webislam

Viernes 18 Octubre 2019 | Al-Yuma 18 Safar 1441
600 usuarios en linea | Español · English · عربي

WebIslam.com

» Artículos

?=0

Las 5 Leyes Biológicas (IV)

Ectodermo: Conflictos biológicos que originan las mal llamadas enfermedades relacionadas con la tercera capa embrionaria y la parte del cerebro que controla el proceso.

29/09/2013 - Autor: Terapeutas Solidarios - Fuente: terapeutas solidarios
  • 1me gusta o estoy de acuerdo
  • Compartir en meneame
  • Compartir en facebook
  • Descargar PDF
  • Imprimir
  • Envia a un amigo
  • Estadisticas de la publicación


No siempre podemos solucionar la situación que nos ha provocado el conflicto, pero sí nuestra manera de enfocar dicha situación.

“Nosotros, lo que tenemos que hacer es solucionar”, nos decía un día una alumna directa del Dr. Hamer. Y ciertamente es así. Ya hemos explicado en nuestro primer artículo de Las Cinco Leyes Biológicas, que lo que se conoce por “enfermedad” es parte de un Programa Biológico Especial creado para asistir a un organismo a resolver un conflicto biológico, que se origina a partir de un shock inesperado, muy agudo, vivido en soledad y que se desarrolla en dos fases, siempre y cuando exista solución del conflicto.

Recordamos que estas dos fases son: la fase activa del conflicto, y la fase de curación (tras resolver el conflicto). Teniendo en cuenta esto, hay que saber también, que la duración y la intensidad de la fase activa del conflicto, hacen que la fase de resolución o de curación sea más leve o más fuerte. Es decir, que cuanto más tiempo estemos con el conflicto, o más intensamente lo vivamos, la fase de curación puede darnos fuertes síntomas, llegando incluso a la muerte.

Por eso, es muy importante solucionar lo antes posible, para que la segunda fase, sea ligera y rápida. Ciertamente, a pesar de que sabemos que el conflicto es biológico (que no psicológico), el contenido del mismo se lo damos nosotros, por nuestra forma de ver la vida, por nuestra manera de ser, por la escala de valores que tengamos, etc. No siempre podemos solucionar la situación que nos ha provocado el conflicto, pero sí nuestra manera de enfocar dicha situación.

Cuando uno decide no ser víctima de las circunstancias, sino aprendiz en la escuela de la vida para conocerse mejor a sí mismo, las situaciones que se le presentan son tomadas de otra forma, y así los conflictos pueden ser menos fuertes, pueden solucionarse con rapidez, o incluso no se produce conflicto.

Por eso, “Nosotros, lo que tenemos que hacer es solucionar”, y cuanto antes, mejor.

Tras este preámbulo, continuamos esta serie de artículos sobre las bases de la Nueva Medicina Germánica, haciendo un resumen de los conflictos y órganos relacionados con la tercera capa embrionaria, conocida como ECTODERMO.

 

Ectodermo - Corteza cerebralEstá controlado por la Corteza Cerebral.

Conflictos biológicos: Conflictos territoriales, sexuales (rechazo o frustración sexual) o de identidad. También abarcan conflictos  relacionados con los cinco sentidos: temas de separación, “conflictos de mal olor”, “conflictos de morder”, “conflictos orales”, “conflictos de audición” y “conflictos de disgusto y repulsión” o de “miedo y resistencia”.

Lateralidad: Sí debe tenerse en cuenta.

Estado Hormonal: En la corteza temporal, el sexo y el estado hormonal también deben de ser tomados en cuenta; ej.: una mujer diestra, con un estado hormonal normal reacciona a su primer conflicto con su hemisferio cerebral izquierdo; un hombre diestro reacciona a su primer conflicto con el hemisferio cerebral derecho. Ocurre al revés en el caso de los zurdos.

Que el conflicto impacte en el hemisferio izquierdo/femenino ó en el derecho/masculino de la corteza cerebral, se encuentra determinado por el status hormonal del individuo, porque el estado hormonal determina que el conflicto sea experimentado en un modo masculino o femenino. Con el cambio del estado hormonal (mujer después de la menopausia, con anticoncepción hormonal o bloqueadores hormonales; un hombre con necrosis testicular o que ha alcanzado cierta edad en donde, hormonalmente hablando, no es ya capaz de tener una respuesta masculina) la identidad biológica cambia, lo cual influencia el cómo se experimentan los choques y por lo tanto qué síntomas físicos se manifestarán como resultado del conflicto.

 

Ectodermo en la formación del fetoFase Activa del conflicto: Todos los órganos y tejidos derivados del ectodermo generan pérdida de tejido (ulceración) durante la fase de conflicto activo.

