y las sagradas tradiciones, estudió a los maestros sufís y la astrología; también latín y griego y, por supuesto, medicina. A los dieciocho años, asistía al colegio de San Pablo de los jesuitas, donde aprendía lógica y filosofía y ya era sabio y hermoso como el sol de la primavera.»


Anuncios



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/91398-el_cielo_roto.html