Fase de Curación: En la fase de curación, la pérdida de tejido que sirvió a un propósito biológico durante la fase de conflicto activo, es rellenada y reparada a través de proliferación celular. Las bacterias (si están disponibles) ayudan a la formación de tejido cicatrizal dando como resultado síntomas de una “infección bacteriana”, por ejemplo una infección de vejiga. Los cánceres como el intraductal de mama, el carcinoma bronquial, el cáncer de laringe, el linfoma no-Hodgkin o el cáncer del cuello uterino, son todos de una naturaleza curativa y una indicación de que el conflicto relacionado ha sido resuelto.  Aquí también encontramos condiciones como erupciones cutáneas, hemorroides, el resfriado común, bronquitis, laringitis, icteria, hepatitis, catarata o gota.

 

Esquema del Ectodermo

 

 

 

ÓRGANOS Y TEJIDOS QUE DERIVAN DEL ECTODERMO, Y CONFLICTOS RELACIONADOS:

Epidermis (piel externa): Pérdida abrupta y/o inesperada de contacto físico, ó miedo a perder el contacto físico. El conflicto es experimentado como si mi hijo, mi padre/madre, mi pareja etc. fuera “arrancado de mi piel”. También se encuentra el querer separarse de alguien, por ejemplo de una pareja abusiva.

Periostio: Separación brutal con dolor debido a una separación abrupta. También se encuentra contenido el quererse separar de alguien ó de algo; el no querer sentir algo, por ejemplo, el dolor en si mismo, ó el conflicto de no ser capaz de sentir.

Musculatura estriada (función motora): En general obedecen a un contenido de motricidad, por ejemplo el no ser capaz de escapar, no ser capaz de retirarse o huir, o el no ser capaz de asirse de algo o alguien, o de hacerse a un lado rápido. Nota: El tejido muscular liso está controlado por la sustancia blanca (mesodermo)

Faringe: conflicto de separación oral.

Conductos de glándulas salivales, conductos de parótidaConductos de glándula sublingual: Conflicto de no querer comer ó no ser permitido comer (ensalivar).

Membrana nasal y de los senos nasales: conflicto de que algo huele mal (real o figurado); “¡esto apesta!” (Liado a la gripe).

Oído interno: conflicto auditivo, “¡no quiero escuchar esto!”, “¡No puedo creer lo que estoy escuchando!”, “¡No puede ser verdad lo que acabo de escuchar!”.

Cristalino, Córnea, Conjuntiva: Separación visual; perder inesperadamente de vista a alguien.

Retina: algo/circunstancias amenazan “por detrás” y no pueden ser “sacudidas”.

Cuerpo vítreo de los ojos: “alguien” está amenazando por detrás (está detrás de nosotros).

Esmalte dental: No poder devolver la mordida (uno puede hacerlo pero “no le es permitido” o “no tiene el derecho de hacerlo”.

Conductos galactóforos: un conflicto de separación experimentado como “mi hijo, mi madre, mi pareja ha sido arrancado de mi seno”. El conflicto es experimentado como una separación del nido y/ó sus miembros. Aún, un miedo a la separación puede disparar este tipo de conflicto. También el querer separarse, ej. de una persona atemorizante o aterradora.

Esófago (2/3 superiores): Uno no quiere tragar “esto”.

Conductos tiroideos (tirogloso): Hemisferio izquierdo. Sentirse impotente, “no tengo el control”, “mis manos están atadas”, “algo urgente se tiene que hacer y nadie está haciendo nada”.

Conductos faríngeos (Conductos de los arcos branquiales); En el hemisferio derecho: Miedo frontal, ser confrontado de manera inesperada con un miedo, gran temor de ir hacia una situación peligrosa, por ejemplo de tener cáncer (“conflicto de miedo de cáncer” a menudo desencadenado por un rumor de un diagnóstico de cáncer), temor de algo que viene hacia nosotros y que no podemos hacernos a un lado.

Centro de insulina (Células Pancreáticas Beta); En el hemisferio derecho: conflicto de repulsión, ser forzado u orillado a hacer algo que nos causa repulsión hacer, resistencia y lucha, negación, oposición. Resistirse y defenderse de alguien o de algo específico. Como resultado se produce hiperglucemia como la observada en la diabetes mellitus tipo 2.

Centro de glucagón: Hemisferio izquierdo. Conflicto de disgusto-miedo-asco, una experiencia enfadosa u ofensiva con algo o alguien que causa disgusto-asco. Como resultado se produce hipoglucemia (disminución del nivel de glucosa en la sangre).

Musculatura bronquial; Hemisferio derecho: Miedo territorial, un miedo, terror o susto dentro del dominio territorial, incluyendo a los miembros del mismo. El adversario todavía no ha irrumpido en el territorio, pero el peligro (amenaza) es inminente.

Mucosa bronquial; En el hemisferio derecho: Miedo territorial, un miedo, terror o susto dentro del dominio territorial, incluyendo a los miembros del mismo. El adversario todavía no ha irrumpido en el territorio, pero el peligro (amenaza) es inminente. (reacción masculina)

Musculatura laríngea; Hemisferio izquierdo. De pánico, susto o choque de miedo, disparado por un peligro inesperado. Sentirse petrificado, sin poder moverse. Típicamente el DHS (shock) viene junto con la incapacidad de hablar, literalmente nos quedamos sin habla. La razón de esto es que el "relé" que controla la musculatura laríngea se encuentra en el área de Broca, es decir el área encargada del habla. Cuando el área de Broca recibe un impacto, da como resultado pérdida del habla, tartamudeo o la emisión de palabras entrecortadas.

Mucosa laríngea; Hemisferio izquierdo: de pánico, susto o choque de miedo, disparado por un peligro inesperado que le deja a uno sin respiración (reacción femenina, el individuo masculino pasaría enseguida al ataque)

Venas coronarias (Infarto del Coronario derecho); Hemisferio izquierdo. Conflicto sexual: en lo que respecta a frustración sexual, rechazo sexual, es el conflicto de “no ser capaz de aparearse con”. También se presenta en abuso sexual o violación. El conflicto impacta el "relé" de las venas coronarias y/o el "relé" del cuello uterino (localizado directamente debajo del "relé" de las venas coronarias).
Resultado: a) ulceración de las venas coronarias con una angina pectoris ligera
b) ulceración del cuello uterino (¡El examen de test Papanicolau da positivo!)

Cuello uterino: sexual, rechazo sexual, frustración sexual de no ser capaz de aparearse. También se presenta en abuso sexual o violación.

Arterias coronarias (Infarto del Coronario Izquierdo); En el hemisferio derecho: Conflicto de pérdida territorial: pérdida de territorio inesperada (del dominio o miembro de éste), miedo de perder el dominio, amenaza al dominio.

Mucosa estomacal (curvatura menor), Píloro y duodeno; En el hemisferio derecho: Enojo, o enfado en el territorio (casa, trabajo, escuela, hospital, etc.) ó respecto a alguno de los miembros del mismo. Conflicto biológico de contrariedad por el territorio. Lucha por los limites del territorio con los “jefes de los territorios aledaños”. También pareja infiel se va con otro/a.

Mucosa rectal (parte distal): Conflicto de identidad femenino, no saber a dónde se pertenece o no saber a donde ir. No saber qué decisión tomar. Es un conflicto que se relaciona con una incapacidad para definir nuestra posición o nuestro lugar (literal o figurativamente) en la sociedad, dentro de nuestra familia, nuestras relaciones, vida profesional. También puede llamarse conflicto de indecisión.

Vesícula biliar y vía biliar; En el hemisferio derecho: Contrariedad territorial, rivalidad, envidia, celos profesionales, rencor por una injusticia.

Conductos pancreáticos; En el hemisferio derecho: Enojo, o enfado en el territorio (casa, trabajo, escuela, hospital, etc.) ó respecto a alguno de los miembros del mismo. Contrariedad territorial, a menudo a causa de dinero.

Recubrimiento de pelvis renal, vejiga, ureter y uretra: Marcaje territorial. En el hemisferio derecho se percibe de forma masculina y en el izquierdo de manera femenina. El conflicto masculino es inhabilidad o incapacidad de marcar el territorio, un conflicto de intrusión dentro del territorio o dominio. El conflicto femenino es de inhabilidad o incapacidad de marcar los límites del territorio interno o “nido”; el espacio interno es invadido. La manifestación orgánica es la misma tanto en la mujer como en el hombre.

 

Relés de la Corteza Cerebral

 

Notas: Estos artículos son exclusivamente informativos. Nada de lo que se muestra en ellos por sus autores deberá ser interpretado como una forma de instrucción, diagnóstico, tratamiento o prescripción médica alopática. El lector(a) debe consultar a su médico o terapeuta tratante, especialmente formado y actualizado en los descubrimientos del Dr. Hamer (Nueva Medicina Germánica®), antes de usar cualquier información que se muestre en este sitio, ya sea por razones de salud o por cualesquiera otras. Nada en este sitio de internet pretende sustituir al consejo médico profesional.
Esta serie de resúmenes y sus imágenes® son solo un esbozo de los maravillosos descubrimientos científicos realizados por el Dr. Hamer  verificados hace años por varias universidades, por ello se aconseja ampliar esta escueta información en las últimas obras por él editadas.

Anuncios
Relacionados

Las 5 Leyes Biológicas (III)

Artículos - 17/09/2013

Las 5 Leyes Biológicas (I)

Artículos - 31/08/2013

Las 5 Leyes Biológicas (II)

Artículos - 10/09/2013



Escribir comentario

Debes iniciar sesión para escribir comentarios.

Si no estás registrado puedes registrarte en un minuto.

  • Esta es la opinión de los internautas, no de Webislam
  • No están permitidos comentarios discriminatorios, injuriantes o contrarios a la ley
  • Céntrate en el tema, escribe correctamente y no escribas todo en mayúsculas
  • Eliminaremos los comentarios fuera de tema, inapropiados o ilegibles

play
play
play
play
Colabora


 

Junta Islámica - Avda. Trassierra, 52 - 14011 - Córdoba - España - Teléfono: (+34) 957 634 071

 

Junta Islámica
https://www.webislam.co/articulos/91159-las_5_leyes_biologicas_iv.html